Atención sanitaria: nuevas medidas para reducir las listas de espera

El Gobierno introduce el mecanismo “salta la cola” y nuevas obligaciones para los pacientes

Medidas para garantizar horarios definidos en los servicios médicos

La Gobierno italiano ha aprobado un nuevo decreto para hacer frente a las largas listas de espera para recibir atención médica en los centros sanitarios públicos. La principal medida es la denominada “Saltarse la línea”mecanismo. Esencialmente, si no es posible obtener una visita o un examen dentro del plazo indicado por parte del médico que prescribe en un centro público, el Autoridad Sanitaria Local (ASL) debe garantizar que el servicio se brinde al paciente en un centro privado acreditado cercano o a través de un profesional independiente, debiendo el paciente solo pagar el copago. En definitiva, es una medida que se parece a la de 1998. Es decir, el principio antes mencionado ya está consagrado en la ley desde 1998 pero nunca se ha respetado realmente.

Cómo funciona el mecanismo de saltar la línea

Si un paciente no puede recibir un servicio de salud basado en el criterio presentado por el médico, la ASL debe prestar el servicio en una instalación, ya sea pública o privada. Por ejemplo, una resonancia magnética urgente debe realizarse dentro de las 72 horas siguientes, independientemente de dónde se realice.

El coste del servicio será cubierto por el Servicio Nacional de Salud, mientras que el paciente sólo pagará la cuota de copago, salvo que se le haya concedido la exención.

El decreto también especifica que las modalidades para su implementación se prepararán en colaboración con las Regiones en un plazo de sesenta días.

Financiación e implementación del nuevo sistema.

Para su financiación, el decreto recurrirá a fondos ya previstos en el plan financiero, que destina el 0.4 por ciento de los recursos a listas de espera, más de 500 millones de euros por encima de lo disponible actualmente. Además, se aumentará el techo de compras a proveedores privados: 121 millones en 2025, 123 millones en 2024, 370 millones en 2025 y casi 500 millones anuales a partir de 2026. Sin embargo, no está claro si estos recursos serán suficientes para cubrir toda la demanda de servicios, que actualmente lleva a tres millones de italianos a renunciar a la atención debido a listas de espera excesivamente largas. Las primeras estimaciones apuntan a un coste superior a los mil millones de euros al año.

Obligaciones para los ciudadanos y otras medidas contra las listas de espera

El decreto también impone nuevas obligaciones a los ciudadanos. Si faltan a una cita con un médico o especialista, igualmente deberán pagar el copago, excepto en casos de fuerza mayor. Se exigirá a las regiones que adopten una Centro único de reservas, ya sea regional o subregional, para todos los servicios viables, tanto públicos como privados acreditados. Las autoridades sanitarias locales no podrán cerrar ni aplazar actividades de reserva y se fomentará la reserva digital y el pago de copagos. Además, se pueden programar visitas y exámenes los sábados y domingos. Las horas extras para médicos y enfermeras estarán sujetas a una tasa impositiva fija del 15% en lugar del tramo impositivo sobre los ingresos brutos., aumentando así sus ingresos.

Estas medidas representan un paso significativo en la lucha contra las largas colas de espera. Este nuevo decreto debería eliminar ineficiencias y hacer que el Servicio Nacional de Salud sea más accesible, reduciendo los tiempos de espera y mejorando la atención para todos.

Fuentes

Quizás te interese