¿Qué es el efecto placebo?

Un placebo es todo lo que parece ser un tratamiento médico "real", pero no lo es. Podría ser una pastilla, una inyección o algún otro tipo de tratamiento "falso". Lo que todos los placebos tienen en común es que no contienen una sustancia activa destinada a afectar la salud.

Los investigadores usan placebos durante los estudios para ayudarlos a comprender qué efecto podría tener un nuevo medicamento o algún otro tratamiento en una afección en particular.

Ninguna de las personas en el estudio sabrá si recibieron el tratamiento real o el placebo.

Luego, los investigadores comparan los efectos de la droga y el placebo en las personas en el estudio. De esa manera, pueden determinar la efectividad del nuevo medicamento y verificar los efectos secundarios.

A veces una persona puede tener una respuesta a un placebo. La respuesta puede ser positiva o negativa. Por ejemplo, los síntomas de la persona pueden mejorar. O la persona puede tener lo que parecen ser los efectos secundarios del tratamiento. Estas respuestas se conocen como el "efecto placebo".

Hay algunas condiciones en las que un placebo puede producir resultados incluso cuando las personas saben que están tomando un placebo. Los estudios demuestran que los placebos pueden tener un efecto en condiciones como:

Depresión

Dolor

Trastornos del sueño

Síndrome del intestino irritable

Menopausia

La investigación sobre el efecto placebo se ha centrado en la relación de la mente y el cuerpo. Una de las teorías más comunes es que el efecto placebo se debe a las expectativas de una persona.

Los expertos también dicen que existe una relación entre la fuerza con la que una persona espera obtener resultados y si los resultados ocurren o no. Cuanto más fuerte sea el sentimiento, más probable es que una persona experimente efectos positivos. Puede haber un efecto profundo debido a la interacción entre un paciente y el proveedor de atención médica.

Lo mismo parece ser cierto para los efectos negativos. Si las personas esperan tener efectos secundarios como dolores de cabeza, náuseas o somnolencia, existe una mayor probabilidad de que ocurran esas reacciones.

Un problema con el efecto placebo es que puede ser difícil distinguirlo de los efectos reales de un medicamento real durante un estudio. Encontrar formas de distinguir entre el efecto placebo y el efecto del tratamiento puede mejorar y reducir el costo de las pruebas de drogas. Y más estudios también pueden conducir a formas de usar el poder del efecto placebo en el tratamiento de la enfermedad.

 

Artículo completo aquí.

Puede que también te guste