Arritmias, cuando el corazón 'tartamudea': extrasístoles

Las extrasístoles son una forma muy común de arritmia y generalmente no son peligrosas: solo en un pequeño porcentaje de pacientes cardíacos, las extrasístoles pueden reservar algunas sorpresas

Extrasístoles, cuando el corazón 'tartamudea'

La impresión es que el corazón está 'balbuceando', creando un malestar que fuerza un ataque de tos con la intención de devolver el ritmo al músculo más importante de nuestro cuerpo.

Estas son las llamadas extrasístoles, una forma de arritmia muy común y generalmente no amenazante: solo en un pequeño porcentaje de pacientes cardíacos, las extrasístoles pueden reservar algunas sorpresas.

Por lo tanto, lo importante es comprender si esta anomalía del ritmo cardíaco ocurre en un corazón o en un contexto de enfermedad cardíaca y actuar en consecuencia.

¿Qué es una extrasístole?

Es un latido "prematuro", que interrumpe el llenado normal y completo del corazón, entre un latido y el siguiente, produciendo una pulsación casi imperceptible, a menudo descrita como un "salto en el corazón", seguida de un pulso más fuerte (una "Soplo" en el centro del pecho), el efecto del "restablecimiento" de los latidos normales del corazón.

Esta secuencia (latido cardíaco “abortado” / pulso fuerte) puede ocurrir varias veces al día y pasar desapercibida o apenas perceptible, pero a menudo puede ser desagradable.

¿Son las extrasístoles peligrosas para la salud del corazón?

Si el músculo cardíaco está "sano", tanto desde el punto de vista "estructural" como en términos de las propiedades eléctricas de las membranas celulares, es poco probable que las extrasístoles creen problemas graves para el paciente.

Por el contrario, en presencia de cardiopatía, tanto las extrasístoles supraventriculares (originadas en las aurículas y por tanto consideradas 'inocentes') como las extrasístoles ventriculares (originadas en los ventrículos y por tanto más temidas) podrían convertirse en 'desencadenantes', es decir, iniciadores de procesos más complejos. arritmias.

Como las taquicardias más prolongadas y la 'notoria' fibrilación auricular, en cuanto a extrasístoles supraventriculares.

O taquicardia ventricular o la temida fibrilación ventricular en el caso de extrasístoles ventriculares.

Estos últimos, sin embargo, tienen una peculiaridad adicional.

¿Qué es?

El "número total" de extrasístoles ventriculares en 24 horas no se considera el factor más importante para evaluar su gravedad.

Sin embargo, cuando representan el 20-30% del total de latidos diarios (es decir, hay al menos 15,000 a 20,000 extrasístoles ventriculares por día), puede haber un deterioro gradual de la "función de bombeo" del corazón, de modo que incluso un paciente sano puede alcanzar el umbral de insuficiencia cardíaca.

¿Cómo se diagnostican las extrasístoles y se evalúa su riesgo?

El proceso de diagnóstico implica un examen cardiológico con un electrocardiograma (ECG).

Una historia familiar cuidadosa (enfermedad cardíaca o muerte súbita en la familia) y la historia personal son muy importantes.

De hecho, las extrasístoles suelen verse favorecidas por un comportamiento incorrecto (uso excesivo de estimulantes, como té, café, alcohol, chocolate, pero también sedentarismo, sobrepeso, reflujo gastroesofágico, apnea del sueño, etc.).

Un elemento importante del historial médico del individuo es el "síncope", es decir, episodios de desmayo, especialmente si no hay una causa clara.

En ausencia de un diagnóstico de enfermedad cardíaca, como es el caso en la mayoría de los casos, se puede tranquilizar al paciente y despedirlo con algunos consejos conductuales (por ejemplo, reducir el uso de estimulantes, etc.).

De lo contrario, se llevan a cabo más investigaciones.

¿Cuáles?

La prueba más utilizada y conocida es el ECG Holter dinámico (“ECG Holter”), es decir, el registro del electrocardiograma durante 24 horas.

Esta prueba documenta la cantidad de extrasístoles en un día y la compara con la cantidad total de latidos del corazón.

Además, se evalúa si las extrasístoles prevalecen durante la vigilia o el sueño, durante la actividad física o el descanso; si ocurren uno a la vez (aislado) o en secuencias de dos, tres o más latidos (repetitivo); si ocurren a intervalos regulares (bigeminismo, trigeminismo) o no.

Otro factor importante es su precocidad, es decir, la relación temporal entre la extrasístole y el latido anterior (que a menudo está de alguna manera en el origen de la propia extrasístole).

Finalmente, el Holter ECG nos permite apreciar cualquier cambio en la apariencia de ciertos componentes del electrocardiograma (por ejemplo, las ondas T o el intervalo QT), que pueden correlacionarse con cualquier enfermedad cardíaca subyacente y evaluar sus posibles consecuencias.

