Miedo en Nueva York: un helicóptero termina en el Hudson

0

La semana pasada una maniobra excepcional de un piloto de un helicóptero turístico en los cielos de Nueva York evitó una tragedia a 4 familias de turistas suecos a bordo del vehículo. El piloto no quiso contar los detalles y muchos menos facilitar el nombre de la compañía. El hecho es que la maniobra efectuada la semana pasada amerizando en el Hudson a la altura de la 79ª de Manhattan sirvió para no repetir la tragedia del 2009 en la que, tras fracasar el aterrizaje de emergencia de un pequeño avión turístico en las aguas del río que baña Nueva York, murieron 9 personas de las que 5 eran turistas italianos.

El conductor del vehículo declaró haber perdido cota durante el vuelo haciendo saltar todas las alarmas a las 11,58 hora local (las 17,58 en Italia). Según las primeras fuentes el piloto consiguió – gracias al fenómeno de auto-rotación (en caso de avería en el motor de un helicóptero, su peso es soportado por las aspas del motor que continúan girando «a lo loco» debido al aire que las empuja cuando el vehículo pierde cota) – tocar el agua sin llegar a «hundirse» en el río. Por último, el conductor accionó los flotadores de emergencia que se hincharon en pocos segundos y pudieron soportar el peso del helicóptero hasta la llegada de las embarcaciones de salvamento. Tanto los bomberos como los agentes de policía que intervinieron han elogiado la gran maniobra efectuada por este joven piloto.

La empresa realizada la pasada semana recuerda a pequeña escala la mítica maniobra de salvamento efectuada en el 2009 por el ahora legendario piloto Chesley «Sully» Sullenberg, que consiguió amerizar en el Hudson un avión birreactor Airbus 320 con 155 personas a bordo con precisión extrema e increíble familiaridad. En aquella ocasión el vehículo apenas dejó el aeropuerto «La Guardia» de Nueva York, a causa de una avería en el motor obligó a Chesley a realizar una maniobra milagrosa aterrizando en el río. Esta empresa le catapultaría al Olimpo de las gloriosas operaciones de salvamento que afortunadamente tienen un final feliz.

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.