Enfermedad descompresiva: qué es y qué provoca

La enfermedad por descompresión se produce cuando una reducción rápida de la presión (p. ej., emerger rápidamente a la superficie, salir de un cajón o cámara hiperbárica o ascender a gran altura) hace que los gases previamente disueltos en la sangre o los tejidos formen burbujas dentro de los vasos sanguíneos.

Los síntomas típicamente incluyen dolor, síntomas neurológicos o ambos.

Los casos severos pueden ser fatales.

El diagnóstico es clínico.

El tratamiento definitivo es la terapia de recompresión.

Las técnicas correctas de buceo son esenciales para la prevención.

La ley de Henry establece que la cantidad de gas disuelto en un líquido es directamente proporcional a la presión parcial del gas en equilibrio con el líquido.

Por lo tanto, la cantidad de gases inertes (p. ej., nitrógeno, helio) disueltos en la sangre y los tejidos aumenta a medida que aumenta la presión.

Durante el ascenso, cuando la presión externa disminuye, pueden formarse burbujas (principalmente N2).

Las burbujas de gas libre pueden formarse en cualquier tejido y causar síntomas locales o pueden ser transportadas por la sangre a órganos distantes (embolia gaseosa arterial).

Las burbujas causan síntomas por

  • Obstrucción de los vasos sanguíneos
  • Rotura o compresión del tejido
  • Inducción de daño endotelial y extravasación de plasma
  • Activación de la coagulación y cascadas inflamatorias

Dado que el nitrógeno se disuelve fácilmente en el tejido adiposo, los tejidos con un alto contenido de lípidos (por ejemplo, el sistema nervioso central) son particularmente susceptibles.

Factores de riesgo de la enfermedad por descompresión

La enfermedad por descompresión ocurre en aproximadamente 2-4 inmersiones/10 000 entre buceadores recreativos.

La incidencia es mayor entre los buceadores comerciales, que están expuestos a mayores profundidades y tiempos de inmersión más prolongados.

Todos los siguientes incluyen factores de riesgo:

  • Baja temperatura de inmersión
  • Deshidratación
  • Ejercicio después de bucear
  • Fatiga
  • Volar después de bucear
  • Obesidad
  • Edad avanzada
  • Inmersiones repetidas o profundas
  • Ascenso rápido
  • Derivaciones cardíacas izquierda/derecha

Dado que el exceso de nitrógeno permanece disuelto en los tejidos durante al menos 12 h después de cada inmersión, es más probable que las inmersiones repetidas en el mismo día causen la enfermedad por descompresión.

La enfermedad por descompresión también puede desarrollarse cuando la presión desciende por debajo de la presión atmosférica (p. ej., con la exposición posterior a altitudes elevadas).

Clasificación de la enfermedad por descompresión

En general, se distinguen dos tipos de enfermedad por descompresión:

Tipo 1: afecta las articulaciones, la piel y los vasos linfáticos y, por lo general, es más leve y no pone en peligro la vida

Tipo 2: incluye afectación neurológica o cardiorrespiratoria, que es grave, en ocasiones potencialmente mortal y afecta a varios sistemas.

La médula espinal es particularmente vulnerable; otras áreas vulnerables incluyen el cerebro, el sistema respiratorio (p. ej., embolia pulmonar) y el sistema circulatorio (p. ej., insuficiencia cardíaca, shock cardiogénico).

El término The bends se refiere al dolor articular o muscular local debido a la enfermedad por descompresión, pero a menudo se usa como sinónimo de cualquier componente del síndrome.

Referencia general

Vann RD, Butler FK, Mitchell SJ, et al: Enfermedad por descompresión. Lancet, 8;377(9760):153-64, 2011. PMID: 21215883. doi: 10.1016/S0140-6736(10)61085-9

Sintomatología de la enfermedad por descompresión

Los síntomas graves pueden ocurrir a los pocos minutos de la emergencia, pero en la mayoría de los pacientes los síntomas comienzan gradualmente, a veces con pródromos de malestar general, agotamiento, falta de apetito y dolor de cabeza.

Los síntomas ocurren dentro de la primera hora de la emergencia en aproximadamente el 1% de los pacientes y dentro de las seis horas en el 50% de los casos.

En raras ocasiones, los síntomas pueden ocurrir 24 a 48 h después de salir a la superficie, particularmente con la exposición a grandes altitudes después de bucear (como viajar en avión).

La enfermedad por descompresión de tipo I generalmente causa un empeoramiento progresivo del dolor en las articulaciones (generalmente codos y hombros) y músculos; el dolor no suele intensificarse durante el movimiento y se describe como "profundo" e "incómodo".

Otras manifestaciones incluyen linfedema, hormigueo, picazón y erupción cutánea.

La enfermedad por descompresión tipo II consiste en síntomas neurológicos y, a veces, respiratorios.

Típicamente se manifiesta como paresia, parestesias y hormigueo, disuria y pérdida del control voluntario de los esfínteres intestinales o vesicales.

El dolor de cabeza y la fatiga pueden estar presentes, pero no son quejas específicas.

Se puede producir lipotimia, tinnitus y pérdida de audición si el oído interno está afectado.

Los síntomas graves incluyen convulsiones, dificultad para hablar, pérdida de agudeza visual, confusión y coma.

Puede ocurrir la muerte.

