¿Qué es la vulvodinia? Síntomas, diagnóstico y tratamiento: habla con el experto

La vulvodinia es una condición dolorosa que afecta el órgano genital femenino y afecta a alrededor del 15% de las mujeres, comprometiendo gravemente su calidad de vida.

Las causas son muchas y no siempre conocidas.

Muchos pacientes, después de diversas vicisitudes y exámenes objetivos fallidos, son tomados por pacientes imaginarios y continúan viviendo con el problema durante años en soledad.

Y debido a que las relaciones sexuales son tan dolorosas para estas mujeres, la vida en común también puede ser muy difícil e incluso puede convertirse en un infierno.

Los síntomas son variados, por lo que los propios ginecólogos deben ser conscientes de ellos.

Existe una prueba específica para diagnosticar la vulvodinia, pero el ginecólogo debe tener en cuenta que la vulvodinia también se encuentra entre las hipótesis de la enfermedad.

No faltan fármacos “prestados” a la enfermedad que puedan ayudar, pero hay que “investigar” al paciente en 360 grados.

Para entender mejor de qué estamos hablando, las pruebas disponibles, los tratamientos y las pequeñas pero importantes estrategias que se deben poner en marcha para mejorar sustancialmente la vida de estas mujeres y romper un tabú llamado vulvodinia.

Federica Rossi, ginecóloga del hospital Fatebenefratelli Isola-Tiberina de Roma, habla de esto.

VULVODINIA: “DOLOR, ARDOR Y DIFICULTAD EN LAS RELACIONES RELACIONADAS”

– ¿Qué es la vulvodinia? ¿Y cuántas mujeres en Italia la padecen?

La vulvodinia es una condición crónica que presenta tres características específicas: dolor vulvar, ardor y dificultad en las relaciones sexuales y el 15% de las mujeres italianas la padecen.

Contrariamente a la creencia popular, los números muestran que no es una enfermedad rara.

La mitad de las mujeres que padecen vulvodinia se quejan de dolor durante las relaciones sexuales y esto también provoca fracturas en la pareja.

Sólo el 60% de estas mujeres encuentran una respuesta al problema.

Uno comprende cómo la vulvodinia es mal reconocida y no diagnosticada, tanto que la paciente no recibe el tratamiento adecuado.

La patología, y ahí radica el principal problema, no es reconocida por los propios médicos.

En mi práctica clínica, me encuentro con mujeres que reportan haber acumulado decenas de visitas al especialista sin llegar a un diagnóstico.

Es por esto que tanto las mujeres como, sobre todo, los médicos necesitan ser sensibilizados sobre el problema para adquirir las habilidades necesarias para diagnosticar la afección.

El dolor relatado por las mujeres les parece a muchas 'injustificado' en comparación con el resultado del examen físico, que es negativo porque el ginecólogo no suele observar lesiones o alteraciones genitales.

Al mismo tiempo, los pacientes son incapaces de realizar acciones sencillas y cotidianas porque les resultan dolorosas, como cruzar las piernas, practicar deportes como montar a caballo o en bicicleta o andar en patinete.

Otro elemento a evaluar es el criterio del tiempo, es decir, para hablar de vulvodinia el dolor debe estar circunscrito a la zona vulvar y debe durar al menos tres meses.

. Toda esta información combinada debe llevar al médico a sospechar vulvodinia.

– ¿Cuándo debe acudir el paciente a un especialista?

Como se mencionó anteriormente, debemos tener cuidado si tenemos: dolor vulvar, ardor, incapacidad para tener relaciones sexuales y en particular durante el acto de penetración.

Estas son las señales que deben poner en marcha a la paciente y programar una visita al ginecólogo'.

– ¿Hay algún grupo de edad que sea más propenso a la vulvodinia?

No, todos los grupos de edad de mujeres se ven afectados, desde niñas hasta mujeres menopáusicas.

Con mayor frecuencia, el problema aparece entre los 30 y los 35 años.

Esto se debe a que las causas que pueden llevar a la vulvodinia incluyen dispaurenia posparto, laceraciones durante el parto o epitotomías que a veces se realizan durante el parto vaginal.

Pero este problema también puede ocurrir más tarde en la vida y coincidir con la menopausia, que se caracteriza por una falta de estrógenos que induce una modificación de la mucosa vaginal en sentido atrófico y el tejido vaginal cambia con la edad, se vuelve más rígido y por lo tanto puede causar estos síntomas

NO MAS TABÚES, LOS PACIENTES DEBEN SER BIENVENIDOS. MUCHAS MUJERES LLEGAN A PENSAR QUE ESTÁN LOCAS

– A menudo hay una reticencia a hablar sobre este tema, y ​​los pacientes a menudo no son creídos por los especialistas que 'no ven' los signos clínicos de una enfermedad. Según su experiencia, ¿qué se debe hacer más y mejor por estos pacientes?

En primer lugar, creo que la paciente debe ser acogida y escuchada, ya que muchas veces está desesperada e incluso cree que está loca, pero no lo está.

