Tiroiditis de Hashimoto: que es y como tratarla

¿Cuáles son los mecanismos que causan la tiroiditis de Hashimoto? Es una enfermedad autoinmune que puede tratarse, incluso durante el embarazo.

“Doctor, tengo tiroides, la japonesa”. A muchos endocrinólogos les ha ocurrido escuchar esta frase en la clínica.

Uno podría sonreír si las palabras del paciente no expresan preocupación por una enfermedad con un nombre tan exótico y que afecta a un órgano que se considera tan importante.

Hablamos de la tiroiditis de Hashimoto, una enfermedad autoinmune muy común en la población, tanto que aproximadamente 1 de cada 20 personas la padece, con una marcada prevalencia en el sexo femenino (aproximadamente 9 de cada 10 casos).

¿Qué es la tiroiditis de Hashimoto?

La tiroiditis de Hashimoto es una inflamación crónica de la glándula tiroides, una pequeña glándula con forma de mariposa en la parte delantera de la cuello, causado por el propio sistema inmunológico de la persona.

Se trata, por tanto, de una enfermedad autoinmune, en la que el sistema inmunológico reacciona de forma anormal atacando y destruyendo los tejidos sanos del organismo, en este caso la glándula tiroides, reconociéndolos erróneamente como extraños.

Con frecuencia ocurre junto con otras enfermedades autoinmunes, por ejemplo:

  • vitiligo;
  • Artritis Reumatoide;
  • enfermedad celíaca;
  • lupus.

¿Qué le pasa a la tiroides?

El tejido tiroideo está formado por folículos, pequeños sacos que contienen coloide, una sustancia similar a un pegamento de la que las células tiroideas extraen las hormonas tiroideas reales, es decir, T4 y, en menor medida, T3.

Bajo el microscopio, este tejido se asemeja a los adoquines de las calles de nuestros pueblos medievales: variado y armonioso.

En el caso de la tiroiditis, en cambio, se ven muchos linfocitos, los glóbulos blancos, células pequeñas todas idénticas y dispuestas en bloques compactos, infiltrando los folículos tiroideos, destruyéndolos y arruinando la estructura y función de la glándula.

Factores que promueven la tiroiditis de Hashimoto

Como suele ocurrir con este tipo de enfermedad, también hay antecedentes familiares importantes.

No es raro que los padres, abuelos y hermanos se vean afectados.

Otro factor que contribuye a la enfermedad es la falta de yodo, elemento esencial para el buen funcionamiento de la glándula tiroides.

En zonas geográficas con bajo aporte de yodo, este tipo de tiroiditis es más frecuente.

Sin embargo, paradójicamente, prosigue el especialista, incluso el exceso favorece la enfermedad, como en el caso de:

  • alto consumo de algas
  • tomando medicamentos como la amiodarona (un medicamento antiarrítmico).

Finalmente, la tiroiditis de Hashimoto es particularmente frecuente en personas con síndrome de Down y en mujeres jóvenes, especialmente con la aparición de:

  • cansancio
  • declive del estado de ánimo;
  • estreñimiento.

Quien hace el diagnostico

A menudo ocurre el primer signo de enfermedad.

  • en cirugías de médicos generales;
  • especialistas que tratan principalmente a pacientes femeninas, como ginecólogos;
  • por especialistas que tratan enfermedades autoinmunes, como reumatólogos y alergólogos.

También es cada vez más común que la tiroiditis se diagnostique después de los paquetes de chequeos clínicos generales.

Se suele consultar al endocrinólogo, especialista en el tratamiento de la enfermedad tiroidea, para la evaluación clínica y el diagnóstico definitivo.

Pruebas para detectar la tiroiditis de Hashimoto

La tiroiditis de Hashimoto puede ser diagnosticada de forma ambulatoria por el especialista, que primero realiza un examen del cuello.

En la mayoría de los casos, en el caso de la enfermedad, aparece la glándula tiroides.

  • aumentado de tamaño
  • con una consistencia desigual;
  • irregular al tacto.

Posteriormente, si aún no se ha realizado, el especialista puede solicitar pruebas para comprobar la TSH, la hormona que indica la función tiroidea.

Medición de anticuerpos 'antitiroideos'

Además, se miden los valores de anticuerpos anti-tiroglobulina (AbTG) y anti-tiroidoperoxidasa (AbTPO), los llamados anticuerpos “anti-tiroideos” producidos anormalmente por el sistema inmunológico y responsables de la aparición de la enfermedad.

A menudo son decenas de veces superiores al límite máximo normal.

Ultrasonido de tiroides

También se puede requerir una ecografía de la glándula tiroides para el diagnóstico. Esto suele mostrar una glándula inflamada y muy vascularizada.

La presencia de nódulos tiroideos reales, por otro lado, no debe estar relacionada con la tiroiditis.

Hipotiroidismo de Hashimoto

La aparición de la enfermedad, en sus primeras etapas, no conduce a un mal funcionamiento de la tiroides.

Los valores de TSH son generalmente normales.

Solo cuando la glándula está claramente dañada por la inflamación, las hormonas tiroideas libres, T4 y T3, comienzan a disminuir.

Es en este punto que la historia de la tiroiditis se entrelaza con la del hipotiroidismo, una enfermedad en la que la glándula tiroides produce hormonas insuficientes.

Tipos de

Hasta la fecha, no existe un tratamiento específico real para la tiroiditis de Hashimoto.

Sin embargo, como en la mayoría de los casos la enfermedad produce hipotiroidismo, el tratamiento implica tomar hormona tiroidea (levotiroxina), que a menudo se toma de forma permanente.

Si se toma en las dosis adecuadas, según las necesidades del individuo, no tiene efectos secundarios, ya que es similar a la hormona tiroidea natural.

El seguimiento terapéutico, que generalmente debe realizarse una vez al año, también es útil para mantener bajo control el avance de la enfermedad.

Tiroiditis de Hashimoto y embarazo

Por último, se debe prestar especial atención a las mujeres que padecen tiroiditis y desean ser madres, ya que a menudo les asusta el hecho de que no podrán hacer frente al embarazo y que la enfermedad pueda comprometer la salud del niño.

Cabe decir en este punto que esta enfermedad no es en sí misma una contraindicación.

Muchos pacientes diagnosticados con tiroiditis tienen una función tiroidea normal o mínimamente alterada y, si son asintomáticos, generalmente no requieren tratamiento.

Sin embargo, es esencial que las mujeres que intentan tener hijos se sometan a un control regular, ya que la afección puede convertirse en hipotiroidismo con el tiempo.

Además, para que el embarazo se desarrolle de manera segura, las pruebas de función tiroidea deben ser normales, tanto durante como sin la terapia hormonal.

En el transcurso del embarazo, también es fundamental que los controles sean más frecuentes, especialmente en el primer trimestre, cuando el embrión aún no ha desarrollado su propia tiroides.

Finalmente, es esencial tranquilizar a las mujeres con tiroiditis de Hashimoto que están tratando de tener un bebé sobre la posibilidad de que su enfermedad también dañe la tiroides del feto.

Con chequeos regulares antes y durante el embarazo y un tratamiento adecuado, es posible limitar el riesgo de estas complicaciones.

Lea también:

Embarazo: ¿Qué le sucede a tu cabello durante y después del parto? Respuestas de expertos

Manejo quirúrgico de la vía aérea defectuosa: una guía para la cricotirotomía precutánea

Fuente:

GDS

Puede que también te guste