ECMO: cómo funciona y su utilidad explicada al ciudadano

ECMO es una herramienta de circulación extracorpórea que puede salvar la vida de niños con insuficiencia cardíaca o pulmonar grave

ECMO (ExtraCorporeal Membrane Oxygenation) o ECLS (ExtraCorporeal Life Support) es una técnica de circulación extracorpórea utilizada temporalmente cuando los pacientes tienen insuficiencia cardíaca y/o respiratoria grave y potencialmente mortal.

ECMO: ¿Cómo funciona?

La Oxigenación por Membrana Extracorpórea es una máquina corazón-pulmón que reemplaza la función cardíaca y/o respiratoria.

La máquina ECMO es similar, pero no igual, a la que se usa durante la cirugía cardíaca.

Funciona con una bomba que extrae sangre del paciente, la coloca dentro de un 'pulmón artificial', donde se extrae el dióxido de carbono de la sangre y se le agrega oxígeno (proceso de oxigenación).

Luego, la sangre se calienta y se devuelve al cuerpo del paciente.

La sangre siempre se toma de la circulación venosa.

El retorno puede tener lugar a través de los vasos sanguíneos venosos (ECMO venoso-venoso) o a través de los vasos sanguíneos arteriales (ECMO venoso-arterial).

Las cánulas utilizadas se pueden colocar por vía percutánea (como una aguja-cánula normal) o quirúrgicamente, con una pequeña operación al lado de la cama del paciente.

¿Para qué sirve ECMO?

La Oxigenación por Membrana Extracorpórea es un tratamiento reservado para pacientes con enfermedades cardíacas o pulmonares reversibles que, de no ser tratadas, tienen una probabilidad de muerte superior al 80%.

Se utiliza cuando fallan todas las demás intervenciones médicas.

La máquina ECMO no cura el corazón ni los pulmones, sino que “se toma su tiempo” y permite que los órganos enfermos recuperen gradualmente su función.

Algunas de las enfermedades por las que los pacientes pediátricos necesitan ECMO son:

  • Neumonías bacterianas o virales particularmente graves (ARDS de Acute Dificultad respiratoria Síndrome);
  • Shock séptico;
  • Enfermedad cardíaca congénita;
  • Hipertensión pulmonar persistente del recién nacido (PPHN)
  • Hernia diafragmática congénita;
  • hemorragia alveolar;
  • asma severa;
  • Incapacidad para desconectarse de la circulación extracorpórea después de una cirugía para corregir una afección cardíaca congénita.

El período en ECMO:

A diferencia de las intervenciones con máquinas de circulación extracorpórea, que permiten la atención durante unas pocas horas, los pacientes en ECMO pueden recibir atención durante un período de tiempo que va desde unos pocos días hasta varias semanas.

Puede ser necesaria una sedación profunda en los primeros días para mejorar la eficacia de ECMO.

La sedación puede reducirse progresivamente con el tiempo, pero no eliminarse por completo, para garantizar la mejor comodidad física y mental para el paciente.

Las secreciones pulmonares se eliminan por aspiración aproximadamente cada 12 horas.

Los cuidados pueden complementarse con fisioterapia motora y respiratoria.

Durante este período, las funciones vitales del paciente deben ser apoyadas:

  • Nutrición: el paciente ECMO recibe todos los nutrientes por vía parenteral (nutrición intravenosa) o por vía enteral a través de una sonda nasogástrica;
  • Función renal: la diuresis del paciente se controla constantemente y se puede estimular con medicación. Cuando los riñones no pueden funcionar correctamente, el paciente se somete a diálisis a través de un riñón artificial que elimina el exceso de líquido;
  • Medicamentos: la atención ECMO implica el uso de muchos medicamentos, como:
    – Antibióticos, para retrasar o detener las infecciones bacterianas;
    – Heparina, para evitar la coagulación de la sangre;
    – Opioides, para reducir el dolor;
    – Sedantes, para disminuir la ansiedad al inducir la hipnosis;
    – Miorisol, para provocar la relajación muscular y así disminuir la cantidad de oxígeno utilizado por el organismo;
    – Diuréticos, para aumentar la cantidad de orina eliminada por los riñones (diuresis);
    – Inotrópicos, para mejorar la función de bombeo del corazón.

¿Cuáles son los riesgos asociados con ECMO?

La oxigenación por membrana extracorpórea es un procedimiento invasivo que ayuda y complementa la función de los órganos vitales.

Por lo tanto, no está exenta de riesgos.

El mayor riesgo para los pacientes de ECMO es el sangrado, que puede ocurrir debido al uso de heparina, un medicamento que diluye la sangre.

Por otro lado, la heparina es indispensable porque permite que el oxigenador funcione mejor y evita la formación de coágulos dentro del circuito.

Otro riesgo son las embolias de gas, burbujas de aire que pueden bloquear el flujo de sangre dentro de un vaso sanguíneo.

Después de ECMO:

Una vez desconectado de la máquina ECMO, el paciente permanece conectado al ventilador hasta que pueda respirar por sí mismo nuevamente.

Este tiempo varía de un paciente a otro y puede tomar desde unos pocos días hasta varias semanas.

Lea también:

Emergency Live Aún más… Live: Descargue la nueva aplicación gratuita de su periódico para IOS y Android

Policlínico Umberto I: Sobreviviente de Covid-19 da a luz en circulación extracorpórea (ECMO)

Primeras pautas para el uso de ECMO en pacientes pediátricos sometidos a trasplante de células madre hematopoyéticas

Manejo de la temperatura después del paro en niños

Fuente:

el niño Jesús

Puede que también te guste