Hemorroides: las últimas pruebas y tratamientos para tratarlas

Las hemorroides son un problema mucho más frecuente de lo que se piensa. Según los estudios, se estima que hasta el 10% de la población adulta mundial está afectada, y la incidencia es frecuente entre los mayores de 50 años.

Sin embargo, solo una pequeña fracción habla con su médico al respecto: es una dolencia molesta, pero a menudo un tema tabú.

Pero el primer paso para solucionarlo es comprenderlo correctamente, también con la ayuda de un examen específico, la anoscopia.

Que son las hemorroides

Las hemorroides, o más bien los plexos hemorroidales, son uno de los componentes del canal anal, cuya función es permitir y favorecer la evacuación y adecuada continencia de heces y gases.

En concreto, son pequeñas almohadillas de tejido altamente vascularizadas y absolutamente fisiológicas.

Sin embargo, bajo ciertas condiciones, pueden convertirse en un problema con un impacto considerable en la calidad de vida de hombres y mujeres.

Las hemorroides evolucionan de fisiológicas a patológicas cuando se inflaman, se hinchan y salen de su asiento (prolapso hemorroidal).

Causas y factores de riesgo de las hemorroides

La causa más frecuente de inflamación y escape de hemorroides es una combinación de predisposición asociada con un 'mal' estilo de vida.

Entre los factores que más contribuyen al prolapso hemorroidal se encuentran:

  • sedentarismo;
  • obesidad;
  • dieta baja en fibra;
  • pasar demasiado tiempo en el baño, leyendo revistas o mirando un teléfono móvil.

A estas causas hay que añadir el 'factor' embarazo que, aunque fisiológico, puede contribuir al desarrollo de patología hemorroidal por el aumento de peso del útero sobre la pelvis.

Cómo se manifiestan las hemorroides

Cuando las hemorroides se agrandan, causan:

  • sensación de hinchazón;
  • Comezón;
  • Sangrado más o menos importante.

El papel del proctólogo

Cuando se presentan estos síntomas, se hace imprescindible consultar a un especialista en proctología.

En primer lugar, es necesario realizar un diagnóstico correcto, ya que existen muchas patologías que afectan al canal anal y en consecuencia pueden simular o estar asociadas a las hemorroides:

  • fisuras;
  • abscesos
  • síndrome de defecación obstruida;
  • disfunción del suelo pélvico;
  • ciertos tumores y enfermedad inflamatoria intestinal crónica.

Las propias hemorroides, entonces, pueden presentarse con diferentes niveles de severidad: desde el grado 1 hasta el grado 4

Además, es fundamental que el tratamiento de la patología hemorroide sea personalizado para cada paciente en particular.

Las armas disponibles para curar la patología hemorroide son diversas y deben ser filtradas y seleccionadas, sin vergüenza, de acuerdo con el paciente sobre la base de

  • hábitos alimenticios;
  • cómo ocurre la defecación;
  • hábitos y actitudes sexuales.

El proctólogo debe proceder a:

  • una detallada anamnesis dietética personal sobre hábitos de evacuación;
  • un examen preciso y completo de la región anal y perianal;
  • una anoscopia.

El examen de las hemorroides: la anoscopia

El examen de anoscopia consiste en la introducción en el ano, previa aplicación de un lubricante anestésico para minimizar las molestias, de un instrumento cilíndrico de plástico transparente de unos 6 centímetros de largo por 2 centímetros de diámetro, conectado a una fuente de luz o a una cámara de alta resolución. .

Gracias a la presencia de la cámara, que a su vez está conectada a la pantalla del ordenador, el proctólogo puede observar directamente y en detalle el interior del canal anal, pudiendo así aclarar el diagnóstico y descartar también la presencia de cualquier neoplasia en la última parte del canal anal.

Cómo prepararse para la anoscopia

El examen requiere limpieza previa, que generalmente se logra con

  • un enema de evacuación la noche anterior;
  • un enema 2-3 horas antes del examen.

Terapia: personalizada y multidisciplinar

La curación de las hemorroides es posible a través de un camino compartido entre el proctólogo y el paciente.

Cuando es necesario, también participa un equipo multidisciplinario compuesto por radiólogo, endoscopista, fisioterapeuta y nutricionista, que necesariamente debe enfocarse en las necesidades y expectativas del paciente individual.

¿Cirugía? No siempre es necesario

Antes de recurrir a la cirugía, en la mayoría de los casos, se comparte un camino común con el paciente, que va desde mejorar la dinámica de evacuación hasta modificar, si es necesario, la dieta, la ingesta de fibra y el uso de medicamentos específicos, que difieren de un paciente a otro con la aplicación o no de cremas y ungüentos localmente.

Si es necesario un tratamiento quirúrgico, el especialista puede utilizar técnicas muy diferentes, según el caso:

(a) procedimientos ambulatorios, tales como:

  • ligadura elástica de hemorroides;
  • fotocoagulación infrarroja;
  • esclerosantes,
  • intervenciones como la terapia con láser o la embolización, mediante las cuales se cierran ciertas arterias que irrigan los plexos venosos hemorroides;

b) intervenciones quirúrgicas, tales como:

  • la hemorroidopexia, técnica que corrige y reposiciona el exceso de tejido sin extirpar las hemorroides;
  • desarterización transanal, es decir, ligadura de las arterias hemorroidales;
  • hemorroidectomía, es decir, extirpación de las hemorroides.

Podemos decir que los posibles tratamientos para tratar las hemorroides son muchos y variados: lo importante es encontrar una solución ad hoc para cada paciente en particular y garantizar el mejor resultado posible.

Lea también:

Emergency Live Aún más… Live: Descargue la nueva aplicación gratuita de su periódico para IOS y Android

Elevando el listón para la atención de traumatismos pediátricos: análisis y soluciones en los EE. UU.

Infestación por oxiuros: cómo tratar a un paciente pediátrico con enterobiasis (oxiuriasis)

Infecciones intestinales: ¿Cómo se contrae la infección por Dientamoeba Fragilis?

Trastornos gastrointestinales causados ​​por los AINE: qué son, qué problemas causan

Virus intestinal: qué comer y cómo tratar la gastroenteritis

¿Qué es Proctalgia Fugax? Síntomas, causas y tratamiento

Hemorroides Internas Y Externas: Causas, Síntomas Y Remedios

Fuente:

GSD

Puede que también te guste