Timor Leste: una nueva enfermería para el orfanato de Laga. La idea de sor Alma, monja y doctora

Timor Leste, una enfermería para las niñas de Laga: oriunda de Lecco, monja misionera, que también es médica, trabaja en el orfanato y vive en el país del sudeste asiático desde 1992.

El orfanato de Laga da la bienvenida a más de 100 niñas y con sus historias testifica la evolución de Timor del Estees sociedad: si hace años acogía principalmente a hijos de guerrilleros, comprometidos con “luchar en la selva por la independencia”, ahora acoge a quienes viven nuevas críticas, con un aumento de denuncias de casos de violencia intrafamiliar. Hermana Alma Castagna, natural de Lecco, responsable de Timor Oriental de las Hijas de María Auxiliar (Figlie di Maria ausiliatrice), orden femenina de los Salesianos de Don Bosco, habla de ella y de la nueva enfermería eso se va a realizar.

Doctora y monja misionera que trabaja en el orfanato de Timor Leste va a abrir una nueva enfermería

En estos 30 años ha sido testigo de la última fase de Dominación indonesia y la lucha por la liberación, que culminó con el referéndum de 1999 que sancionó oficialmente la independencia de Timor, un pequeño país ubicado en el extremo sur del sistema de islas que conforman Indonesia, a unos 600 kilómetros al norte de Australia.

La entrevista se realiza por teléfono, mientras que un enfermería está a punto de abrir en el orfanato de Laga, en el oriente del país.

Timor Leste, una enfermería construida por un médico, que también es monja, significa mucha más salud y vacunación para toda la comunidad. 

El proyecto, apoyado por la Fondazione Opera Don Bosco Onlus en Milán, servirá sobre todo “para garantizar el aislamiento de las niñas que presenten los primeros síntomas de la enfermedad”, explica sor Alma.

Una necesidad que ha existido desde mucho antes de la Emergencia COVID-19, que en Timor ha registrado hasta ahora solo 27 infecciones confirmadas.

"El El clima cálido y húmedo de Laga facilita el comienzo de bronquitis y enfermedades respiratorias”, Dice la hermana Alma, subrayando que hay otro problema:“ Muchas veces no conocemos la historia clínica de las niñas que vienen aquí, no sabemos si han sido vacunadas para algunas dolencias, nada.

En Laga hoy hay dos instalaciones, que acogen a 110 niñas y niñas de entre seis y 17 años. A unos pasos de ambos, hay dos colegios.

La hermana Alma dice: “Hay niñas que han perdido a ambos padres oa uno de los dos; a menudo las niñas que llegan a Laga no tienen madre. El misionero explica que “las muertes por parto siguen siendo generalizadas, también por la persistencia de prácticas tradicionales, como dar a luz en casa, muchas veces en ausencia de condiciones de higiene adecuadas.

Muchas veces son los abuelos quienes cuidan a las niñas pero, enfatiza la hermana Alma, “muchas veces no tienen la fuerza y ​​los recursos suficientes y nos las envían para hacer el ciclo de estudios. Según el misionero, están surgiendo nuevos factores que empujan a las niñas a buscar refugio en la instalación o acudir a los servicios sociales. “Los divorcios van en aumento”, dice la hermana Alma, “al igual que los informes de casos de violencia doméstica.

Una enfermería contra la tuberculosis, creciendo en la isla de Timor Leste

Un problema que afecta a la isla desde hace años es el de la tuberculosis. La hermana Alma lo trata como médica y conoce la situación: “En la década de 1990, una intervención masiva apoyada por Caritas Noruega logró mejorar la situación”, recuerda.

“Después de la independencia, sin embargo, el proyecto pasó a manos del Ministerio de Salud, hubo menos preparación y la gestión no fue tan eficaz.

Según la hermana Alma, el fin de la dominación indonesia, que también estuvo manchada por la violencia y el abuso de poder que llevaron a las Naciones Unidas a intervenir, fue una conquista.

Numerosos, sin embargo, fueron los nuevos problemas.

“Esta es una democracia todavía muy frágil”, dice el misionero, que denuncia la “falta de preparación política de los que hoy están en el poder.

Según el misionero, “no podía ser de otra manera porque Timor ha sufrido la dominación desde el siglo XVI, empezando por los portugueses, por lo que es normal que todavía le falte una estructura fuerte.

Según la hermana Alma, entonces, “queda un largo camino por recorrer”.

LEER EL ARTÍCULO ITALIANO

 

FUENTE

www.dire.it

Los comentarios están cerrados.