¿Qué es la pancreatitis y cuáles son los síntomas?

La pancreatitis puede ser aguda o crónica. ¿Cómo se pueden reconocer y tratar estas dos formas de la enfermedad?

La pancreatitis es una inflamación del páncreas que se puede diagnosticar en dos etapas distintas:

  • pancreatitis aguda
  • Pancreatitis crónica.

Ambos son enfermedades en aumento.

La pancreatitis aguda es la tercera causa más frecuente de ingresos a la sala de emergencias entre las enfermedades digestivas y la pancreatitis crónica afecta al menos a 50 personas por cada 100,000 en Italia.

Pancreatitis aguda

La pancreatitis aguda ocurre repentinamente y puede ser

  • leve (90% de los casos)
  • grave (el 10% restante).

Los síntomas de la pancreatitis aguda.

La pancreatitis aguda se presenta con un cuadro clínico variable, pero el sello distintivo es un dolor abdominal violento y repentino, que aparece predominantemente en la parte superior del abdomen (dolor en "aluvión") pero que también puede extenderse a la espalda (dolor en "cinturón").

Además del dolor, puede haber:

  • náusea;
  • vómitos;
  • fiebre.

El paciente con estos síntomas repentinos y violentos casi siempre acude a urgencias donde, con la ayuda de análisis de sangre y exámenes radiológicos, se realiza el diagnóstico de pancreatitis aguda.

Pancreatitis aguda grave

En formas graves, sin embargo, durante la hospitalización, p agudo. puede evolucionar a:

  • insuficiencia renal y respiratoria
  • septicemia;
  • Choque

Es importante que el especialista reconozca con prontitud el nivel de gravedad de la afección aguda para poder intervenir lo más rápido posible y de la forma más adecuada.

Causas de la pancreatitis aguda.

En el 90% de los casos, las causas de la pancreatitis aguda son:

  • cálculos biliares, que son aún más comunes en las mujeres;
  • abuso de alcohol.

Los casos restantes son causados ​​por

  • niveles muy altos de triglicéridos en sangre;
  • mutaciones genéticas hereditarias;
  • anomalías anatómicas;
  • ingesta de ciertos medicamentos u otras sustancias "tóxicas";
  • tumores benignos o malignos;
  • daño autoinmune al páncreas.

Diagnóstico

El diagnóstico de p. Agudo. requiere por definición la presencia de al menos 2 de estos elementos:

  • dolor típico, según los síntomas descritos
  • análisis de sangre alterados, con valores de amilasa o lipasa al menos 3 veces más altos de lo normal;
  • signos de inflamación del páncreas en una ecografía o una tomografía computarizada del abdomen.

Tratamiento de la pancreatitis aguda

En la mayoría de los casos, p. se resuelve por sí solo en 7-15 días.

La terapia es de apoyo con

  • infusión de líquidos por vía intravenosa, especialmente en las primeras horas;
  • analgésicos;
  • apoyo nutricional, cuando no sea posible alimentarlo por vía oral a los pocos días.

Sin embargo, para las formas más graves de pancreatitis aguda, a menudo es necesario apoyar la función de los órganos con oxígeno u otras medidas, o administrar otros fármacos, por ejemplo, antibióticos, para la resolución completa de las complicaciones.

Los casos que requieran cirugía son raros, y en la actualidad cualquier complicación (como la aparición de colecciones de líquido infectadas o no infectadas que requieren drenaje) también se tratan endoscópicamente o radiológicamente.

En cualquier caso, para evitar la recurrencia, es fundamental identificar la causa y eliminarla. En el caso de pancreatitis aguda causada por cálculos biliares, la vesícula biliar se extirpa quirúrgicamente.

Pancreatitis crónica

Comparado con la forma aguda, crónica p. tiene síntomas y signos más matizados o sutiles, y en ocasiones puede ser asintomático, sin causar molestias al paciente, o paucisintomático, con pocos síntomas.

Los síntomas

Los síntomas y signos de p. Crónica. están:

  • dolor abdominal crónico, de intensidad y duración variable, con recrudescencia, es decir, ataques que pueden durar desde varias horas hasta días; ocurre con mayor frecuencia después de las comidas y el sitio es similar al de la pancreatitis aguda;
  • mala digestión de los alimentos, debido a una reducción en la cantidad de enzimas digestivas presentes en el jugo pancreático que no permiten que los alimentos se digieran y absorban adecuadamente; esto también puede causar diarrea con pérdida de grasa, desnutrición y pérdida de peso;
  • diabetes, causada por una disminución en la producción de insulina, una hormona producida por el páncreas que regula los niveles de azúcar en sangre, responsable de la diabetes.

Las causas

La p. Crónica, en la mayoría de los casos, es causada por el abuso crónico de alcohol y el tabaquismo, que es un factor de riesgo para la aparición de ambas formas y para la progresión de la pancreatitis crónica a lo largo del tiempo.

En algunos casos, la pancreatitis crónica se debe a episodios repetidos de pancreatitis aguda y, en casos raros, a

  • mutaciones genéticas hereditarias
  • obstrucción del conducto pancreático por neoplasias benignas o malignas.

Diagnóstico

Crónica p. se diagnostica principalmente mediante exámenes radiológicos:

  • ultrasonido, tomografía computarizada y / o resonancia magnética (resonancia magnética);
  • ecoendoscopia, que permite diagnosticar incluso las formas más leves y menos reconocibles;
  • Los análisis de sangre y heces son útiles para definir la presencia de "mal funcionamiento" pancreático y sus consecuencias.

También es útil recordar que, de esta forma, se deben buscar activamente las complicaciones vinculadas a la desnutrición, que a su vez pueden causar más problemas de salud. Baste decir que un tercio de los pacientes con pancreatitis crónica desarrollan osteoporosis, incluso si son hombres y jóvenes », informa Capurso.

Cómo tratar la pancreatitis crónica

Para su tratamiento, son posibles varias modalidades de intervención:

  • modificación del estilo de vida, eliminando el consumo de alcohol y cigarrillos;
  • control del dolor tomando analgésicos;
  • tomar suplementos de enzimas pancreáticas;
  • controlar la diabetes tomando medicamentos.

Además, en muchos casos para tratar las complicaciones de la enfermedad, es necesario recurrir a:

  • tratamientos endoscópicos invasivos y complejos mediante Ecoendoscopia Endoscópica y Pancreatografía Retrógrada Endoscópica (CPRE);
  • intervenciones quirúrgicas

Lea también:

Diabetes gestacional, qué es y cómo tratarla

Cáncer de páncreas, un nuevo enfoque farmacológico para reducir su progresión

Fuente:

GDS

Puede que también te guste