El estrangulamiento (enfermedad por descompresión respiratoria) es una manifestación rara pero grave; los síntomas incluyen sibilancias, dolor torácico, tos por edema pulmonar.

La embolización de gas significativa del árbol vascular pulmonar puede provocar un rápido colapso circulatorio y la muerte.

La osteonecrosis disbárica es una complicación tardía de la enfermedad por descompresión y, a menudo, se presenta sin síntomas previos.

Es una forma insidiosa de osteonecrosis causada por exposiciones prolongadas o muy cercanas a una mayor presión (típicamente en personas que trabajan con aire comprimido y en buzos profesionales más que recreativos).

El deterioro de las superficies articulares del hombro y la cadera puede provocar dolor crónico y discapacidad debido a la artrosis secundaria.

Enfermedad por descompresión, diagnóstico

El diagnóstico es clínico.

Las tomografías computarizadas y las resonancias magnéticas pueden ser útiles para excluir otras patologías que causan síntomas similares (p. ej., hernia de disco intervertebral, accidente cerebrovascular isquémico, hemorragia del sistema nervioso central).

Aunque estas pruebas a veces revelan anomalías en el cerebro o la médula espinal debido a la enfermedad por descompresión, su sensibilidad para la enfermedad por descompresión es baja y el tratamiento generalmente debe emprenderse sobre la base de la sospecha clínica.

La embolia gaseosa arterial puede tener una manifestación similar.

Sin embargo, el tratamiento inmediato para ambos es similar.

En el caso de la osteonecrosis aséptica, la radiografía esquelética muestra una degeneración articular que no se puede distinguir de la causada por otras enfermedades articulares; La resonancia magnética suele ser diagnóstica.

Tratamiento de la enfermedad por descompresión

  • 100% oxígeno
  • Terapia de recompresión
  • Terapia de infusión para mantener el volumen intravascular

La mayoría de los pacientes se recuperan por completo.

Inicialmente, la oxigenoterapia al 100% de alto flujo facilita la eliminación de nitrógeno al aumentar el gradiente de presión de nitrógeno entre los pulmones y la circulación, lo que acelera la reabsorción de embolias de gas que contienen nitrógeno.

Para restaurar el volumen intravascular perdido, los líquidos de reanimación oral (o agua sola) están indicados para pacientes en observación con manifestaciones leves.

Los fluidos EV isotónicos sin glucosa están indicados para aquellos con manifestaciones graves.

La terapia de recompresión está indicada para todos los pacientes; aquellos con síntomas limitados a prurito, piel escamosa y fatiga, que pueden tratarse solo con oxígeno, están exentos; los pacientes deben ser observados por un posible empeoramiento de los síntomas.

Los pacientes con síntomas más graves son transportados a un centro adecuado para la recompresión.

Dado que el intervalo de tiempo antes del tratamiento y la gravedad de la lesión son determinantes importantes del pronóstico, el transporte no debe retrasarse para procedimientos no esenciales.

Si es necesario el transporte aéreo, se recomienda encarecidamente la presurización de la cabina a 1 atmósfera.

En aviones no presurizados, preferiblemente manteniendo una altitud baja (< 609 m [< 2000 ft]) y suministro continuo de oxígeno.

Los aviones comerciales, a pesar de estar presurizados, suelen tener una presión en cabina de hasta un equivalente a 2438 m a una altitud de crucero normal, lo que puede exacerbar los síntomas.

Volar en un avión comercial inmediatamente después de una inmersión puede exacerbar los síntomas.

Referencia de tratamiento

Moon RE, Mitchell S: Tratamiento hiperbárico para la enfermedad por descompresión: recomendaciones actuales. Undersea Hyperb Med, 46(5):685-693, 2019. PMID: 31683368.

Prevención

Por lo general, se puede prevenir la formación significativa de burbujas limitando la profundidad y la duración de las inmersiones a límites que no requieran paradas de descompresión durante el ascenso (los llamados límites sin paradas) o haciendo un ascenso con paradas de descompresión como lo indican las pautas (p. tablas en el capítulo Diagnóstico y tratamiento de la enfermedad por descompresión del Manual de buceo de la Marina de los EE. UU.).

Muchos buzos usan una computadora de buceo portátil que registra continuamente la profundidad y el tiempo pasado en cada profundidad y compila un perfil de descompresión.

Además de seguir los perfiles publicados y las directrices de los ordenadores de buceo, muchos buceadores realizan una parada de seguridad durante unos minutos a una profundidad de unos 4.6 m desde la superficie.

Sin embargo, pueden ocurrir casos incluso después de un buceo adecuado dentro de los límites de buceo sin paradas o, por el contrario, la incidencia de la enfermedad por descompresión no disminuye a pesar del uso generalizado de computadoras de buceo (aunque ocurren menos casos graves).

Las inmersiones realizadas con menos de 24 horas de diferencia (inmersiones repetidas) requieren medidas técnicas especiales para llevar a cabo los procedimientos de descompresión correctos.

Lea también:

Emergency Live Aún más… Live: Descargue la nueva aplicación gratuita de su periódico para IOS y Android

Rescate de emergencia: estrategias comparativas para excluir la embolia pulmonar

Neumotórax y neumomediastino: rescate del paciente con barotrauma pulmonar

Barotrauma De Oído Y Nariz: Qué Es Y Cómo Diagnosticarlo

Fuente:

MSD

Puede que también te guste