Cruz Roja 2013: una fuerte respuesta a crisis complejas

Ginebra (CICR) - Los efectos devastadores de las crisis agudas que surgieron al final de 2013 en Sudán del Sur y la República Centroafricana todavía se sienten. El conflicto en Siria ha asumido las proporciones de una catástrofe, con serias implicaciones para toda la región. En Afganistán, Israel y los territorios ocupados, la República Democrática del Congo, Somalia y otros países, un gran número de civiles continúan sufriendo los efectos de conflictos armados prolongados. El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) se esforzó por 2013 para montar an respuesta efectiva a estos y otros situaciones complejas, y para llegar a personas necesitadas, en mayor número que nunca.

"A lo largo del año, enfrentamos la creciente complejidad de los conflictos armados, el costo humano a menudo desastroso de la violencia, agravado por los desastres naturales y las crisis socioeconómicas subyacentes, y las dificultades para abordar las múltiples necesidades de las personas afectadas", dijo el presidente del CICR Peter Maurer, hablando en una conferencia de prensa en Ginebra con motivo de la presentación del informe anual de la organización. "El CICR centró sus esfuerzos en ampliar el acceso a las personas necesitadas y en encontrar nuevas formas de superar los impedimentos para una acción humanitaria neutral, imparcial e independiente".

A pesar de las numerosas limitaciones en Siria, el CICR junto con la Media Luna Roja Árabe Siria distribuyeron Comida y casa esenciales para millones of personas, la mayoría de los cuales tenían huyó sus hogares. Se estima que el 80 por ciento de la población tenía agua potable segura porque sus juntas locales de agua habían sido equipadas por el CICR con suministros para el tratamiento del agua, repuestos, bombas y generadores.

Del Norte Mali y Somalia continuó brindando ejemplos sorprendentes de las graves consecuencias humanitarias de la crisis alimentaria combinada con condiciones de seguridad precarias crónicas y de restricciones al acceso humanitario. “El personal del CICR sobre el terreno mantuvo la mayor proximidad posible con algunas personas necesitadas y obtuvo acceso a otras. A veces se encontraban entre los pocos trabajadores humanitarios en el terreno ”, dijo el Sr. Maurer.

Crear confianza y asegurar la aceptación entre todas las partes de interés, principalmente a través del diálogo bilateral y confidencial, siguió siendo crucial. "Por ejemplo, fue así que el CICR pudo en 2013 reanudar las visitas a las personas detenidas en Myanmar y obtener un mayor acceso a los detenidos en Bahrein, Etiopía, Nigeria y Somalia", dijo Maurer.

Sin embargo, los desafíos inherentes a este enfoque estuvieron siempre presentes, sobre todo en términos de riesgos de seguridad. El ataque a la subdelegación Jalalabad del CICR en Afganistán en mayo, que resultó en la muerte de un miembro del personal y en lesiones a otro, fue un ejemplo. Otro fue el asesinato de aún más voluntarios de la Media Luna Roja Árabe Siria, un socio clave del CICR. Al final de 2013, el número de voluntarios que habían sido asesinados desde el comienzo del conflicto en Siria era de 33. La amenaza de secuestro se hizo cada vez mayor para los trabajadores humanitarios: tres miembros del personal del CICR detenidos en Siria aún no han sido liberados.

La cooperación con las Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, en particular las asociaciones operativas en las que miles de voluntarios de la Cruz Roja o de la Media Luna Roja trabajaron junto a los equipos del CICR, desempeñaron un papel vital en las actividades del CICR. Dicha cooperación permitió al Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja dar una fuerte respuesta: en Colombia, la República Democrática del Congo, la República Centroafricana y Myanmar, por ejemplo; en algunos casos, se desplegaron equipos médicos de la Sociedad Nacional para reforzar las operaciones del CICR, como en Filipinas después del tifón Haiyan.

Las actividades relacionadas con la salud siguieron siendo de importancia central para el CICR. Unos 8.2 millones de personas se beneficiaron de estas actividades en 2013. En Jonglei, Sudán del Sur, se desplegaron tres equipos quirúrgicos del CICR en varias ocasiones para ayudar a tratar a los cientos de personas heridas por la violencia; y en Kandahar, en el sur de Afganistán, el CICR continuó brindando apoyo al Hospital Mirwais, la única instalación quirúrgica a gran escala en la región, que atiende a más de cinco millones de personas.

El CICR también siguió abordando, a todos los niveles, el grave problema de violencia contra las personas que prestan o reciben atención médica, pero muchas denuncian que muchas de las delegaciones recopilan información sobre incidentes y hacen declaraciones a los presuntos autores. Entre enero 2012 y julio 2013, se informaron más de 1,400 de tales incidentes en al menos los países 23; más del 90 por ciento de estos proveedores de atención médica locales directamente afectados (privados y públicos) y el 14 por ciento tenían influencia en las Sociedades Nacionales. Se organizaron talleres y consultas en los que expertos, personal de salud y miembros de las fuerzas armadas discutieron varios asuntos relacionados con el tema.

El CICR reforzó su compromiso de abordar tanto las causas como los efectos de la violencia sexual en los conflictos armados. "La violencia sexual es un crimen particularmente brutal que tiene consecuencias devastadoras para las víctimas y sus familias, y para comunidades enteras", dijo Maurer. Durante los próximos cuatro años, el CICR mejorará y ampliará la atención médica, la sensibilización, la asistencia y otras actividades que realiza en relación con esta violencia.

El CICR ofreció respuestas contundentes según lo establecido en su presupuesto inicial de 988.7 millones de francos suizos para los llamamientos de emergencia 2013 y en ocho extensiones presupuestarias durante el año, llevando el gasto total a 1.045 mil millones de francos (aproximadamente 1.128 mil millones de dólares estadounidenses). Distribuyó alimentos a 6.8 millones de personas y más de 28.7 millones de personas se beneficiaron de los proyectos de agua, saneamiento y construcción del CICR.

Ver también:MAPA INTERACTIVO

ARASCA MEDICAL

Los comentarios están cerrados.