Las diferencias en la gestión del ébola entre España y EE UU

Las diferencias en la gestión del ébola entre España y EE UU

[cml_media_alt id='4540']E[/cml_media_alt]

 

Luego del segundo contagio fuera del continente africano, ocurrido en Estados Unidos, las gestiones política y sanitaria españolas han sido criticadas.

A diferencia de Estados Unidos, que da constantes ruedas de prensa, España ha tenido varios portavoces y poca información. Rajoy habló sobre el ébola luego de cuatro días y en la puerta del Hospital Carlos III dijo que el riesgo de contagio es “muy bajo” y que se investigará “para ver qué cosas se pueden mejorar”.

En cuanto a las coincidencias, ambas afectadas son sanitarias que contactaron con un enfermo fallecido procedente de África. Además ambas tenían mascota: la mascota de la paciente española fue sacrificada, pero la de Estados Unidos está aislada y el Ayuntamiento de Dallas la cuidará.

Una de las críticas españolas es la divulgación de la información, pues en la rueda de prensa la ministra de Sanidad, Ana Mato, sólo respondió a una de las 15 preguntas que le hicieron. El resto lo informaron los técnicos.

El 30 de septiembre Teresa Romero se sintió mal y llamó al Carlos III pero como su temperatura no llegaba a 38,6 no la internaron. Al día siguiente volvió a llamar al Hospital y se la controló por teléfono. Seis días después de su primera llamada al Hospital, es internada en Alcorcón, y se confirma el contagio.

A las personas que habían contactado con ella se les dijo que se tomaran la temperatura dos veces al día y que se quedaran en casa. Un médico voluntariamente pidió aislarse y hay 15 contactados en aislamiento.

En cambio, en EE UU se dijo enseguida que no se iba a revelar la identidad de la infectada. Han hecho constantes ruedas de prensa, por parte de políticos y responsables sanitarios. Entre los primeros resultados del análisis y la primera rueda de prensa no pasaron más de 12 horas.

La afectada norteamericana se autoexaminó siguiendo el protocolo del CDC. Llamó al hospital y fue automáticamente ingresada en una unidad de aislamiento. Entre su autoexamen y el ingreso pasaron 90 minutos.

Por su parte, el CDC envió a Dallas un equipo de 90 especialistas, incluidos detectives, para ubicar todos los posibles contactos del enfermo. Desde que se conoce el caso, 48 personas han sido monitorizadas con el protocolo del CDC.

About The Author

Related posts

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*