¿Qué es el insomnio? Síntomas, causas y efectos de un trastorno generalizado

El insomnio se caracteriza por la incapacidad de obtener una cantidad suficiente de sueño para sentirse descansado. Puede deberse a la dificultad para conciliar o permanecer dormido. También puede provocar que se despierte antes de lo deseado.

A menudo se informa que el sueño es de mala calidad crónica y ligero y poco reparador.

Como resultado, las personas con insomnio sufren síntomas diurnos como falta de atención, irritabilidad y energía reducida.

Afortunadamente, existen opciones de tratamiento eficaces para el insomnio, que van desde el uso temporal de pastillas para dormir hasta la terapia cognitiva conductual.

Síntomas del insomnio

Con el insomnio, las dificultades para dormir ocurren al menos tres noches por semana durante más de tres meses.1

El insomnio afecta negativamente el funcionamiento diurno y provoca uno o más de los siguientes síntomas:

  • Fatiga o somnolencia diurna
  • Malestar (sensación de malestar)
  • Poca atención o concentración
  • Deterioro del rendimiento (errores, accidentes)
  • Reducción de energía o motivación.
  • Problemas de comportamiento (es decir, hiperactividad, impulsividad, agresión)
  • Incapacidad para dormir la siesta
  • Dolor de cabeza, malestar estomacal y quejas de dolor crónico

Además de los síntomas diurnos anteriores, los trastornos del estado de ánimo, como la ansiedad o la depresión, se asocian comúnmente con el insomnio.

La depresión puede estar asociada con el despertar temprano en la mañana y la dificultad para volver a dormir.

La ansiedad puede dejar tu mente zumbando por la noche, con preocupaciones que te inundan mientras tratas de conciliar el sueño.

Cuando el sueño se vuelve difícil de obtener, esto puede alimentar los fuegos de la ansiedad, empeorando las cosas y alimentando un círculo vicioso.

Además, el insomnio puede afectar los niveles de serotonina y la función del lóbulo frontal del cerebro.

El lóbulo frontal es responsable de varias funciones ejecutivas, que son clave para tomar decisiones racionales e interacciones sociales apropiadas.

El deterioro puede ser tan significativo que se puede perder la capacidad de reprimir los pensamientos suicidas, o incluso el impulso absoluto de suicidarse.

Los estudios sugieren que el riesgo de suicidio puede duplicarse entre las personas con este trastorno.

Causas de insomnio

La comprensión de los expertos sobre la causa del insomnio se basa en tres factores: predisposición, provocación y perpetuación.

Predisposición

Todo el mundo tiene el potencial de desarrollar el tipo de dificultad para dormir que caracteriza al insomnio.

Esto se conoce como predisposición o umbral. El umbral para desarrollar insomnio variará para cada persona.

Lo crea o no, hay personas que rara vez o nunca desarrollan problemas para dormir por la noche.

Por otro lado, algunas personas pueden tener mala suerte y simplemente estar predispuestas a tener insomnio.

Es probable que esto se relacione con factores genéticos (el insomnio a menudo es hereditario), la edad, el sexo (el insomnio ocurre con mayor frecuencia en mujeres), el consumo de sustancias y otras afecciones médicas y psiquiátricas (p. ej., depresión, ansiedad o trastornos de dolor crónico, como migraña o fibromialgia).

El insomnio también puede atribuirse a un aumento de la señal de alerta.

Esto se relaciona con el sistema nervioso simpático, que es responsable de la respuesta de "lucha o huida".

Algunas personas pueden tener un mayor impulso simpático, lo que significa que están preparadas para responder a una amenaza externa.

Esta señal puede mantenerlo despierto durante el día, pero también mantiene despierta a las personas con insomnio por la noche.

Algunos han descrito esto como estar “cansado pero conectado”.

provocación

Aunque usted pueda tener una predisposición al insomnio, tiene que desencadenarse.

Estos factores desencadenantes se denominan factores precipitantes o provocadores.

