Surfista californiano sobrevive a ataque de tiburón

0

Eureka, California – Habría sido el día perfecto para hacer surf si no hubiese sido por un tiburón.

Era un domingo por la mañana; Jay Scrivner, profesor de inglés en la universidad, de cuarenta y cinco años, se encontraba en el mar en la zona septentrional de las costas de California, concretamente en Eureka, cuando un tiburón de aproximadamente 2 metros y medio mordió su muslo y su tabla.

«A veces, cuando te encuentras en el agua, tienes un presentimiento», dijo Scrivner, hospitalizado en una habitación del hospital San Joseph de Eureka, «pero el clima era tan distendido y placentero… Estaba tumbado sobre la tabla, chapoteando y esperando la ola adecuada».

Scrivner conoce la zona y estaba al corriente del ataque que ocurrió en la misma área costera el año pasado. Declaró haber visto aparecer de la nada los dientes y la nariz del tiburón. Tras el ataque, golpeó al tiburón y se entregó a lo que sus amigos definieron como un grito primordial. «No podía creer lo que acababa de ocurrir. En cuanto conseguí alejar al tiburón me pregunté: ¿de verdad me ha mordido? Es algo que la mente se resiste a creer».

Después de haber controlado su cuerpo, animado por un amigo, Scrivner se dirigió directamente a la playa. Una vez en la orilla, sus amigos y compañeros surfistas presionaron la herida y ataron alrededor una camiseta para detener la hemorragia.

Scrivner estaba consciente cuando llegaron los servicios de rescate a la playa. Afortunadamente, el mordisco del tiburón no dañó la arteria femoral ni los tendones. La única herida que presentaba era el deterioro del tejido muscular, que requirió 30 puntos. Se prevé que el hombre se recupere completamente en breve.

Scrivner asegura que se salvó gracias a su fiel tabla de surf, mucho más espesa que las modernas.

A pesar del desagradable episodio, la ansiedad y las pesadillas, el profesor ha declarado que, sin ninguna duda, volverá a hacer surf.

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.