¿Cuáles son los síntomas de la enfermedad celíaca en adultos y niños?

La enfermedad celíaca es una enfermedad común, pero que se manifiesta con síntomas que no siempre son fáciles de detectar. Muchas personas padecen esta enfermedad, y en muchos casos sin saberlo. Pero, ¿cómo detectarlo? ¿Cuáles son los síntomas de la enfermedad celíaca en adultos y niños?

¿Qué es la condición celíaca?

La celiaquía es una condición autoinmune caracterizada por una respuesta inflamatoria que afecta a ciertos individuos genéticamente predispuestos cuando consumen el complejo proteico del gluten, contenido en ciertos cereales o elementos contaminados por ellos.

El gluten, y en particular una sustancia que contiene, la gliadina, activa el sistema inmunitario, que actúa produciendo anticuerpos y atacando por error a la mucosa del intestino.

Esto conduce a inflamación y daño a la mucosa intestinal, que varía de un individuo a otro, incluida la atrofia (es decir, la reducción) de los 'vili', los crecimientos en forma de dedos necesarios para la absorción de nutrientes de los alimentos.

Su atrofia conduce a deficiencias de nutrientes y malabsorción.

¿A qué edad se manifiesta la condición celíaca?

La condición celíaca no siempre se desarrolla en individuos genéticamente predispuestos.

Sin embargo, cuando la enfermedad ocurre, puede ocurrir a cualquier edad, debido a una combinación de factores, algunos de los cuales aún no se han identificado.

Enfermedad celíaca: las causas

Las causas de la condición celíaca, como se indicó, no se conocen por completo, pero se cree que es una combinación de factores, que incluyen

  • predisposición genética y familiaridad, especialmente en el primer grado de parentesco (padres, hijos, hermanos) ya que algunas variaciones en los genes implicados en el desarrollo de la enfermedad pueden transmitirse a la descendencia;
  • factores ambientales tales como infecciones del sistema digestivo (rotavirus, etc.);
  • Enfermedades autoinmunes como diabetes, trastornos de la tiroides, etc.: según datos del ISS, estas pueden aumentar el riesgo de desarrollar la enfermedad celíaca hasta 10 veces en comparación con la población general.

Síntomas de la enfermedad celíaca

Los síntomas de la enfermedad celíaca varían mucho, dependiendo de la gravedad de la condición, y en algunos casos puede incluso no haber manifestaciones clínicas.

El primer síntoma, entendido como el más común de la forma típica de la enfermedad, es la diarrea, provocada por la incapacidad del cuerpo inflamado para absorber completamente los nutrientes.

Síntomas de la enfermedad celíaca en adultos

Aparte de la diarrea, los otros síntomas característicos de la enfermedad celíaca que se pueden detectar en adultos son principalmente

  • distensión abdominal
  • meteorismo
  • pérdida de peso;
  • deshidratación

Síntomas de la enfermedad celíaca en niños

En lo que respecta a los niños, la celiaquía (que, si presenta manifestaciones clínicas, puede presentarse con los mismos síntomas que los adultos) y la malabsorción de nutrientes pueden alterar la curva de desarrollo del niño con consecuencias que, en ocasiones, son signos reveladores de la enfermedad. tal como:

  • crecimiento y desarrollo puberal más lentos;
  • baja estatura;
  • bajo peso
  • desarrollo incompleto o reducción del esmalte dental (hipoplasia);
  • raquitismo, es decir, mineralización reducida de los huesos, haciéndolos más frágiles y por lo tanto más susceptibles a deformidades y fracturas;
  • letargo, es decir, una sensación de somnolencia constante, falta de energía y agotamiento profundo.

Síntomas atípicos de la condición celíaca

La celiaquía, sin embargo, se presenta cada vez más en formas atípicas, con síntomas puramente extraintestinales que dificultan su identificación, como por ejemplo

  • cansancio severo y persistente (astenia);
  • dificultad para concentrarse
  • anemia;
  • pérdida de cabello constante y generalizada (alopecia);
  • úlceras recurrentes y úlceras bucales;
  • dolor abdominal frecuente;
  • episodios repetidos de vómitos;
  • dolor de cabeza;
  • disfunción del ciclo menstrual, infertilidad o aborto espontáneo;
  • sensación de entumecimiento y hormigueo en las extremidades periféricas (manos y pies) con ataxia, es decir, una pérdida progresiva de la capacidad de coordinar los músculos y su actividad.

Enfermedad celíaca y síntomas cutáneos: dermatitis herpetiforme

En algunas personas, en lugar de la clásica inflamación intestinal, la enfermedad celíaca puede dar lugar a lo que comúnmente se conoce como 'enfermedad celíaca cutánea', cuyo nombre científico es dermatitis herpetiforme de Duhring o dermatitis polimorfa dolorosa de Brocq.

