Varicocele: ¿que es y cuales son los síntomas?

Aproximadamente el 15% de la población masculina adulta (uno de cada 8 hombres) padece varicocele, una de las enfermedades más frecuentes del aparato reproductor masculino.

Varicocele: una hinchazón anormal de las venas de los testículos.

Cuando hablamos de varicocele, una de las enfermedades más comunes del aparato reproductor masculino, nos referimos a una hinchazón anormal de las venas del testículo, provocada por un reflujo patológico de sangre desde la vena renal izquierda al testículo.

El reflujo provoca un aumento de la presión en las venas del cordón espermático y su dilatación, y eleva la temperatura dentro de la bolsa escrotal.

Normalmente, una temperatura ligeramente inferior a la temperatura interna es fundamental para el buen funcionamiento de los testículos, ya que los testículos están ubicados en un saco fuera del abdomen (escroto).

Las venas varicosas grandes en el escroto actúan como un "radiador" y pueden causar una reducción en el número y la calidad de los espermatozoides, comprometiendo así la fertilidad masculina.

Los varicoceles ocurren principalmente durante la pubertad y afectan el testículo izquierdo en el 95% de los casos.

¿Cómo se manifiesta un varicocele?

La enfermedad suele ser asintomática, pero puede manifestarse como una sensación de pesadez en la zona, especialmente después de la actividad física.

Otros síntomas atribuibles al varicocele pueden ser: dolor en el testículo afectado, aumento de la dilatación de las venas - que se vuelven palpables y visibles - a nivel testicular, descenso del testículo afectado en comparación con el otro.

Diagnóstico de varicocele

Para diagnosticar un varicocele, es fundamental un examen por parte de un especialista.

Los exámenes que pueden ser necesarios incluyen una ecografía testicular con Doppler de los vasos espermáticos para determinar la extensión del reflujo y un espermiograma para estimar una posible disminución de la fertilidad.

Es fundamental que el varicocele se diagnostique temprano para evitar comprometer la fertilidad y la salud del testículo afectado, ya que las personas jóvenes están teniendo hijos más tarde que hace algunas décadas y los problemas pueden aumentar.

Las opciones de tratamiento

Se pueden utilizar varias técnicas quirúrgicas y radiológicas para corregir un varicocele.

La operación consiste en una pequeña incisión sub-inguinal, a través de la cual se exteriorizan y esclerotizan las varices de forma anterógrada (es decir, de abajo hacia arriba).

El procedimiento es indoloro y se puede realizar bajo anestesia local o sedación profunda.

En comparación con otras técnicas, este procedimiento reduce el riesgo de recurrencia y acorta el tiempo operatorio (10-15 minutos), la estancia hospitalaria (2 horas) y la recuperación física (2 días para volver al trabajo, 7 días para la actividad física intensa).

Lea también:

Fertilidad masculina: la solución se puede encontrar en los aminoácidos

Cáncer de vejiga: síntomas y factores de riesgo

Fuente:

Humanitas

Puede que también te guste