Cortisona, respuestas a las dudas más habituales

La cortisona es un fármaco con propiedades antiinflamatorias e inmunosupresoras que ha revolucionado la medicina y es un verdadero salvavidas para muchos pacientes.

Su acción reduce o previene la respuesta inflamatoria y modifica la respuesta del organismo a determinados estímulos inmunitarios.

Puede ser útil en el tratamiento de afecciones como alergias, artritis, asma, esclerosis múltiple y trastornos dermatológicos.

Aclaremos las dudas más habituales sobre su uso.

¿La cortisona engorda?

Uno de los temores más asociados con este medicamento es que engorda.

Aumenta la sensación de hambre y puede retener líquidos.

Sin embargo, si sigue una dieta en la que se controlan las calorías, estos efectos secundarios se reducen.

Solo en algunos pacientes cardíacos se prescribe un diurético.

Además, tiende a redistribuir la grasa corporal y le da al rostro un aspecto más redondo y lleno.

La reducción de la masa muscular, por otro lado, hace que las extremidades se vuelvan más delgadas.

¿La cortisona hace que las personas se enfermen más fácilmente?

Es un inmunosupresor y, por lo tanto, puede disminuir las defensas inmunitarias con el riesgo de incurrir en eventos infecciosos, virales o microbianos que, sin embargo, pueden tratarse con antibióticos y / o antivirales.

Este riesgo es modesto y depende de la dosis de cortisona, la duración de la terapia y la presencia de otros factores de riesgo o comorbilidades.

¿La cortisona interfiere con la calidad del sueño?

La cortisona puede tener un efecto excitador, en cuyo caso es mejor hablar de esto con su médico, quien evaluará si reducir la dosis o usar sedantes o medicamentos suaves para ayudar a dormir.

¿La cortisona daña la piel?

En pacientes más jóvenes puede empeorar una condición de acné, mientras que en personas mayores su ingesta hace que la piel sea más frágil.

Solo en casos raros la administración de cortisona sigue a un aumento de la vellosidad.

Por último, es recomendable exponerse al sol con moderación.

Lea también:

Avispas, abejas, tábanos y medusas: ¿qué hacer si te pican o te muerden?

Dolores de cabeza: ¿migraña o cefalea?

Fuente:

Humanitas

Puede que también te guste