La dermatitis herpetiforme se caracteriza por ampollas con comezón que se desarrollan con frecuencia en los codos y las rodillas, pero también pueden aparecer en cualquier área de la piel, como las axilas, el cuero cabelludo, etc.

Otras formas de la condición celíaca

Para completar el cuadro de la celiaquía como una enfermedad bastante compleja, además de formas con síntomas típicos y formas con síntomas atípicos existen otras:

  • Enfermedad celíaca silente: la enfermedad está presente, es decir, las vellosidades intestinales están atrofiadas, pero no se manifiestan síntomas. En este caso, considerando una predisposición de los familiares de primer grado de celíacos a desarrollar la enfermedad de alrededor de un 15% más que la población general, si existen casos de celíacos en una relación cercana sería recomendable realizar pruebas diagnósticas.
  • Celíaco latente: el paciente tiene un diagnóstico positivo para la enfermedad, pero presenta una mucosa intestinal normal, sin atrofia de las vellosidades, con alteraciones que tenderán a desarrollarse con el paso de los años.
  • Potencial celíaco: en individuos que tienen una predisposición genética, y por tanto tienen riesgo de desarrollar la enfermedad con la consiguiente atrofia de las vellosidades y malabsorción, pero aún dan negativo en las pruebas diagnósticas realizadas y presentan una mucosa intestinal normal.

Enfermedad celíaca y aumento de peso

También se escucha a menudo que la enfermedad celíaca está relacionada con el aumento de peso, pero no se ha demostrado ninguna correlación.

El metabolismo puede estar ralentizado por la enfermedad de la tiroides, que puede ser la causa de la condición celíaca, y al mismo tiempo puede ser posible aumentar de peso después de que se haya detectado la condición celíaca y se haya eliminado la causa de la malabsorción.

Sensibilidad al gluten y enfermedad celíaca

Los síntomas típicos y atípicos de la enfermedad celíaca, mencionados anteriormente, también pueden ocurrir en individuos con un diagnóstico negativo de la enfermedad y una mucosa intestinal normal.

En este caso hablamos de sensibilidad al gluten simple, es decir, una intolerancia que, al igual que la celiaquía, varía en intensidad de persona a persona, pero que, a diferencia de la celiaquía que es de por vida, puede resolverse por completo tras la suspensión del gluten durante 1 -2 años.

El sistema inmunológico de las personas con sensibilidad al gluten reacciona a las pocas horas de comer gluten, lo que se percibe como una amenaza, mientras que en la enfermedad celíaca la reacción y el daño pueden ocurrir después de un período de acumulación de meses o incluso años.

La sensibilidad al gluten es unas 6 veces más común que la enfermedad celíaca, pero hasta la fecha no existen pruebas para detectarla con precisión.

La única alteración inmunológica que se puede encontrar en pacientes con sensibilidad al gluten es un análisis de sangre positivo para ciertos anticuerpos (AGA de primera generación, clase IgG, más raramente clase IgA), que se encuentran positivos en el 40-50% de los pacientes con esta condición. .

A nivel genético, la Sensibilidad al Gluten es positiva para determinados marcadores genéticos (para HLA-DQ2 y/o DQ8) en aproximadamente el 50% de los casos, frente al 99% de los celíacos y el 30% de la población general.

Enfermedad celíaca, sensibilidad al gluten y síndrome del intestino irritable (SII)

Las personas que padecen hipersensibilidad al gluten (Gluten Sensitivity) presentan síntomas muy similares a los del Síndrome del Intestino Irritable (SII) como hinchazón y dolor abdominal, deposiciones irregulares, etc.

Por tanto, esta nueva entidad clínica, la Sensibilidad al Gluten, también puede incluir a algunos pacientes que pueden haber sido erróneamente considerados como portadores del síndrome del intestino irritable, hipocondríacos o con problemas psicológicos y ansioso-depresivos.

En cualquier caso, también hay que subrayar que la Sensibilidad al Gluten lamentablemente aún no es 'comprendida' por muchos especialistas que prefieren 'etiquetar' como portadores del síndrome del intestino irritable (a veces difícil de controlar) a las personas que en realidad padecen una sensibilidad al gluten ( más fácil de controlar).

¿Enfermedad celíaca o alergia al trigo?

Se trata de enfermedades diferentes porque, a diferencia de la celiaquía, la alergia al trigo puede desencadenarse no solo en la zona intestinal, sino que también puede afectar, por ejemplo, a las vías respiratorias, a la piel, además de provocar un shock anafiláctico en los casos más graves.

