Hemorroides internas y externas: causas, síntomas y remedios

Hemorroides, alrededor del 10% de la población adulta en los países desarrollados las ha padecido al menos una vez en la vida.

Dolor, hinchazón, sensación de pesadez, picazón y, en algunos casos, sangrado, así es como se ven las hemorroides.

Una patología muy frecuente a todas las edades, tanto en hombres como en mujeres, y que puede convertirse en una molestia molesta y vergonzosa.

Más aún porque hasta hace poco el tratamiento quirúrgico daba miedo.

Que son las hemorroides

Las hemorroides en el sentido propio no son una enfermedad: son almohadillas venosas que todos tenemos a horcajadas sobre el orificio anal y que contribuyen al mantenimiento de su continencia.

Enfermedad hemorroidal

Por eso es incorrecto decir 'sufro de hemorroides' ”.

Las hemorroides son venas normales.

La enfermedad de hemorroides ocurre cuando estas venas se hipertrofian, es decir, se inflaman y comienzan a gotear.

Esta fuga se llama prolapso y comienzan los síntomas molestos, el sangrado y el dolor.

Cabe señalar que la enfermedad hemorroidal no es solo una enfermedad de las venas, como se pensaba durante mucho tiempo, sino que también se debe a la degeneración de los tejidos conectivos, que por motivos hereditarios o adquiridos hacen que las almohadillas venosas pierdan soporte. que conduce a fugas, es decir, prolapso.

Hemorroides internas y hemorroides externas

Clínicamente, existen 2 tipos de hemorroides:

  • Internos: ubicados en el canal anal, son indoloros y no visibles. Pueden salir durante la defecación pero regresar espontáneamente;
  • Externos: son visibles, se desarrollan fuera del orificio anal, salen al esfuerzo sin retornar espontáneamente o se exteriorizan persistentemente.

Grados de hemorroides

Las hemorroides generalmente se clasifican según su gravedad en cuatro grados: desde el grado uno, que es el más leve, donde solo hay un aumento de la congestión hemorroidal interna, hasta el grado cuatro, que presenta un prolapso irreducible con inflamación severa y sangrado.

Hemorroides, causas y factores de riesgo

Las hemorroides ocurren con más frecuencia en las mujeres, ya que los factores de riesgo incluyen el embarazo con un aumento de la congestión sanguínea en la pelvis.

También son importantes:

  • Familiaridad;
  • estreñimiento;
  • Estilo de vida: dieta poco saludable, obesidad, sedentarismo y tipo de trabajo (los que se ven obligados a permanecer sentados por períodos prolongados o se esfuerzan en exceso tienen más riesgo).

Los síntomas

Hay dos tipos de síntomas:

  • sangrado: sangrado rojo o incluso microscópico evidente y abundante, es decir, el paciente pierde sangre en pequeñas cantidades todos los días, no se ve y se vuelve anémico ;.
  • dolor, que puede ser de 3 tipos:
  • uno es el de la congestión, con sensación de peso, de picazón, de ardor;
  • luego un dolor muy agudo al ir al baño, incluso insoportable, lo que indica que las hemorroides se complican por una fisura;
  • finalmente, el infame ataque agudo de hemorroides, que ocurre cuando las hemorroides prolapsan hacia afuera y se hinchan, muy dolorosas e insolubles, confinando al paciente a la cama durante varios días.

Estos síntomas suelen ser inversamente proporcionales, porque si las hemorroides sangran se desinflan y cuanto más se desinflan menos te molestan; si las hemorroides no sangran son más hinchadas y dolorosas.

Cómo tratar las hemorroides

La elección del tratamiento más adecuado está estrechamente relacionada con el grado de gravedad de la enfermedad.

Si el paciente se encuentra en una etapa temprana de la enfermedad, basta con modificar el estilo de vida con:

  • dieta rica en fibra (dieta mediterránea);
  • actividad física diaria
  • abundante ingesta de agua;
  • correcta higiene íntima.

También existen fármacos tróficos a base de flavonoides por vía oral y las clásicas cremas a base de anestésicos locales y agentes antiinflamatorios que pueden aliviar los síntomas sin, sin embargo, actuar sobre las causas fundamentales del problema.

Cirugía

Cuando la enfermedad está más avanzada (grados III y IV), la cirugía es la única solución eficaz.

Hasta la década de 1990, la forma de cirugía más común era la hemorroidectomía (operación de Milligan-Morgan).

Este método resuelve el problema de forma radical eliminando los nódulos hemorroidales, pero tiene un gran handicap: el dolor, tanto postoperatorio como durante la convalecencia.

Hemorroidopexia

En 1990 un cirujano italiano, Antonio Longo, propuso un nuevo método de tratamiento de la enfermedad, que se basa en reposicionar las hemorroides externalizadas en su ubicación habitual, en el canal anal, curando así su prolapso, y se denomina hemorroidepexia.

Es una operación que se realiza con grapadoras mecánicas, que eliminan el prolapso y fijan las hemorroides en su interior.

El resultado es un levantamiento real del canal anal: una vez que regresan a su ubicación normal, las almohadillas hemorroidales se desinflan y dejan de sangrar y causar dolor.

La operación es infinitamente menos dolorosa en la convalecencia y minimiza el riesgo de recurrencia: se realiza unos tres centímetros por encima del orificio anal, donde ya no hay fibras dolorosas.

Se realiza de forma ambulatoria, ya que el paciente suele irse a casa al cabo de un día.

La convalecencia es muy rápida: el paciente vuelve a los hábitos de vida normales al 50-70 por ciento después de dos días, al 100 por ciento después de una semana y puede hacer deporte después de tres semanas.

La cirugía de Milligan-Morgan fue mucho más dolorosa y el tiempo de recuperación fue de un mes y medio.

También en este campo de la cirugía, el progreso tecnológico ha sido grande en veinte años: hoy tenemos grapadoras nuevas, más efectivas y seguras, que han eliminado el riesgo de hemorragia postoperatoria y el riesgo de recurrencia a distancia de la enfermedad hemorroidal, y en Además, en las mujeres son capaces de tratar eficazmente el estreñimiento que a menudo se asocia con el problema de las hemorroides: por tanto, representan el estándar de oro para el tratamiento de esta patología.

Cirugía mínimamente invasiva para casos menos graves

Finalmente, en los casos menos severos donde solo prevalece el sangrado, ahora tenemos otros métodos alternativos, como la posibilidad de 'desinflar' las almohadillas venosas localizando las arterias pequeñas que las irrigan con una sonda endorrectal (Doppler), y luego ligando ellos: al cerrar los grifos, las hemorroides se descongestionan y el sangrado se detiene.

Una técnica mínimamente invasiva que, en casos seleccionados, da excelentes resultados, con una estancia hospitalaria de pocas horas y una evolución casi indolora.

Lea también:

Prevención cardiovascular secundaria: la aspirina cardiovascular es el primer salvavidas

Sepsis, por qué una infección es un peligro y una amenaza para el corazón

Fuente:

GDS

Puede que también te guste