La vacuna contra el ébola está por llegar

El ébola es una infección viral extremadamente grave y a menudo mortal que puede causar hemorragia interna e insuficiencia orgánica.

Se puede transmitir a través de fluidos corporales contaminados, como sangre y vómitos.
Los investigadores probaron vacunas basadas en virus de chimpancé, que fueron modificados genéticamente para no ser infecciosos y producir proteínas que normalmente se encuentran en los virus del Ébola. Como ocurre con todas las vacunas, el objetivo es enseñar al sistema inmunológico a reconocer y atacar el virus del Ébola si vuelve a entrar en contacto con él. Descubrieron que una sola inyección de una forma de la vacuna protegía a los macacos (un tipo común de mono) contra lo que normalmente sería una dosis letal de Ébola cinco semanas después. Si combinaron esto con una segunda inyección de refuerzo ocho semanas después, la protección duró al menos 10 meses. La búsqueda de una vacuna es una cuestión de urgencia, debido al actual brote de ébola en África Occidental. Ahora que estas pruebas han mostrado resultados prometedores, se han iniciado ensayos en humanos en los EE. UU. Dada la amenaza constante del Ébola, este tipo de investigación de vacunas es importante para encontrar una forma de protegerse contra la infección.

 

De donde vino la historia?

El estudio fue realizado por investigadores de los Institutos Nacionales de Salud (NIH) en los EE. UU., Y otros centros de investigación y compañías de biotecnología en los EE. UU., Italia y Suiza. Algunos de los autores declararon que reclamaban la propiedad intelectual de las vacunas basadas en genes para el virus del Ébola. Algunos de ellos fueron nombrados inventores de patentes o solicitudes de patentes para vacunas de adenovirus de chimpancé o de filovirus. El estudio fue financiado por los NIH y fue publicado en la revista Nature Medicine. El estudio fue informado con precisión por los medios de comunicación del Reino Unido.

¿Qué tipo de investigación fue esta?

Se trataba de una investigación en animales que tenía como objetivo probar si una nueva vacuna contra el virus del Ébola podía producir una respuesta inmunitaria duradera en primates no humanos. Los investigadores estaban probando una vacuna basada en un virus de chimpancé de la familia de virus que causa el resfriado común en los seres humanos, llamado adenovirus. Los investigadores estaban usando el virus del chimpancé en lugar del humano, ya que el sistema inmunológico humano no reconoce ni ataca el virus del chimpancé. El virus es esencialmente una forma de introducir la vacuna en las células y está diseñado genéticamente para que no pueda reproducirse y, por lo tanto, no se propague de persona a persona ni a través del cuerpo. Otros estudios han probado vacunas basadas en virus de chimpancé para otras afecciones en ratones, otros primates y humanos. Para hacer una vacuna, el virus se modifica genéticamente para producir ciertas proteínas del virus del Ébola. La idea es que exponer al cuerpo a la vacuna basada en virus “enseña” al sistema inmunológico a reconocer, recordar y atacar estas proteínas. Más tarde, cuando el cuerpo entra en contacto con el virus del Ébola, puede producir rápidamente una respuesta inmune al mismo.
Este tipo de investigación en primates es la última etapa antes de que la vacuna se pruebe en humanos. Los primates se usan en estos ensayos debido a sus similitudes biológicas con los humanos. Este alto nivel de similitud significa que hay menos posibilidades de que los humanos reaccionen de manera diferente.

¿En qué consistió la investigación?? Leer más en alerta de noticias del NHS

 

Puede que también te guste