Conociendo la salmonela: ¿Qué causa la salmonelosis?

La salmonelosis es una infección causada por un grupo de bacterias que son muy comunes en la naturaleza. El científico infeccioso explica cómo puede ocurrir el contagio y cómo prevenir el riesgo de infección.

La salmonela es la segunda causa más común de intoxicación alimentaria en Europa y afecta a unas 35 de cada 100,000 personas.

Es una cepa de bacterias muy común en la naturaleza, ya que está presente en diferentes tipos de animales de granja, mascotas y salvajes.

Las salmonelas

Salmonellae, la bacteria que causa la infección gastrointestinal conocida como salmonelosis, puede ser peligrosa cuando los humanos ingieren alimentos o agua contaminados.

Las manifestaciones clínicas varían según la cantidad y el tipo de bacterias presentes en las sustancias.

Existen muchas especies diferentes, por lo que no es posible encontrar una vacuna para combatir la infección.

Las salmonelas se pueden dividir en 2 categorías:

  • Principales salmonelas, que incluyen tifus;
  • salmonelas minoritarias, que representan la mayoría y son la principal causa bacteriana de una infección alimentaria.

Los síntomas de la salmonelosis

Las manifestaciones son principalmente gastrointestinales, con:

  • dolor abdominal
  • náusea
  • vómitos;
  • Diarrea;
  • fiebre.

También existen formas más graves que pueden conducir a la hospitalización, especialmente en las personas más frágiles.

Por lo general, la manifestación intestinal ocurre a las pocas horas de ingerir el alimento, de 6 horas a 3 días, y los síntomas pueden durar una semana.

Cómo contraer la salmonelosis

La forma principal es consumir alimentos contaminados.

Dado que estos no cambian el olor ni el sabor, no es posible saber si la comida está contaminada.

Los principales culpables de la salmonelosis son:

  • alimentos crudos con huevo o alimentos que contengan huevos;
  • carne, especialmente carne poco cocida y productos cárnicos (como carne picada y relleno);
  • Leche y productos lácteos sin pasteurizar (como helados, cremas, salsas).

La salmonela se erradica con la cocción, pero si los alimentos no se cocinan existe el riesgo de infección.

Otro vehículo de infección son las personas enfermas: las personas que experimentan síntomas de salmonelosis pueden ser una fuente de transmisión.

Por tanto, es fundamental prestar atención a

  • higiene;
  • lavado de manos cuidadoso;
  • compartir artículos como toallas;
  • compartiendo espacios.

Foliar

En la mayoría de los casos se manifiesta como diarrea.

Es importante evitar tomar medicamentos antiperistálticos (antidiarreicos), ya que este es nuestro mecanismo de defensa para expulsar las bacterias que llegan al intestino.

Lo que debe hacer es rehidratarse completamente con agua o soluciones salinas.

También puede ser útil tomar enzimas de la leche para reequilibrar la flora bacteriana.

En el caso de formas más graves, acompañadas de fiebre o síntomas que no mejoran, es recomendable hacer algunas pruebas más para ver si es necesario un tratamiento antibiótico.

Salmonelosis, personas con mayor riesgo

Las personas con mayor riesgo son las personas frágiles, las enfermas y las personas mayores, pero también las que toman con regularidad medicamentos que reducen la acidez del estómago (como los inhibidores de la bomba de protones), porque la acidez del estómago es nuestra primera defensa contra la ingestión de salmonela.

Pasos para evitar el contagio

Algunas prácticas simples pueden limitar en gran medida el riesgo de contraer salmonelosis:

  • lavar muy bien las frutas y verduras
  • beber solo agua potable;
  • lavarse las manos con frecuencia al preparar alimentos, especialmente al manipular alimentos crudos y luego alimentos cocidos;
  • la contaminación puede ocurrir durante la producción, preparación y después de la cocción. Por lo tanto, se debe prestar atención a los utensilios utilizados para manipular alimentos crudos, como un cuchillo o una tabla de cortar. Reutilizarlos para alimentos cocidos puede provocar una nueva contaminación;
  • evite comer huevos y carne poco cocidos y opte por cocinar todos los alimentos de origen animal;
  • consumir leche pasteurizada.

Lea también:

Resistencia a los antimicrobianos en Europa: los datos parecen más peligrosos que antes

Alimentos y niños, cuidado con el destete propio. Y elija alimentos de calidad: 'Es una inversión en el futuro'

Fuente:

GDS

Puede que también te guste