Fuego del campo de refugiados de Lesbos: miles de personas "acampando" en pocos kilómetros

El incendio en el campo de refugiados de Lesbos fue un desastre también porque también hombres, mujeres, niños, ancianos y enfermos se vieron obligados a caminar sobre el asfalto, bajo el sol todo el día, sin carpas ni mantas por la noche y sin baños químicos ni acceso a agua potable.

Miles de personas desde hace una semana siguen viviendo en campamentos a lo largo de los tres kilómetros de carretera que separan el antiguo campamento de Moria de Mitilene. Es un desastre: hombres, mujeres, niños, ancianos y enfermos forzados sobre el asfalto, bajo el sol todo el día, sin carpas ni mantas por la noche y sin baños químicos ni acceso a agua potable. Hablando desde la isla del Egeo con la agencia Dire se encuentra Clotilde Scolamiero, operadora de la ONG Intersos, en Lesbos para brindar asistencia luego de que el incendio destruyera el campo de refugiados en Moria.

El incendio del campo de refugiados de Lesbos: el mayor campo de refugiados de Europa destruido

Como informa la prensa helénica, después de los incendios que hace una semana destruyeron la ciudad de tiendas de campaña más grande de Europa, obligando a los 12,500 residentes a huir, las autoridades locales están trabajando para crear un nuevo campamento: en Kara Tepe pretenden dejar espacio para 5,000 habitantes. personas. La obra avanza rápido y pronto podría llegar a las 7,000 tiendas y desde Atenas dicen que se procederá al trámite de solicitud de asilo siempre que se acepte el traslado a Kara Tepe. Pero los periodistas en el campo también informan que la gente se niega a ingresar.

“Tienen miedo de quedarse 'encerrados' como sucedió en Moria, porque por el encierro de semanas nadie podía entrar ni salir libremente”, confirma el operador de Intersos en el campo de refugiados de Lesbos, que continúa: “Las personas con las que hablamos dinos que temen por su seguridad. Si esta vez estallara un nuevo incendio, podrían morir. También temen que continúe el limbo al que se ven obligados en Lesbos. Quieren ser trasladados a otros países europeos o al continente, a Grecia. Ser solicitantes de asilo o refugiados no es un delito: es incomprensible mantenerlos atrapados aquí sin perspectivas ”. Pero a lo largo de la carretera provincial que conecta Moria con Mitilene, la situación sigue siendo compleja.

“La policía ha impuesto bloqueos en los accesos, nadie entra ni sale” dice Scolamiero, observando que desde el punto de vista higiénico-sanitario, en medio de una pandemia, “es un desastre”. El operador denuncia: “Imagínense personas amontonadas que no han podido acceder a baños y duchas durante días. La policía, temiendo el riesgo de contagio, impide el acceso incluso a nosotros los operadores ”. Los voluntarios y el ejército enviados desde Atenas distribuyen comida y agua, pero “la coordinación es compleja. A partir de mañana también comenzaremos a distribuir alimentos y kits de higiene, pero hacerlo en estas condiciones sin generar malestar es una empresa. Y luego todo se hará a pie. Las máquinas se quedan afuera ”.

En estos días en el campo de refugiados de Lesbos, quienes quieren encontrar comida o medicinas de forma independiente “deben depender de los jóvenes que, atravesando el campo, llegan a la ciudad”, dice Scolamiero. “Muchos nos dicen, sin embargo, que es arriesgado: la policía no tiene buenos modales con quienes violan el bloqueo”. Intersos finalmente ha identificado el riesgo de abuso sexual y violencia ya que las personas se ven obligadas a pasar la noche en la calle. “En estas condiciones también existe una creciente preocupación por los pacientes psiquiátricos”, agrega Scolamiero. “Por no hablar del sufrimiento al que se ven obligados los mayores de 60 años y los niños”.

FUENTE

www.dire.it

Los comentarios están cerrados.