Próstata agrandada: del diagnóstico al tratamiento

Una próstata agrandada (en términos médicos, hiperplasia prostática benigna) puede ser una afección progresiva, especialmente si no se trata.

En casos graves, puede provocar infecciones del tracto urinario, cálculos en la vejiga y retención de orina.

Pruebas para diagnosticar agrandamiento de la próstata

¿Cómo se puede detectar un agrandamiento de la próstata?

Una historia clínica y un examen rectal adecuados pueden revelar un agrandamiento marcado de la próstata o la presencia de otras lesiones:

Para conocer el aumento del volumen prostático y prevenir la hiperplasia prostática, es útil realizar chequeos periódicos como:

  • una prueba de orina completa;
  • exámenes para evaluar la función renal.

Un índice fundamental para investigar el estado de salud de la próstata es el valor de PSA, es decir, el antígeno prostático específico: este valor permite estimar la posibilidad de progresión de la hiperplasia prostática benigna.

Además, el valor de PSA indica si son necesarias más investigaciones para detectar la neoplasia de próstata.

Otras pruebas para identificar p. enfermedades incluyen:

  • Ecografía suprapúbica y transrectal: permiten valorar el volumen prostático, así como el residuo post-mineral, es decir, el residuo de orina que queda en la vejiga tras la micción. La cantidad de orina que queda en la vejiga suele ser un síntoma importante de que la hiperplasia está empeorando.
  • uroflujometría: una forma útil, aunque limitada, de evaluar el flujo de orina tanto para el diagnóstico como para controlar la eficacia del tratamiento.

Medicamentos para tratar el agrandamiento de la próstata.

Terapia con medicamentos para combatir una p agrandada. y aliviar los trastornos de la micción implica el uso de varios medicamentos tomados individualmente o en combinación.

Los alfabloqueantes tienen un efecto inmediato y mejoran la apertura de la vejiga. cuello y por lo tanto el flujo de orina.

Sin embargo, como contraindicación, en ocasiones pueden provocar eyaculación retrógrada.

Los inhibidores de la 5α-reductasa actúan reduciendo el volumen de la glándula prostática, pero necesitan tiempo para actuar.

Los inhibidores de la 3-fosfodiesterasa anticolinérgicos y agonistas b5 también tienen un efecto sobre los síntomas.

La principal indicación de estos fármacos es la disfunción eréctil ya que su función es relajar los músculos lisos.

Además, se pueden utilizar determinadas fitoterapias, como Serenoa repens, Hypoxis rooperi y Pygeumda, que producen buenos resultados sin efectos secundarios cuando los síntomas son leves.

Si la terapia con medicamentos no tiene el efecto deseado, se recomienda la cirugía.

Lea también:

Patologías masculinas: qué es el varicocele y cómo tratarlo

Continence Care In UK: NHS Guidelines for Best Practice

Fuente:

GDS

Puede que también te guste