Ejemplos de tales factores incluyen:

  • Beber alcohol, cafeína o fumar un cigarrillo antes de acostarse
  • Televisión o mascotas en el dormitorio
  • Viajar (causando jet lag)
  • Trabajo por turnos
  • Estrés por la pérdida de un trabajo, problemas financieros, un divorcio o la muerte de un amigo cercano o familiar
  • Responsabilidades nocturnas, como alimentar a los bebés.

Tenga en cuenta que, por lo general, cuando se elimina la causa, el insomnio disminuye.

Sin embargo, también puede perpetuarse por los cambios que realice.

Perpetuación

Los componentes finales que transforman una dificultad pasajera para dormir en insomnio crónico se denominan factores perpetuantes.

Estos factores se pueden entender mejor considerando un ejemplo.

Imaginemos que permanece despierto varias horas en medio de la noche, algo común en el insomnio.

Reconoces que necesitas ocho horas de sueño, y al estar despierto estás recortando ese tiempo.

Decides empezar a acostarte dos horas antes para compensar.

Esto puede ayudar un poco, pero ahora que te vas a la cama más temprano, te está tomando más tiempo conciliar el sueño.

A medida que pasa más tiempo despierto por la noche, su frustración aumenta y agrava su insomnio inicial.

Al final, hay una variedad de opciones que pueden perpetuar su insomnio.

Algunas personas optan por limitar sus actividades diurnas debido a la somnolencia.

Esta evitación puede reducir su actividad física.

Como no está haciendo ejercicio, es posible que esté menos cansado y no pueda dormir.

Alternativamente, puede comenzar a trabajar en su computadora en la cama para aprovechar al máximo el tiempo que pasa despierto.

La luz de su computadora y la actividad pueden empeorar su capacidad para dormir.

También puede comenzar a tomar siestas durante el día para descansar un poco, lo que podría socavar su deseo de dormir y su capacidad para dormir por la noche.

La existencia de factores perpetuantes prolonga su batalla contra el insomnio.

Diagnóstico del insomnio

El insomnio generalmente se diagnostica basándose solo en una historia cuidadosa.

En algunos casos, un registro de sueño, una prueba de latencia múltiple del sueño, una actigrafía de sueño-vigilia o un estudio del sueño (polisomnograma) pueden proporcionar evidencia corroborativa o utilizarse para descartar otras afecciones del sueño, como el trastorno del ritmo circadiano o la apnea del sueño.

Foliar

Si el insomnio resulta en una función diurna interrumpida, especialmente si persiste de forma crónica, puede requerir tratamiento.

Aquí hay algunas intervenciones clave que los proveedores de atención médica, especialmente los especialistas en sueño, usan para tratar el insomnio.

Abordar sus desencadenantes

Los desencadenantes del insomnio de muchas personas se resuelven por sí solos.

Por ejemplo, una mala noche de sueño antes de un examen escolar desaparecerá tan pronto como termine el examen.

Otros factores desencadenantes se pueden aliviar una vez que se identifiquen y aborden adecuadamente.

Por ejemplo, eliminar la cafeína de la tarde, evitar el alcohol como "copa nocturna" y eliminar los dispositivos tecnológicos o las perturbaciones en su entorno de sueño pueden ser suficientes para que pueda dormir bien.

Si sufre de insomnio crónico, es posible que deba buscar ayuda profesional. Puede ser muy beneficioso abordar las creencias, pensamientos y sentimientos que rodean su insomnio con un tratamiento llamado terapia cognitiva conductual para el insomnio (CBTI).2

Con CBTI, un psicólogo especialmente capacitado lo ayudará a identificar sus desencadenantes únicos y luego lo ayudará a desactivarlos.

Por ejemplo:

  • Si no puede conciliar el sueño porque adelantó su hora de acostarse, la restricción del sueño, donde limita su tiempo en la cama y evita las siestas diarias, puede ser la recomendación.
  • Si se acuesta despierto por la noche y no puede conciliar el sueño, el control de estímulos puede ser útil.
  • Si su mente se acelera cuando se acuesta, puede beneficiarse al observar un zona tampón antes de acostarse o programar tiempo de preocupación durante el día.

Por último, si su insomnio se debe a un desencadenante a más largo plazo (p. ej., trabajo por turnos o desfase horario debido a viajes frecuentes), hable con su proveedor de atención médica sobre las intervenciones que se dirigen específicamente a ese desencadenante.

