Anemia, deficiencia de vitaminas entre las causas.

La anemia ocurre cuando la cantidad de glóbulos rojos es insuficiente para transportar suficiente oxígeno para satisfacer las necesidades de los diversos tejidos y órganos del cuerpo.

Existen diferentes formas de este trastorno, cada una causada por diferentes factores, y la gravedad también puede variar mucho, desde un nivel bajo hasta más preocupante y grave.

En algunos casos, puede deberse a una deficiencia de vitamina hemoactiva, lo que conduce a una reducción de la producción de glóbulos rojos.

Las vitaminas relacionadas con este tipo de anemia son el ácido fólico y la vitamina B-12, que son necesarias para producir una cantidad adecuada de glóbulos rojos sanos que puedan transportar oxígeno desde los pulmones a todo el cuerpo.

Una deficiencia de vitamina C también puede tener un efecto sobre la producción de glóbulos rojos, desempeñando un papel en la absorción de hierro.

Anemia por deficiencia de vitaminas: que es y como remediarla

El folato y la vitamina B-12 son las vitaminas que pueden provocar anemia si presentan deficiencia por falta de ingesta o dificultad de absorción.

Después de aclarar que la ingesta de vitaminas es la causa de nuestra anemia, podemos intervenir con suplementos vitamínicos o incluso simples cambios en la dieta.

Entre las causas de la anemia por deficiencia de vitaminas, también conocida como anemia megaloblástica, la más común es la anemia por deficiencia de folato (o vitamina B-9), un nutriente que se encuentra principalmente en frutas y verduras de hoja verde.

La mayoría de los nutrientes de los alimentos se absorben en el intestino delgado. Aquellos con enfermedad del intestino delgado, como la enfermedad celíaca, o aquellos a quienes se les ha extirpado esta área del intestino pueden tener dificultades para absorber el folato o su forma sintética, el ácido fólico.

El alcohol también disminuye la absorción de esta vitamina y algunos medicamentos pueden interferir con la absorción de este nutriente.

Cómo saber si lo tiene: síntomas de anemia

Astenia, dificultad para respirar, mareos, tez apagada o amarillenta, latidos cardíacos irregulares, pérdida de peso, entumecimiento u hormigueo en manos y pies, debilidad muscular, posibles cambios de personalidad, inestabilidad motora y confusión mental con tendencia a olvidar lo que está sucediendo.

Todos estos son síntomas que pueden ser causados ​​por la anemia.

Las deficiencias de vitaminas generalmente se desarrollan lentamente durante varios meses o años, y los síntomas, que comienzan en forma silenciosa, aumentan a medida que empeora la deficiencia.

Factores de riesgo de anemia

En general, el riesgo de deficiencia de vitaminas aumenta cuando la dieta contiene pocas o ninguna fuente de vitaminas naturales, como carne, productos lácteos, frutas y verduras.

Los vegetarianos y veganos, que tampoco comen subproductos animales, pueden caer en esta categoría.

Cocinar los alimentos en exceso también puede causar deficiencias de vitaminas.

También existen algunos medicamentos o terapias que tienen los efectos no deseados de la malabsorción de vitaminas, como los medicamentos para la acidez y algunos medicamentos utilizados para tratar la diabetes tipo 2, que pueden interferir con la absorción de B-12. Los tratamientos utilizados para tratar el cáncer pueden interferir con el metabolismo del folato.

Los factores de riesgo para la anemia por deficiencia de vitamina B-12 incluyen trastornos endocrinos autoinmunes, como diabetes o enfermedad de la tiroides.

En este caso, los pacientes tienen más probabilidades de desarrollar un tipo específico de anemia por deficiencia de vitamina B-12, llamada anemia perniciosa.

Anemia, la prevención comienza con una dieta saludable

Como ocurre con la mayoría de las enfermedades y trastornos del cuerpo, una de las primeras formas de prevención de la anemia por deficiencia de vitaminas es una dieta saludable que incluya una amplia variedad de alimentos.

Los alimentos ricos en ácido fólico incluyen vegetales de hojas verdes, productos de granos enriquecidos como pan, cereales, pasta y arroz, frutas y jugos de frutas.

Los alimentos ricos en vitamina B-12 incluyen huevos, leche, queso y yogur, carnes rojas y blancas y mariscos.

Los alimentos ricos en vitamina C incluyen el brócoli, las fresas y los pimientos.

Lea también:

Síntomas de la enfermedad celíaca: ¿cuándo consultar a un médico?

Aumento de la VSG: ¿Qué nos dice un aumento en la velocidad de sedimentación globular del paciente?

Fuente:

Humanitas

Puede que también te guste