¿Cómo proporcionar la atención médica de emergencia correcta a una mujer embarazada con trauma?

La mujer embarazada con trauma es un tipo particular de paciente a tratar. Muchas muertes fetales son causadas por incidentes traumáticos. No parece común, sin embargo, un trauma en el embarazo afecta al 7% de todos los embarazos.

En primer lugar como causa de traumas, hay un accidente de automóvil, mientras que en segundo lugar tenemos violencia de pareja, lo cual paramédico Nunca debe excluir. Este artículo analizará los pasos que debe seguir un paramédico con una mujer embarazada con trauma sospechado o confirmado, también en caso de reanimación.

Todos los datos han sido recopilados por estudios sobre embarazos traumáticos elaborados por Brave African Discussion in Emergency Medicine (#badEM). Enlaces al final del artículo.

Reanimación en mujeres embarazadas con trauma - Primera pregunta: ¿cómo podemos cuidar a 2 pacientes?

Suponiendo que una mujer joven, en su segundo trimestre de embarazo, experimente una colisión de un vehículo motorizado o un accidente automovilístico. Ella no llevaba puesto el cinturón de seguridad. Ella llega a la ED entregado por un soporte vital básico ambulancia tripulación, que la ha inmovilizado en una tabla espinal. Está diaforética, taquipnea y parece gris. Está alerta pero ansiosa, quejándose de dolor torácico y abdominal. Los signos vitales iniciales son Sats al 82% con aire ambiente, FC 120 BPM, BP 80/60. Veamos cuáles son los pasos individuales:

1. Evaluar la condición de la madre.
Trátala como a cualquier paciente traumático crítico. Lo primero de lo que debe estar seguro es de la naturaleza de su dolor y evaluar sus heridas.
2 ¡Resucita a la madre primero!
El concepto es: si la madre está bien, también lo está su bebé. Independientemente de la edad gestacional del feto, su enfoque debe ser ella. Mejorar su oxigenación y perfusión mejorará la oxigenación y perfusión fetal

3. Una mujer embarazada con trauma es fisiológica y anatómicamente difícil de intubar. Solicita un equipo bien calificado y preparado. Administrar oxígeno suplementario si es necesario, con el objetivo de sats de oxígeno del 95-98%.

4 Tenga en cuenta que la pérdida fetal es mayor cuando hay un shock materno. Debe identificar la causa del shock y tratar. En particular, una mujer embarazada tiene un volumen de sangre circulante en aumento, lo que significa que pierde más de su volumen de sangre para manifestar hipotensión que si no estuviera embarazada.

5 Las mujeres embarazadas fueron excluidas de los ensayos que estudiaban la eficacia del ácido tranexámico (TXA) en pacientes con trauma. Se clasificó como un medicamento de categoría B en el embarazo, lo que significa que ningún estudio en animales ha mostrado resultados adversos con su uso, pero no existen estudios en humanos. TXA cruza la placenta. A pesar de la falta de investigación publicada, TXA puede ser beneficioso en pacientes embarazadas con heridas graves y hemorragias.

Recuerde realizar un desplazamiento uterino manual en todas las pacientes embarazadas con trauma durante las semanas de gestación 20.

Otra precaución a tomar es evitando vasopresores siempre que sea posible porque están asociados con peores resultados. En el caso específico, generalmente producen vasoconstricción del lecho placentario, lo que aumenta el riesgo de hipoxia fetal.

6. Incline al paciente hacia la izquierda lateral antes de comenzar las maniobras de reanimación. La forma más habitual es mantenerla en decúbito supino y luego desplazar el útero de la VCI, tirando de él desde la izquierda o empujándolo hacia la derecha. En caso de que esta maniobra dure mucho tiempo, podría ser más fácil empujar el útero desde el lado derecho en lugar de tirar hacia la izquierda.

7 A las mujeres embarazadas lesionadas nunca se les debe negar la analgesia adecuada.

El toxoide antitetánico es seguro, como los opiáceos, en el embarazo. Para comprender y determinar la viabilidad fetal, se debe realizar una ecografía obstática. La edad gestacional en la que el feto se considera viable varía según los países: la mayoría de las guías consideran la viabilidad de 23 a 24 semanas. En este caso, no se recomienda monitoreo fetal externo, y el manejo adicional se centra en la optimización de la madre.

En los países de ingresos bajos y medios (LMIC), se puede considerar que la viabilidad fetal es superior a 28 semanas, dependiendo de los recursos disponibles para cuidar a los recién nacidos prematuros. En este otro caso, se recomienda el monitoreo cardiotocográfico para monitorear el bienestar fetal y para controlar las contracciones uterinas, siempre que el monitoreo no interfiera con la reanimación y la atención materna.

Trauma en mujer embarazada - LEER TAMBIÉN

Pasos de 10 para realizar una inmovilización espinal correcta de un paciente con trauma

Inmovilización de la columna prehospitalaria en lesiones penetrantes: ¿sí o no? ¿Qué dicen los estudios?

Transfusión de sangre en escenas de trauma: cómo funciona en Irlanda

Introducción de tarifas de ambulancias rurales, ¿cómo impactaron en los partos de mujeres embarazadas en Tanzania?

RCP en mujeres embarazadas: complicaciones y nuevos estudios

¿Cómo brindar la atención correcta a una mujer embarazada con trauma? FUENTE

Proyecto #badEM

Referencias

Trauma y consideraciones exclusivas del embarazo

Pautas para el manejo de una paciente embarazada con trauma

Los comentarios están cerrados.