En el caso de una alergia al trigo, se debe evitar el consumo de trigo solo, mientras que hay muchos cereales que contienen gluten, como la avena, la cebada, el centeno, la espelta y el kamut.

En cualquier caso, para facilitar un diagnóstico diferenciado, se pueden realizar pruebas de detección de alergia al trigo mediante la presencia o ausencia de determinados anticuerpos de clase IgE y pruebas PRICK.

Complicaciones de la enfermedad celíaca

El diagnóstico erróneo o tardío y el consumo prolongado de alimentos que contienen gluten en celíacos pueden provocar diversas complicaciones, que incluyen

  • tumores y enfermedades intestinales: el riesgo de desarrollar neoplasias como el carcinoma intestinal y el linfoma no HodgKing, o la yeyunoalitis ulcerosa, que da lugar a la aparición de úlceras en la pared del intestino, aumenta con la edad;
  • enfermedades que afectan: sistema nervioso central y periférico; sistema cardiovascular; sistema endocrino; hígado; piel;
  • atrofia del bazo y función reducida del bazo (hipoesplenismo) con una mayor susceptibilidad a la infección;
  • intolerancia a la lactosa, que suele resolverse, sin embargo, unos meses después de iniciar la dieta sin gluten;
  • persistencia de los síntomas: en menos del 1% de los casos, los síntomas y la inflamación no se resuelven incluso después de eliminar el gluten de la dieta, con la aparición, por ejemplo, de esprue colagenoso, una inflamación benigna crónica del intestino caracterizada por diarrea y heces acuosas .

Diagnóstico

El diagnóstico de la enfermedad celíaca se realiza mediante análisis de sangre y una biopsia duodenal.

Evidentemente, estas exploraciones deben realizarse cuando el paciente sigue una dieta sin gluten.

Los análisis de sangre.

Los análisis de sangre se utilizan para determinar el nivel de ciertos anticuerpos producidos por el sistema inmunitario cuando el gluten se percibe como una sustancia nociva:

  • antitransglutaminasa (de la clase IgA);
  • antiendomisio (EMA) y antigliadina (AGA), reemplazando y/o complementando a las antitransglutaminasas.

Biopsia intestinal

Si la muestra de sangre es positiva, se suele realizar una biopsia duodenal durante la esófago-gastro-duodenoscopia para evaluar el estado de las vellosidades intestinales (que luego se examinan al microscopio para ver si hay o no signos de la enfermedad).

Según las guías más recientes, la biopsia puede evitarse en niños y adolescentes con valores elevados de anticuerpos (más de 10 veces el valor basal) y síntomas típicos de la enfermedad.

la prueba genetica

Cuando la dosificación de anticuerpos, la biopsia duodenal y los síntomas no arrojan resultados claros, se realiza una prueba genética mediante un examen de ADN.

Este procedimiento detecta si estás predispuesto a la enfermedad a través de la presencia de los genes HLA-DQ2 y HLA DQ8.

Ser positivo en el test genético no significa que seas celíaco, pero sí que tienes más probabilidades de desarrollar la enfermedad celíaca que la población general.

Una prueba genética negativa, por otro lado, hace que sea muy poco probable que el paciente desarrolle la enfermedad celíaca.

Una vez que se ha confirmado el diagnóstico de enfermedad celíaca, se deben realizar controles a lo largo del tiempo para evaluar el estado de inflamación, incluida la malabsorción, la anemia y la salud ósea.

Tratamiento de la enfermedad celíaca

Hasta la fecha, la única cura para la enfermedad celíaca es una dieta completamente libre de gluten, cuidando no solo de evitar los cereales que contengan gluten, sino también los alimentos que puedan estar contaminados con él o que lo contengan como aditivo.

La dieta sin gluten en sí misma no conlleva carencias nutricionales, pero es necesario seguir una dieta equilibrada rica en frutas y verduras, pudiendo ser recomendable consultar a un nutricionista para desarrollarla.

Lea también:

Emergency Live Aún más… Live: Descargue la nueva aplicación gratuita de su periódico para IOS y Android

Las bacterias intestinales de un bebé pueden predecir la obesidad en el futuro

Pediatría / Enfermedad celíaca y niños: ¿Cuáles son los primeros síntomas y qué tratamiento se debe seguir?

Enfermedad celíaca: cómo reconocerla y qué alimentos evitar

Síntomas de la enfermedad celíaca: ¿cuándo consultar a un médico?

Enfermedad Celíaca: Síntomas Y Causas

Fuente:

GSD

Puede que también te guste