Covid: 'Antiinflamatorio para atención domiciliaria no es profilaxis'

Los antiinflamatorios irrumpen en la atención domiciliaria en la Covid: “Ante la alarma de muchas personas que han contraído el virus y están en casa, hay que recordar que esta enfermedad se resuelve sola y sin necesidad de tomas específicas, cuando no sintomáticas”. , drogas”

“No hay profilaxis y no hay necesidad de ir al hospital, la progresión puede ser rápida pero no tanto como para que no tengas tiempo de ser hospitalizado.

Si no hay satuímetro en la casa, contar los actos respiratorios por minuto es un buen sustituto del instrumento.

Mientras que el concepto de espera vigilante, que a muchas personas no les gusta, en realidad significa observar los síntomas y evaluar los medicamentos a tomar, con prescripción médica, considerando que la mayoría se curará espontáneamente.

Es una estrategia factible, de lo contrario, si aparece fatiga respiratoria y el paciente se desatura, entonces es adecuado acudir al hospital para ser evaluado por una tomografía computarizada.

Un paciente en casa con Covid es normal, se necesita un poco de autovigilancia”.

Covid y antiinflamatorios en la atención domiciliaria: el Prof. Massimo Andreoni explica cómo manejar la enfermedad en el hogar, sin caer en el pánico de la 'espera vigilante'

Andreoni, profesor titular de Infectología en la Universidad de Tor Vergata y médico jefe del hospital universitario, repasa todas las opciones de tratamiento, tanto domiciliario como hospitalario, que se pueden emplear en el tratamiento del Sars-Cov-2, así como también lo ha hecho para la Sociedad Italiana de Enfermedades Infecciosas y Tropicales, de la que es director científico, con un artículo recién publicado en Clinical Microbiology and Infection.

“A día de hoy tenemos mejor definidas qué estrategias terapéuticas poner en marcha en el manejo de los pacientes de Covid, y digo hoy porque había mucha confusión y pocos datos antes de llegar a este punto”, apunta el director médico. .

“Sabemos que en las primeras etapas de la enfermedad y hasta el quinto día, para pacientes de alto riesgo con progresión de la enfermedad, el uso de antivirales y monoclonales puede reducir el riesgo de progresión de la infección en un 70-90%, y la administración es se realiza en el hospital al paciente en su domicilio y no en el hospital, por lo que una vez realizada la terapia la persona puede irse a su domicilio.

Esta es una primera arma excepcional para prevenir infecciones graves y presión sobre los centros de atención médica.

En esta fase inicial también hemos entendido que no se deben administrar antibióticos, en concreto azitromicina, y cortisona, que se siguen recetando en muchos casos, erróneamente porque son inútiles”, advierte Andreoni, “en el caso de los antibióticos y contraproducentes en el caso de la cortisona, que puede contribuir al riesgo de muerte.

También en la fase inicial, cuando el paciente puede manejarse con atención domiciliaria, podemos utilizar paracetamol, en ocasiones acompañado de algún antiinflamatorio como el ibuprofeno: estos medicamentos mejoran las molestias y el dolor, pero también reducen el estado inflamatorio.

El tercer fármaco es la heparina, pero está indicado en función del riesgo trombótico del paciente, que puede estar relacionado con otra causa.

Son fármacos sintomáticos, no específicos para el tratamiento de la enfermedad', puntualiza el profesor.

La situación es diferente en el caso de pacientes hospitalizados con insuficiencia respiratoria progresiva: 'Se pueden realizar intervenciones dirigidas con cortisona y heparina, que se utiliza en la gran mayoría de los casos, y también con un antiviral como remdevisir, que se ha incluido recientemente en los medicamentos para pacientes domiciliarios, es decir, en una etapa temprana, con tres dosis al día.

En el caso de los pacientes hospitalizados, en cambio, tenemos que proceder con cinco dosis al día”, dice Andreoni.

En algunos casos aún puede haber indicación para administrar el anticuerpo monoclonal, si no se ha administrado previamente y el paciente no está vacunado.

En la fase inmediatamente posterior, aumentando el riesgo de insuficiencia respiratoria, se puede administrar un inhibidor de la interleucina 1, que interviene en el proceso inflamatorio.

En una fase más extrema y extrema de insuficiencia respiratoria se puede utilizar tocilizumab, que es un inhibidor de la interleucina-6 que puede controlar la tormenta citoquímica'.

En cualquier caso, advierte Andreoni, 'para la atención domiciliaria, que involucra a muchos más pacientes, debemos recordar que la toma de medicamentos como los antiinflamatorios no debe hacerse sin cuidado: no se toma un antibiótico por temor a que se resfríe. bronquitis, no es profilaxis y no previene ningún curso, el tratamiento debe comenzar cuando la enfermedad debe ser tratada', concluye Andreoni.

Lea también:

Emergency Live Aún más… Live: Descargue la nueva aplicación gratuita de su periódico para IOS y Android

Variante Omicron: ¿Qué es y cuáles son los síntomas de la infección?

Kluge (OMS Europa): 'Nadie puede escapar de Covid, Italia cerca del pico Omicron'

Covid, variante de Deltacron identificada en Chipre: combina Delta y Omicron

Variante de Omicron: lo que necesita saber, nuevos estudios científicos

Fuente:

Agencia Dire

Puede que también te guste