Para capturar toda esta información, es necesario que el Holter ECG proporcione un registro electrocardiográfico "completo", es decir, "12 derivaciones", como el del trazado de ECG normal.

¿Es suficiente el ECG Holter para proporcionar una imagen diagnóstica completa de las extrasístoles?

El Holter ECG proporciona una evaluación puramente eléctrica del fenómeno de extrasístole.

Para una evaluación morfológica y funcional del corazón, es necesario utilizar otros exámenes, en su mayoría ambulatorios y no invasivos.

En primer lugar, el ecocardiograma Doppler color proporciona una gran cantidad de información.

En casos seleccionados, ahora también está disponible la resonancia magnética cardíaca, que proporciona información complementaria a la del ecocardiograma.

La prueba de esfuerzo en cicloergómetro, por otro lado, es la 'prueba de esfuerzo' más simple para evaluar el comportamiento de las extrasístoles durante el ejercicio, en condiciones controladas y seguras.

En ocasiones también pueden ser necesarios exámenes invasivos: por ejemplo, la coronariografía, que es útil en la hipótesis de un origen isquémico de las arritmias, y los estudios electrofisiológicos, que evalúan la vulnerabilidad del tejido cardíaco a arritmias más complejas (que - como hemos dicho - el mismas extrasístoles podrían desencadenarse) y permitirnos 'mapear' el origen de las extrasístoles con extrema precisión, gracias a los cables introducidos en las cavidades cardíacas.

Estos exámenes invasivos requieren una corta estadía en el hospital y los pacientes siempre deben estar bien informados sobre los posibles riesgos y la relación riesgo / beneficio de tales pruebas.

Entonces, ¿el tratamiento de las extrasístoles se limita a un cambio en el estilo de vida?

Este suele ser el caso, especialmente en ausencia de enfermedad cardíaca.

Sin embargo, si los síntomas incapacitan el curso normal de las actividades diarias, se puede iniciar una terapia con medicamentos para reducir las extrasístoles.

Los medicamentos que se recetan con más frecuencia son los betabloqueantes o ciertos bloqueadores de los canales de calcio.

En casos seleccionados, se utilizan fármacos antiarrítmicos genuinos, que tienen un mecanismo de acción más complejo y son responsabilidad exclusiva de los especialistas.

¿En el caso de pacientes con cardiopatías?

En pacientes con enfermedades cardíacas, el tratamiento de las extrasístoles coincide y a menudo complementa el tratamiento de la patología subyacente.

Para algunos pacientes, con enfermedad cardíaca o no, muy sintomáticos, finalmente se puede proponer un intento de ablación de las extrasístoles: se trata de una terapia invasiva, que complementa el estudio electrofisiológico, dirigido a recuperar la zona de tejido a partir de la cual las extrasístoles se originan mediante cauterio que interrumpe su actividad.

Para los pacientes con enfermedad cardíaca severa y mal pronóstico, la implantación de un desfibrilador cardíaco automático (AICD) aún debe considerarse, porque no hay garantía de que la terapia con medicamentos extinga completamente las extrasístoles y con ellas el riesgo de más graves, incluso fatales, arritmias.

¿Por qué se cree que las extrasístoles pueden ser causadas por reflujo gastroesofágico?

Una relación definida de causa y efecto entre las extrasístoles y el reflujo gastroesofágico nunca ha sido completamente probada, pero es de conocimiento común que la digestión difícil y el reflujo gastroesofágico pueden ser desencadenantes de extrasístoles.

En particular, en el caso de las extrasístoles supraventriculares, se ha planteado la hipótesis de que la contigüidad anatómica entre el esófago y la aurícula cardíaca izquierda puede transmitir irritación de la mucosa esofágica, por reflujo ácido del estómago, al corazón, favoreciendo la extrasístole.

Entonces, ¿es suficiente un antiácido?

A veces ... Pero nunca debes hacer un diagnóstico apresurado.

Incluso las extrasístoles supraventriculares "inocentes" podrían ser un signo de una hipertensión arterial mal controlada o de una patología inicial de las válvulas cardíacas.

Por tanto, el cardiólogo debe ser extremadamente cuidadoso y escrupuloso, aunque sea consciente de que, en la gran mayoría de los casos, las extrasístoles son y siguen siendo un síntoma benigno, sin consecuencias significativas.

Lea también:

Insuficiencia cardíaca: causas, síntomas, pruebas para diagnóstico y tratamiento

Pacientes cardíacos y calor: el consejo del cardiólogo para un verano seguro

Ataque cardíaco silencioso: ¿Qué es el infarto de miocardio silencioso y qué implica?

Fuente:

Ospedale Sacro Cuore 

Puede que también te guste