México: Rescatistas de cuatro patas entrenados para situaciones difíciles

0

Jancka y Luna, las perras rescatistas de la Unidad de Búsqueda y Rescate Animal con Perros (K-SAR en inglés), hicieron el recorrido en lancha con los rescatistas. Después de un poco ellas comenzaron a hacer los movimientos que avisan que han olfateado un cuerpo.

Hasta ese momento el cuerpo no se había encontrado porque estaba atorado, en la zona de la presa La Purísima, ubicada entre Silao e Irapuato.

La Unidad de Rescate con perros llegó a México en 2010, con el modelo de la Cruz Roja de Panamá y Colombia, que ya 10 años atrás implementaron este tipo búsqueda que ahorra tiempo y recursos a los socorristas.

En Guanajuato se instaló la Coordinación Nacional de K-SAR, dependiente de la Coordinación Nacional de Socorros. En el estado hay seis parejas de socorristas con perros, y han trabajado en casos de desastres naturales como en el tsunami de Japón de abril 2011. Han buscado personas en estructuras colapsadas, deslizamientos de lodo y en presas y ríos.

Estos profesionales de cuatros patas se seleccionan cuando son cachorros, de dos meses. Deben poseer ciertas características como la raza, socializar y tener mucho apego a las personas, un temperamento muy estable en cuestión de reacciones y deben ser hiperactivos.

Luego se les entrena para que sean rescatistas, lo que requiere mucha dedicación, con sesiones de hasta cinco horas diarias. Un movimiento en falso que el perro sienta de su amo y se puede perder la confianza.

Es el olfato del perro que facilita la búsqueda. El perro marca cuando encuentra, rasca, ladra; es una indicación que se le condiciona desde su formación. Hay perros muy buenos para encontrar pero no para marcar.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.