Día Internacional de la Mujer 2015: las prioridades de MSF

Las mujeres adolescentes a menudo se pasan por alto, pero tienen necesidades de salud específicas, escribe el asesor de salud de la mujer de Médicos Sin Fronteras, el obstetra Dr. Tane Luna.

Como organización humanitaria médica, Médicos Sin Fronteras valora el Día Internacional de la Mujer (IWD) como una oportunidad para reflexionar sobre las necesidades médicas que enfrentan las mujeres en los países donde trabajamos.

Para IWD 2015 nos estamos centrando en las necesidades médicas de nuestros pacientes adolescentes. Las adolescentes, que caen en el rango de edad de 10 a 19 años, a menudo se pasan por alto en el sector de la salud materna e infantil. Sin embargo, a medida que se vuelven sexualmente activos, enfrentan un mayor riesgo que los adultos de complicaciones relacionadas con el embarazo y el parto, y de infecciones de transmisión sexual, incluido el VIH.

La adolescencia puede ser un momento difícil ya que los jóvenes negocian su identidad, su lugar en la sociedad y su desarrollo físico. Pero en muchos países, los adolescentes enfrentan otro nivel de dificultad. Especialmente las niñas y las mujeres jóvenes, a menudo pierden la educación básica en salud sexual y reproductiva, y enfrentan barreras considerables para acceder a la atención médica. Los roles de género pueden significar que las mujeres carecen de poder para tomar sus propias decisiones sobre la atención médica, pero esto se exacerba para las adolescentes que también pueden carecer del poder financiero para acceder a la atención médica que necesitan.

Cuando se trata de planificación familiar, las mujeres más jóvenes pueden carecer de la pareja, el apoyo parental y social para participar, o puede que no se les ofrezca en absoluto. Quizás no sea sorprendente, en países donde la cobertura de planificación familiar sigue siendo baja, el embarazo temprano es extremadamente común e inseguro. En todo el mundo, el 95 por ciento de los nacimientos de adolescentes ocurre en países en desarrollo.

 

En proyectos en todo el mundo, Médicos Sin Fronteras brinda atención médica crucial a las adolescentes. Además, todos los servicios médicos de Médicos Sin Fronteras son gratuitos y confidenciales, superando algunas de las barreras que impiden que las mujeres jóvenes busquen atención.

En Kibera, en Kenia, por ejemplo, Médicos Sin Fronteras proporciona información sobre planificación familiar y asesoramiento a mujeres jóvenes y parejas que luchan con la paternidad temprana y la falta de apoyo adecuado. En Dhaka, Bangladesh, Médicos Sin Fronteras recientemente reorientó su proyecto para satisfacer las necesidades educativas y nutricionales de las niñas embarazadas y lactantes de hasta 19. Muchas de las niñas no sabían cómo prevenir el embarazo, e ignoraban igualmente la atención del embarazo y sus complicaciones.

 

Los embarazos durante la adolescencia pueden ser particularmente peligrosos. De hecho, según la Organización Mundial de la Salud, las causas maternas son la segunda causa de muerte de 15-19. Durante muchos años, Médicos Sin Fronteras ha priorizado la atención obstétrica de emergencia para tratar las complicaciones potencialmente mortales que surgen durante el embarazo, el parto o el período posparto. En los centros de atención obstétrica y neonatal de emergencia integrales en Afganistán, Nigeria y Haití, Médicos Sin Fronteras maneja complicaciones que incluyen eclampsia (trastorno hipertensivo), parto obstruido y hemorragia posparto.

El parto obstruido en mujeres más jóvenes generalmente se asocia con su falta de desarrollo físico y puede tener resultados devastadores e incapacitantes, como la fístula obstétrica. Jahun, en el norte de Nigeria, es un proyecto en el que nos concentramos en la reparación de fístulas: cirugía especializada acompañada de meses de tratamiento y rehabilitación, sin los cuales una mujer joven puede ser condenada al ostracismo de por vida.

En general, las mujeres jóvenes corren mayor riesgo de ser violadas que las mujeres mayores. Sin la atención adecuada, como ocurre con cualquier mujer expuesta a la violencia sexual, esto puede provocar infecciones de transmisión sexual, VIH, embarazos no deseados y traumas psicológicos. Las consecuencias suelen ser mucho peores para las mujeres más jóvenes porque pueden carecer de la confianza o incluso del lenguaje para explicar lo sucedido.

En el barrio marginal de Mathare, en la capital de Kenia, Nairobi, más del 50 por ciento de los pacientes en nuestra clínica de violencia sexual son menores de 18. Un servicio las 24 horas significa que la atención psicológica y médica está disponible. En Tegucigalpa en Honduras, la violación es alta entre las niñas de 10 – 14, que comúnmente se pierden los servicios de emergencia limitados disponibles. Médicos Sin Fronteras continúa presionando fuertemente por un mejor acceso a la atención de este grupo vulnerable.

La adolescencia es un momento en que las niñas toman decisiones que afectarán el tipo de mujeres en que se convertirán. Cómo se satisfacen sus necesidades de salud es crucial para su bienestar futuro y su supervivencia.

 

LEER MÁS EN EL SITIO WEB DE MSF

Los comentarios están cerrados.