Síntomas de emergencias en niños: fiebre

La enfermedad febril en niños pequeños generalmente indica una infección subyacente y es motivo de preocupación para los padres y cuidadores. La enfermedad febril es muy común en niños pequeños, con entre 20 y 40% de los padres que reportan dicha enfermedad cada año. Como resultado, la fiebre es probablemente la razón más común para llevar a un niño al médico. La enfermedad febril es también la segunda razón más común para que un niño ingrese en el hospital. A pesar de los avances en la atención médica, las infecciones siguen siendo la principal causa de muerte en niños menores de 5 años. La fiebre en los niños pequeños puede ser un desafío diagnóstico para los profesionales de la salud porque a menudo es difícil identificar la causa. En la mayoría de los casos, la enfermedad se debe a una infección viral autolimitada. Sin embargo, la fiebre también puede ser la característica de presentación de infecciones bacterianas graves como la meningitis o la neumonía. Un número significativo de niños no tiene una causa obvia de fiebre a pesar de una evaluación cuidadosa. Estos niños con fiebre sin fuente aparente son de particular preocupación para los profesionales de la salud porque es especialmente difícil distinguir entre enfermedades virales simples e infecciones bacterianas potencialmente mortales en este grupo. Como resultado, se percibe la necesidad de mejorar el reconocimiento, la evaluación y el tratamiento inmediato de las enfermedades febriles en los niños.

La introducción de nuevos programas de vacunación en el Reino Unido puede haber reducido significativamente el nivel de ingresos hospitalarios como resultado de enfermedades cubiertas por esta guía. Por ejemplo, el análisis temprano del programa de vacunación antineumocócica en Inglaterra muestra que la incidencia de la enfermedad relacionada con el neumococo ha caído un 98% en niños menores de 2 años desde que se introdujo la vacuna. Sin embargo, la evidencia sugiere un aumento del 68% en la prevalencia de enfermedades causadas por subtipos de bacterias no cubiertas por los programas de vacunación. Además, es probable que los casos potencialmente graves de enfermedad febril sean raros, por lo que es importante contar con información para ayudar a los profesionales de la salud a distinguirlos de los casos leves. Esta guía está diseñada para ayudar a los profesionales de la salud en la evaluación inicial y el tratamiento inmediato de niños pequeños con fiebre que se presentan en atención primaria o secundaria.

[document url = ”http://www.nice.org.uk/guidance/cg160/resources/guidance-feverish-illness-in-children-pdf” width = ”600 ″ height =” 720 ″]