Adenomas: qué son y cómo pueden evolucionar

Un análisis en profundidad sobre los adenomas y su manejo en el contexto sanitario europeo

¿Qué son los adenomas?

Los adenomas son pequeños crecimientos no cancerosos que se forman en las células de la glándula.. Estos tumores benignos pueden aparecer en varias partes del cuerpo, como el colon, la tiroides, la glándula pituitaria y las glándulas suprarrenales. Si bien no es canceroso, Muchos adenomas requieren un seguimiento cuidadoso y, a veces, tratamiento.. Esto evita que se conviertan en crecimientos malignos o cancerosos. El adenoma más común es el adenoma tubular que se encuentra en el colon. Los adenomas vellosos y tubulovillosos tienen un mayor riesgo de volverse cancerosos.

Síntomas y causas de los adenomas.

Los adenomas pueden causar diferentes síntomas dependiendo de dónde crecen.. Por ejemplo, los adenomas de la glándula suprarrenal pueden provocar el síndrome de Cushing por exceso de cortisol o hiperandrogenismo por producción excesiva de andrógenos. A menudo se desconocen las razones exactas del desarrollo del adenoma. Sin embargo, los factores de riesgo incluyen la edad avanzada, la genética y ciertas condiciones hereditarias. Las mutaciones genéticas y enfermedades como la poliposis adenomatosa familiar aumentan el riesgo de adenoma.

Diagnóstico y tratamiento de adenomas.

Los médicos diagnostican los adenomas mediante un examen físico, antecedentes médicos y pruebas de imagen. como tomografías computarizadas o resonancias magnéticas. A veces una biopsia confirma el tipo de adenoma. El tratamiento depende de la función y el tamaño del adenoma.. Es posible que los adenomas pequeños y no funcionales solo requieran seguimiento con el tiempo. Pero los adenomas funcionales o grandes a menudo requieren extirpación quirúrgica.

Manejo de adenomas: prácticas clínicas europeas.

En Europa, Los médicos siguen pautas detalladas para el tratamiento del adenoma., especialmente adenomas hipofisarios. Estas pautas incluyen el uso de medicamentos esteroides y el control de los niveles de cortisol después de la cirugía. Sin embargo, diferentes centros médicos tienen diferentes enfoques. Por ejemplo, en el 25% de los centros la cirugía es la primera opción para los prolactinomas (adenomas que producen demasiada prolactina). El 20% de los centros prefiere la terapia farmacológica como tratamiento inicial de los adenomas secretores de hormona del crecimiento. Para el diagnóstico de la enfermedad de Cushing (una afección causada por un exceso de cortisol), la mayoría de los centros se basan en la resonancia magnética dinámica. Sin embargo, técnicas como la muestra de sangre del seno petroso y la resonancia magnética 7T se utilizan con menos frecuencia.

Fuentes

Quizás te interese