Alergias respiratorias o alimentarias: ¿que es el Prick Test y para que sirve?

Las pruebas de punción se realizan para diagnosticar alergias respiratorias o alimentarias utilizando extractos de alérgenos purificados en viales. Cada vial contiene una solución con un solo alérgeno.

Pero, ¿cómo se realiza la prueba de punción? ¿Y cuál es el mejor momento para realizarlo?

¿Qué es una prueba de punción?

La prueba de punción es un examen alergométrico de primer nivel que se utiliza para identificar los posibles culpables de una alergia respiratoria (causada, por ejemplo, por polen, pelo de animales, ácaros del polvo o moho) o una alergia alimentaria.

La elección de los alérgenos que se van a analizar se basa en el historial médico informado por el paciente.

Si se sospecha una alergia respiratoria, se prescriben pruebas de punción en personas con síntomas persistentes o estacionales que sugieran asma y oculorrinitis.

Sin embargo, en el caso de una sospecha de alergia alimentaria, se prescribe una prueba de punción cuando un paciente experimenta síntomas como picazón, enrojecimiento, hinchazón de los labios, hinchazón de la cavidad oral, urticaria, angioedema, asma, oculorinitis, trastornos gastrointestinales y, en las situaciones más graves, shock anafiláctico.

Para una prueba de punción exitosa, es aconsejable suspender cualquier tratamiento con antihistamínicos durante 7 días antes de la prueba. La prueba de punción es una prueba rápida, segura e indolora.

Cómo se realiza la prueba de punción

La piel del antebrazo se pone en contacto con un alérgeno y luego se pincha ligeramente con una lanceta desechable.

Luego se espera un período de 15 a 20 minutos, después de lo cual se evalúa la reacción cutánea obtenida en cada alérgeno posicionado para la prueba.

El resultado de la prueba se considera positivo si, en el punto en el que el alérgeno específico se ha puesto en contacto con la piel, hay una ligera hinchazón de la piel y un ligero picor, similar a lo que ocurre si le pica un mosquito.

El médico especialista evaluará la fiabilidad de la prueba cuando se realice sobre la base de la reacción cutánea a la histamina, la sustancia utilizada para el control.

Cuando realizar la prueba de punción

La prueba de punción se puede realizar en cualquier época del año, sin una época preferida del año.

Es un error pensar que los pacientes con síntomas respiratorios por una posible causa alérgica (como rinitis, conjuntivitis y asma) que aún no han sido investigados deban esperar hasta el final de la temporada en la que se desarrollaron los síntomas.

Por el contrario, si se sospecha de alergias respiratorias, se debe realizar una prueba de punción lo antes posible para que el especialista pueda diagnosticar la alergia y recomendar el tratamiento más adecuado.

Lo mismo se aplica a las alergias alimentarias. Si sospecha de una alergia alimentaria, es fundamental que se ponga en contacto con un alergólogo lo antes posible y busque el consejo de un especialista competente sin embarcarse en dietas que puedan resultar peligrosas para su salud o toparse con pruebas diagnósticas que no sean científicamente válidas.

En algunos casos, sin embargo, la prueba de punción debe retrasarse durante algún tiempo para que sea confiable.

Este es el caso, por ejemplo, si se utilizan antihistamínicos, se utilizan esteroides tópicos, la piel no está intacta o hay un dermografismo marcado.

En tales casos, el especialista puede considerar realizar un tipo diferente de prueba, la prueba RAST, en la que se busca IgE específica tomando una muestra de sangre.

Una prueba segura a cualquier edad

La prueba se realiza en pacientes de todas las edades, incluidos niños menores de 3 a 4 años.

Es una prueba que se puede repetir a lo largo de la vida porque, con el desarrollo del sistema inmunológico y los cambios en la exposición ambiental, los individuos alérgicos pueden cambiar el resultado de su positividad cutánea.

El prick test, por tanto, es una importante herramienta que permite al alergólogo realizar el diagnóstico adecuado y valorar las mejores terapias adaptadas a las necesidades de cada paciente.

Lea también:

Ozonoterapia: qué es, cómo funciona y para qué enfermedades está indicada

Alergias a medicamentos: ¿Cuáles son los síntomas y cómo se diagnostican?

Fuente:

Humanitas

Puede que también te guste