¿Qué es CAR-T y cómo funciona CAR-T?

CAR-T es una terapia innovadora en el campo de la oncohematología, que ofrece la posibilidad de curar a pacientes con linfoma no Hodgkin o leucemia linfoblástica que han recaído tras una o varias terapias convencionales

La terapia se basa en los linfocitos T, un tipo particular de glóbulo blanco encargado de defender el organismo contra las enfermedades (se les considera los “soldados” de nuestro sistema inmunitario).

En pacientes con este tipo de cáncer de la sangre, sin embargo, los linfocitos no son capaces de garantizar su propia capacidad de defensa inmunológica.

¿Cómo funcionan los CAR-T?

CAR-T requiere una preparación compleja que comienza con la extracción de células de la sangre del paciente.

Luego, estas células se separan del resto de las células sanguíneas y del plasma mediante una técnica llamada aféresis, que permite la recolección de los linfocitos del propio paciente.

A continuación, los linfocitos se envían a los laboratorios responsables del proceso de ingeniería, siguiendo un estricto protocolo de control de calidad.

Una vez en el laboratorio, se introduce en los linfocitos el CAR (Chimeric Antigen Receptor) capaz de reconocer células tumorales: los CAR-T así obtenidos expresan en su superficie el receptor que detecta el antígeno CD 19, una proteína característica de las células de linfoma.

El procedimiento toma alrededor de 3 a 4 semanas, después de lo cual los linfocitos CAR-T pueden infundirse en el torrente sanguíneo del paciente para atacar y destruir las células cancerosas.

¿Cuáles son los beneficios de CAR-T?

La terapia CAR-T ofrece a los pacientes con linfomas agresivos y recurrentes una oportunidad adicional para tratar de controlar la enfermedad, con un aumento significativo en la supervivencia y una posibilidad de curación en alrededor del 40 % de los casos.

Sin embargo, no todos los pacientes pueden ser candidatos para esta terapia y no en todos los pacientes CAR-T traerá los resultados deseados.

Por ello, es muy importante contar con centros especializados donde los pacientes sean seleccionados adecuadamente, teniendo en cuenta la correcta relación riesgo/beneficio.

¿Los CAR-T son dolorosos o peligrosos?

La infusión de CAR-T no es dolorosa y se realiza durante un tratamiento preparatorio de una semana en el hospital.

Durante los primeros días después de la infusión, los pacientes son monitoreados para detectar cualquier efecto secundario en una etapa temprana, como cambios en la temperatura, presión arterial, oxigenación o alteración del estado neurológico.

Las complicaciones se identifican y tratan con éxito en la mayoría de los casos, con la ayuda de neurólogos y anestesistas experimentados.

Algunos pacientes requieren cuidados intensivos durante unos días.

¿Qué pacientes son elegibles para la terapia CAR-T?

La terapia CAR-T está indicada en los siguientes casos

  • pacientes con linfoma difuso de células B grandes (DLBCL) en recaída o refractario después de dos o más líneas de terapia;
  • Pacientes pediátricos y adultos jóvenes de hasta 25 años de edad con leucemia linfoblástica aguda de células B refractaria, en recaída postrasplante o en segunda o más recaídas
  • pacientes con linfoma primario de células B grandes del mediastino (PMBCL);
  • pacientes con linfoma de células B grandes relacionado con el virus de Epstein-Barr en recaída o refractarios a dos o más líneas de terapia.

Seguimiento

El paciente es reevaluado para el estado de la enfermedad por medio de una exploración PET, después de treinta días, tres y seis meses.

¿Hay algún requisito de preparación?

Los pacientes se someten a exámenes de laboratorio e instrumentales antes de programar la terapia para evaluar su idoneidad.

Lea también:

Linfoma: 10 campanas de alarma que no deben subestimarse

Linfoma no Hodgkin: síntomas, diagnóstico y tratamiento de un grupo heterogéneo de tumores

CAR-T: una terapia innovadora para los linfomas

Fuente:

Humanitas

Puede que también te guste