Más personas huyen a Mauritania para escapar de la inseguridad en el norte de Mali

RELIEFWEB.INT -

Fuente: Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados
País: Mali, Mauritania

CAMPAMENTO DE MBERA, Mauritania, julio 20 (ACNUR) - Casi personas de 400 que huyen de un brote renovado de combates en el norte de Malí han buscado refugio en Mauritania en los últimos meses.

La mayoría de los recién llegados que buscan asilo provienen del área de Nampala. Desde el comienzo del conflicto en 2012, en gran parte ...

CAMPAMENTO DE MBERA, Mauritania, julio 20 (ACNUR) - Casi personas de 400 que huyen de un brote renovado de combates en el norte de Malí han buscado refugio en Mauritania en los últimos meses.

La mayoría de los recién llegados que buscan asilo provienen del área de Nampala. Desde el comienzo del conflicto en 2012, en gran parte entre los combatientes Tuareg MNLA y las fuerzas gubernamentales, los habitantes de esta área a menudo han sido atrapados en el fuego cruzado.

"El miedo nos llevó a irnos", explicó Aminata, una de las recién llegadas. "Viajamos a Fassala, que es el punto de entrada oficial para los refugiados malienses a Mauritania, en un pequeño camión con otras familias de la zona".

Al llegar a Fassala, Aminata, una madre de 20 tardía, y su familia recibieron asistencia de las autoridades mauritanas que se comunicaron con ACNUR. Después de una cuidadosa selección previa de la población para identificar a las personas con necesidades específicas, la agencia de la ONU para los refugiados organizó su transporte hacia el campamento de Mbera.

"En el campamento, recibimos refugio, comida, agua, utensilios de cocina y colchonetas", agregó Aminata.

Gran parte del territorio del norte de Malí es reclamado por diferentes grupos rebeldes. Últimamente, el área ha visto un nuevo aumento en la lucha.

Las cifras del ACNUR muestran que el número de recién llegados desde finales de abril ahora es 395, aunque otros que aún no se han registrado también pueden haber llegado.

El campamento de Mbera se encuentra a 50 km de la frontera con Malí. Durante el día las temperaturas alcanzan 45 grados Celsius. Sin embargo, a medida que el sol comienza a descender lentamente, los niños se apoderan de las calles polvorientas, jugando con palos de madera y balones de fútbol improvisados.

El campamento, que se construyó en junio de 2012, ahora alberga a casi 50,000 refugiados malienses que tienen acceso a servicios clave como educación, salud, agua y saneamiento, refugio y energía.

Se les proporciona raciones de comida mensuales y artículos de ayuda, como colchonetas, cubetas y utensilios de cocina. Además, el ACNUR y sus socios llevan a cabo diversos programas, como capacitación vocacional y clases de alfabetización, brindan apoyo a las pequeñas empresas de los refugiados y facilitan el acceso a actividades de jardinería para fortalecer su autosuficiencia.

Por Sebastien Barrit Laroze

de ReliefWeb Headlines http://bit.ly/1MDZyyj
vía IFTTT

Los comentarios están cerrados.