Tiroides: 6 cosas que debes saber para conocerla mejor

Cada vez con más frecuencia, escuchamos sobre personas con problemas de tiroides, que están en terapia de reemplazo de hormona tiroidea o que pueden tener nódulos que deben controlarse con el tiempo o un bocio pronunciado.

1. ¿Qué es la glándula tiroides y para qué sirve?

Es una glándula endocrina, lo que significa que produce hormonas.

Se encuentra en la base frontal del cuello y secreta hormona, que:

  • participa en la regulación de gran parte del metabolismo;
  • es esencial para el crecimiento del cuerpo y el desarrollo del sistema nervioso.

Es por ello que su nivel circulante debe ser óptimo desde el inicio del embarazo y debe permanecer así durante toda la vida de la sujeto, desde el nacimiento.

2. ¿Qué es la TSH?

La TSH es una hormona producida por una glándula endocrina en la base del cerebro llamada glándula pituitaria, que es en gran parte responsable de controlar la producción de hormonas por la glándula.

Si la glándula produce muy poca hormona, la TSH aumenta para estimular la glándula para que produzca más hormona; sin embargo, si se produce demasiada hormona, limita su producción.

3. Tiroiditis: enfermedades de la tiroides

Las enfermedades que pueden afectar con frecuencia a la glándula son autoinmunes: enfermedades que producen autoanticuerpos (anticuerpos producidos contra el propio cuerpo) que dañan la tiroides y conducen a

  • hipotiroidismo, cuando la tiroides funciona mal y el primer síntoma suele ser el cansancio;
  • hipertiroidismo, cuando la glándula está sobreestimulada y produce una cantidad excesiva de hormona, en cuyo caso hay una aparición inicial de nerviosismo, palpitaciones y temblores.

Estas enfermedades se denominan tiroiditis porque están asociadas con la inflamación de la glándula tiroides.

La tiroiditis que con mayor frecuencia conduce al hipotiroidismo es la tiroiditis de Hashimoto, que puede ocurrir hasta en el 15% de las mujeres y en el 5% de los hombres.

La enfermedad de Basedow, por otro lado, da lugar al hipertiroidismo.

También existen otras formas de tiroiditis y otras enfermedades de la tiroides que pueden alterar la producción de hormona tiroidea.

4. Bocio de tiroides

El bocio tiroideo, o un bocio en la mitad del cuello, es el agrandamiento de la glándula y puede estar presente tanto en el hipertiroidismo como en el hipotiroidismo.

Puede afectar a toda la glándula o solo a parte de ella, debido a uno o más nódulos tiroideos.

Estos nódulos son bastante comunes y deben ser estudiados por un endocrinólogo.

El dato tranquilizador es que menos del 0.5% de los nódulos son malignos y cabe señalar que el cáncer de tiroides casi siempre es curable.

5. Cuándo revisar su tiroides

Se realiza una evaluación de la glándula como examen de detección al nacer.

Debe realizarse antes del embarazo y luego a lo largo de los 9 meses.

Los controles deben realizarse periódicamente, especialmente en:

  • individuos con antecedentes familiares de enfermedad;
  • personas que padecen manifestaciones autoinmunes, como vitiligo, diabetes tipo 1 y enfermedades autoinmunes en general.

6. Yodo y tiroides

La hormona tiene el yodo como elemento fundamental y el organismo debe tener garantizado un aporte nutricional constante de este elemento.

A menudo, este elemento es insuficiente, por lo que utilizar sal yodada para condimentar los alimentos, comer ciertos alimentos (como pescado, mariscos, algas y huevos) o ir a la playa puede ayudar y compensar parcialmente su deficiencia.

Además de la terapia de sustitución, que debe mantenerse, las pequeñas medidas de estilo de vida pueden ayudar.

Lea también:

Nódulo tiroideo: señales que no deben subestimarse

Tiroiditis de Hashimoto: qué es y cómo tratarla

Fuente:

GSD

Puede que también te guste