Tomando medicación

Hay muchos medicamentos que pueden ser efectivos a corto plazo para tratar el insomnio.3

Dos clases principales incluyen medicamentos benzodiacepínicos y no benzodiacepínicos.

Algunos de estos medicamentos recetados y de venta libre incluyen:

  • Ambien (zolpidem)
  • La melatonina
  • Rozerem (ramelteón)
  • Silenor (doxepina)
  • Desyrel (trazodona)
  • Prosom (estazolam)
  • Restoril (temazepam)

La razón por la cual los medicamentos anteriores solo deben usarse a corto plazo y no a largo plazo es que las pastillas para dormir pueden causar algo llamado taquifilaxia.

Con este fenómeno, el medicamento se vuelve menos efectivo, por lo que se necesitan dosis más altas para lograr el mismo efecto.

En última instancia, el medicamento deja de funcionar y, cuando se interrumpe, se produce un insomnio de rebote.

Manejo de condiciones coexistentes

También es muy importante abordar cualquier problema crónico que pueda estar contribuyendo o asociado con su insomnio, como un trastorno del estado de ánimo subyacente (p. ej., depresión, ansiedad o trastorno de estrés postraumático) u otro trastorno del sueño (p. ej., apnea del sueño). o síndrome de piernas inquietas).4

Hable con su proveedor de atención médica acerca de cualquier síntoma que pueda estar experimentando y que no pueda explicarse con un diagnóstico que ya le hayan dado, y trabaje con él o ella para ajustar cualquier plan de tratamiento que esté siguiendo y que deba ajustarse para ayudarlo a sentirse mejor. mejor.

Considere una terapia complementaria

Algunas personas también encuentran útiles varias terapias complementarias para tratar su insomnio, como:

  • Terapia de relajación y biorretroalimentación
  • Terapia autógena
  • Aromaterapia
  • Hipnosis
  • Yoga
  • Relajación muscular progresiva

Referencias:

  1. Maness DL, Khan M. Manejo no farmacológico del insomnio crónicoSoy Fam Physician. 2015;92(12):1058-1064.
  2. Markwald RR, Iftikhar I, Youngstedt SD. Estrategias conductuales, incluido el ejercicio, para abordar el insomnioACSM Health Fit J. 2018;22(2):23–29. doi:10.1249/FIT.0000000000000375
  3. Sateia MJ, Buysse DJ, Krystal AD, Neubauer DN, Heald JL. Guía de práctica clínica para el tratamiento farmacológico del insomnio crónico en adultos: Guía de práctica clínica de la Academia Estadounidense de Medicina del SueñoJ Clin Sleep Med. 2017;13(2):307–349. doi:10.5664/jcsm.6470
  4. McCall WV. El vínculo entre el suicidio y el insomnio: mecanismos teóricosCurr Psiquiatría Rep. 2013;15(9):389. doi:10.1007/s11920-013-0389-9

Lectura adicional

  • Academia Americana de Medicina del Sueño. Clasificación internacional de los trastornos del sueño, 3ª ed. Darien, IL: Academia Estadounidense de Medicina del Sueño, 2014.
  • Kryger, MH et al. "Principios y práctica de la medicina del sueño." ExpertoConsultar, 6ª edición, 2016.
  • Spielman AJ, Caruso LS, Glovinsky PB. Una perspectiva conductual en el tratamiento del insomnioPsiquiatra Clin North Am. 1987;10(4):541-553.

Lea también:

Emergency Live Aún más… Live: Descargue la nueva aplicación gratuita de su periódico para IOS y Android

Apnea obstructiva del sueño: qué es y cómo tratarla

Rechinar los dientes mientras duermes: síntomas y remedios para el bruxismo

Covid prolongado e insomnio: 'Alteraciones del sueño y fatiga después de la infección'

Trastornos del sueño: los signos que no deben subestimarse

Sonambulismo: qué es, qué síntomas tiene y cómo tratarlo

¿Cuáles son las causas del sonambulismo?

Fuente:

Muy bien salud

Puede que también te guste