Hay una causa por la que estas mujeres tienen dolor y muchas veces es la punta del iceberg de todo lo que está pasando desde un punto de vista bioquímico.

En las mujeres que padecen vulvodinia, existe una mayor proliferación de terminaciones nerviosas que alteran la percepción del dolor.

Además, existe una condición de neuroinflamación que da lugar a la circulación de citocinas, mediadores de la inflamación, que tienden a inflamar la zona afectada.

Se trata de un 'fuego' bioquímico y de la inflamación sustentada por la caída de citocinas, pequeños mensajeros que alimentan este fuego y determinan la extensión del dolor.

Lo que sucede como resultado es que cuando hay inflamación, también se desencadena una respuesta muscular en el área vulvar.

Los músculos que rodean la zona inflamada se contraen, esta reacción genera un dolor que determina, como acción defensiva, la contracción vaginal.

Dada la proximidad a la uretra, estas mujeres que padecen vulvodinia también sufren de cistitis poscoital recurrente, es decir, estas mujeres se quejan de cistitis uno o dos días después de la relación sexual porque la dislocación del piso pélvico conduce a un trauma en la uretra y en consecuencia se produce cistitis.

También se debe evaluar el contexto familiar.

Un estudio ha demostrado que las mujeres con vulvodinia tienen antecedentes de padres diabéticos.

Entonces se debe investigar la diabetes en la familia y en el propio paciente porque es un hecho conocido que el aumento de la glucemia, es decir, la condición de diabetes o prediabetes, también aumenta las infecciones por cándida en las mujeres.

De hecho, se ha visto que en mujeres que presentan candidiasis recurrente, tres episodios seguidos, y no tratados adecuadamente, tienen una alta probabilidad de desarrollar vulvodinia.

Finalmente, los problemas gastrointestinales no deben pasarse por alto en las mujeres.

En definitiva, está claro que la paciente que padece este trastorno debe ser investigada en 360 grados y no puede ser 'solo' el ginecólogo el que atienda a la paciente sino que se necesita un abordaje multidisciplinar.

– Y para dar un abordaje multiespecialista, ¿existen equipos y rutas ad hoc que atiendan a las pacientes que padecen vulvodinia?

Debe haber equipos multidisciplinarios para cuidar al paciente.

Es claro que el primer abordaje es el ginecólogo quien, a través de un examen objetivo, descarta causas secundarias.

Esto se debe a que el diagnóstico de vulvodiania, recalquémoslo, se hace por exclusión de otras patologías como úlceras, herpes, por ejemplo, que pueden afectar el aspecto de la vulva.

Sólo más tarde el ginecólogo puede utilizar la 'prueba del hisopo', que es sugerente, es decir, provoca un dolor agudo en la zona vulvar cuando se toca en puntos específicos con un bastoncillo de algodón húmedo.

Tras el diagnóstico del ginecólogo, se debe estudiar a la paciente en busca de otros factores de riesgo y antecedentes familiares, como se ha comentado anteriormente.

También se debe considerar la posible presencia de laceraciones que puedan afectar la zona vulvar, también lamentablemente como consecuencia del abuso sexual.

Y no excluimos la vulvodinia si la mujer sufre de enfermedad celíaca'.

¿HAY UNA CURA? MEJOR HABLAR DE ESTRATEGIAS

– ¿Existe cura para la vulvodinia? ¿Qué estrategias son útiles en la vida cotidiana?

Lo que sugiero a mis pacientes es seguir unas normas de higiene correctas, elegir jabones sin perfume para la limpieza, usar calzoncillos blancos de algodón, evitar la actividad física que puede provocar traumatismos en la región vulvar, tratar la vulvodinia con medicación si hay candidiasis .

El abordaje farmacológico clásico de la vulvodinia está ligado a fármacos que 'prestamos' a neurólogos y psiquiatras que son la amitriptilina que es un antidepresivo.

Cabe aclarar que el ginecólogo no receta este fármaco porque la paciente esté deprimida, sino porque la sustancia reduce la inflamación, que es la causa de muchas patologías.

También tenemos la posibilidad de utilizar fármacos antiepilépticos, que tienen la capacidad de reducir la transmisión del dolor y así ayudar a paliar el dolor producido por la vulvodinia.

Estudios recientes también han demostrado que otros medicamentos más simples, como el ácido alfa lipoico, la vitamina D y los probióticos, son útiles en el tratamiento de la vulvodinia.

También es recomendable utilizar un enfoque holístico, y por lo tanto luz verde a la acupuntura, la osteopatía y proponer una dieta antiinflamatoria que incluya una buena cantidad de omega 3, verduras de hoja verde, una ingesta adecuada de carbohidratos y dentro de esta categoría para favorecer las de bajo contenido en gluten, que son antiinflamatorias y no solo para celíacos.

Lea también:

Emergency Live Aún más… Live: Descargue la nueva aplicación gratuita de su periódico para IOS y Android

Candida Albicans y otras formas de vaginitis: síntomas, causas y tratamiento

Varicocele pélvico: qué es y cómo reconocer los síntomas

Fuente:

Agencia Dire

Puede que también te guste