Dolor de espalda: la importancia de la rehabilitación postural

Dolor de espalda: cuando las crisis se repiten en el tiempo y se vuelven recurrentes en los meses posteriores a la primera manifestación, se hace recomendable consultar a un especialista: tratar las patologías de espalda es muy complejo y es necesario relacionarse con alguien que tenga las habilidades adecuadas para ello.

Dolor de espalda: ¿que significa?

La denominada 'tensión de espalda' puede estar provocada por cambios de temperatura, por ejemplo al pasar de ambientes muy calurosos a más fríos, como ocurre en los meses de verano con el uso de aire acondicionado.

No es un trastorno peligroso, pero puede ser muy doloroso si no se está debidamente entrenado muscularmente: en este caso, los músculos de la región lumbar sufren un espasmo de forma particularmente violenta e incapacitante, impidiendo que el paciente se mueva. El dolor de espalda, en cualquier caso, no es una afección irreversible, sino que se resuelve mediante un tratamiento farmacológico de unos días.

Rehabilitación postural: fundamental para la musculatura de la espalda

Se pueden utilizar técnicas de educación postural para garantizar que nuestra espalda tenga la movilidad y la fuerza adecuadas.

La postura, de hecho, está determinada por una serie de factores individuales: cada persona tiene sus propias características e historia y puede desviarse de la postura considerada 'ideal', provocando así problemas en las articulaciones y músculos.

La educación postural comprende una serie de técnicas para fortalecer la espalda y mejorar la postura, las cuales, es importante destacar, no pueden ser realizadas por uno mismo sino que deben ser seguidas por un especialista.

Estas técnicas incluyen ejercicios de estiramiento de la columna, fortalecimiento de las extremidades superiores y respiración, destinados a recrear la armonía del movimiento y mejorar la flexibilidad y la fuerza.

Estos ejercicios deben realizarse cuando haya tenido episodios de bloqueo lumbar o dolor de espalda recurrente, que ayuden a prevenir la recurrencia de dichos problemas.

Por tanto, conviene repetirlos periódicamente a lo largo de los años, ya que son una importante medida preventiva.

Ejercicios que puedes hacer por tu cuenta

Algunos ejercicios posturales también se pueden realizar de forma independiente en casa, pero solo previa consulta con el fisioterapeuta, quien te indicará los más adecuados a tu problema y te enseñará a realizarlos correctamente.

Se trata de ejercicios muy sencillos, que solo requieren, por ejemplo, el uso de una pared contra la que apoyarse para estirar la columna y aumentar su flexibilidad.

Son particularmente útiles cuando el paciente ha salido de la fase de dolor agudo, para tensar los músculos y las articulaciones sin riesgo de causar más dolor.

Lea también:

Lumbago: qué es y cómo tratarlo

Vuelta al cole, ¿cómo elegir una mochila anti-lumbago? Consejos de ortopedistas

Fuente:

Humanitas

Puede que también te guste