Corazón: síndrome de Brugada y riesgo de arritmia

El síndrome de Brugada es una enfermedad cardíaca rara, un síndrome que puede ser fatal y se caracteriza por una alteración del sistema eléctrico del corazón.

Lleva el nombre de los hermanos Brugada que describieron por primera vez el síndrome en 1992.

Los pacientes con síndrome de Brugada tienen un mayor riesgo de arritmia ventricular y muerte súbita por arritmia.

En la mayoría de los casos, por tanto, es necesaria la implantación de un pequeño desfibrilador para prevenir la aparición de arritmias cardíacas.

Se estima que hay cinco casos por cada diez mil personas en todo el mundo.

El síndrome de Brugada suele ser asintomático y se diagnostica principalmente en la edad adulta.

Afecta a los hombres en particular, y la familiaridad también es un factor de riesgo.

DESFIBRILADORES, VISITE EL STAND DEL EMD112 EN LA EXPO DE EMERGENCIA

Causas del síndrome de Brugada

El corazón está sujeto a arritmia ventricular en presencia de una alteración estructural o funcional de ciertos canales iónicos, estructuras presentes en la superficie de las células cardíacas.

Esta alteración se puede atribuir a una mutación genética.

Aunque pueden estar implicados varios genes, el que muta con más frecuencia (en aproximadamente 3 de cada 10 pacientes) es el gen SCN5A.

Este gen proporciona la información necesaria para crear el canal que transporta átomos de sodio cargados positivamente a las células del corazón.

Este canal es fundamental para mantener un ritmo cardíaco normal, y si su estructura o función se altera debido a la mutación genética, se reduce la afluencia de átomos de sodio, lo que resulta en una alteración del ritmo cardíaco.

El consumo de drogas, la hipercalcemia o la hipopotasemia también se han asociado con el síndrome y la aparición de síntomas en pacientes con una mutación genética.

DESFIBRILADORES DE EXCELENCIA EN EL MUNDO: VISITE EL STAND DE ZOLL EN LA EXPO DE EMERGENCIA

¿Cómo se diagnostica el síndrome de Brugada?

El diagnóstico se realiza mediante electrocardiograma (ECG) y la confirmación se produce en presencia de alteraciones moleculares.

A la luz de las indicaciones que proporciona el electrocardiograma, es necesario descartar otras causas que puedan conducir a un aspecto electrocardiográfico similar; esto se puede detectar en simples controles de rutina y en el caso de un cribado.

Las personas con antecedentes familiares de muerte súbita o los pacientes que han tenido un episodio de síncope deben someterse a un ECG, que puede mostrar una imagen sugestiva del síndrome.

Aunque el síndrome es en su mayoría asintomático, en ocasiones pueden presentarse síntomas como palpitaciones, latidos cardíacos irregulares, desmayos y paro cardíaco repentino: estos son síntomas inespecíficos que pueden indicar otros problemas cardíacos y requieren una mayor investigación.

No olvidemos que una simple prueba como un electrocardiograma puede salvar vidas ”, enfatiza el especialista.

¿Cómo interviene?

El tratamiento depende del riesgo de arritmia y, en la mayoría de los casos, implica la implantación de un desfibrilador.

Este pequeño dispositivo monitorea el ritmo cardíaco y, cuando es necesario, envía descargas eléctricas para restaurar el ritmo correcto.

En algunos casos, puede estar indicada la terapia con medicamentos, nuevamente para prevenir la arritmia.

Lea también:

Prueba de inclinación de cabeza, cómo funciona la prueba que investiga las causas del síncope vagal

Síncope cardíaco: qué es, cómo se diagnostica y a quién afecta

¿Un paro cardíaco derrotado por un software? El síndrome de Brugada está cerca de su fin

Fuente:

Humanitas

Puede que también te guste