Problemas de sueño en socorristas y militares

Bryan Vila y el estudio de Charles Samuels publicado en el Consulta experta base de datos. Extracto del Principio y la práctica de la medicina del sueño, Meir H. Kryger MD, Thomas Roth PhD, William C. Dement MD PhD (reservar aquí)
INTRODUCCIÓN - La fatiga es una de las más comunes salud y la seguridad los peligros que enfrentan los agentes de policía, así como otros socorristas y personal militar en entornos operativos similares. Ya sea causada por horas de trabajo prolongadas, trabajo nocturno, falta de descanso o alteraciones circadianas, la fatiga contribuye a los altos niveles de mortalidad y morbilidad en estos grupos ocupacionales. También degrada el desempeño cognitivo, afectando diferencialmente las partes del cerebro que son más importantes para emitir juicios sólidos, decidir los cursos de acción apropiados y ejercer la moderación frente a amenazas y provocaciones. Esta deficiencia es particularmente problemática en el trabajo de la policía civil, que usamos aquí como modelo general para todos los socorristas y militares. La policía, al igual que el personal militar asignado a operaciones terrestres de contrainsurgencia y tareas de mantenimiento de la paz, a menudo se enfrenta a agresores que son difíciles de distinguir de los transeúntes en situaciones ambiguas, aceleradas y complejas en las que deben identificar y neutralizar amenazas. Las consecuencias de no ejercer la moderación y minimizar las bajas civiles o de no neutralizar eficazmente a un enemigo pueden ser igualmente nefastas, tanto para los operadores en el terreno como para los objetivos estratégicos. Desafíos análogos enfrentan otros socorristas y especialidades militares. Debido a que las causas sociales, organizacionales e individuales de la pérdida de sueño entre estos grupos ocupacionales están indisolublemente vinculadas, en este capítulo se presenta una revisión de las interacciones sistemáticas que deben tenerse en cuenta para comprender y tratar los problemas y trastornos del sueño en esta población crítica. Se discute cómo este enfoque brinda oportunidades para que los médicos del sueño mejoren tanto el tratamiento del paciente como la salud pública al trabajar con agencias operativas.
Los agentes de policía en los Estados Unidos, Canadá y muchas otras naciones industrializadas a menudo están demasiado fatigados debido a las largas y erráticas horas de trabajo, el trabajo por turnos y la falta de sueño. Es probable que estos factores contribuyan a niveles elevados de morbilidad y mortalidad, trastornos psicológicos y disfunción familiar observados entre la policía. Los impedimentos relacionados con la fatiga en el desempeño de los oficiales y la toma de decisiones pueden generar costos sociales y económicos inesperados debido a la sensibilidad, los riesgos y las posibles consecuencias de sus acciones.

Manejar la fatiga policial requiere equilibrar las necesidades biológicas y sociales de los oficiales de policía con las de las organizaciones que los emplean y las comunidades a las que sirven. El trabajo policial es una de las actividades gubernamentales más críticas y costosas. Las comunidades deben tener suficientes oficiales de guardia en cualquier momento para responder a emergencias, prevenir delitos y arrestar delincuentes, pero no tantos que se desperdicien recursos públicos. Para complicar las cosas, la necesidad de servicios policiales fluctúa a lo largo del día, la semana y la temporada. Este problema de programación se ve agravado por la complejidad de manejar la fatiga y las horas de trabajo.
Si los oficiales se ven afectados por la fatiga, se vuelven menos alertas, sus capacidades cognitivas y físicas disminuyen, su estado de ánimo empeora y se vuelven menos capaces de lidiar con el estrés. Esto reduce la seguridad tanto pública como de los funcionarios porque aumentan los riesgos de accidentes laborales, lesiones, errores y mala conducta. A largo plazo, la pérdida crónica del sueño hace que los agentes sean más vulnerables a enfermedades, trastornos crónicos y ciertos tipos de cáncer. La fatiga también corroe la calidad de las interacciones familiares y sociales que ayudan a los oficiales de tierra y amortiguan el impacto de la exposición repetida a un ambiente de trabajo tóxico en el transcurso de una carrera de décadas.
Las medidas preventivas y el tratamiento requieren la consideración de estos procesos sistemáticos que causan la pérdida del sueño e interfieren con la recuperación, así como los sistemas internos asociados con los pacientes en dificultades.

Los comentarios están cerrados.