Alergias a medicamentos: ¿cuáles son los síntomas y cómo se diagnostican?

Las alergias a medicamentos son un problema que afecta principalmente a los pacientes adultos, ya que es más probable que hayan tomado uno o más medicamentos a lo largo de los años en un número tan elevado que los pacientes adultos que se han sensibilizado a ellos.

Este tipo de alergia afecta especialmente a quienes tienen una predisposición genética a los mecanismos inmunológicos que desencadenan reacciones alérgicas, y lamentablemente no es posible detectarlas antes de la primera reacción mediante pruebas predictivas.

Síntomas de alergias a medicamentos.

Cuando hablamos de alergia a medicamentos nos referimos a un tipo particular de reacción adversa a un medicamento específico que se repetirá cada vez que el paciente tome ese medicamento.

Los síntomas característicos de una reacción alérgica pueden ser cutáneos, es decir, urticaria e hinchazón de las membranas mucosas (angioedema), con mayor frecuencia alrededor de los labios y párpados, o sistémicos.

Los síntomas sistémicos involucran los sistemas respiratorio y cardiovascular, y el paciente puede experimentar una sensación de dificultad para respirar similar a la de un ataque de asma y una caída de la presión arterial que, en casos graves, puede provocar desmayos.

La consecuencia más grave de una alergia a un fármaco es el shock, que pone en peligro la vida pero, afortunadamente, es bastante raro.

Los síntomas ocurren con mayor frecuencia dentro de unas pocas decenas de minutos después de tomar el medicamento.

Menos comunes, pero aún posibles, son las reacciones alérgicas tardías, que ocurren días después de tomar el medicamento.

En el caso de una reacción tardía, los síntomas no serán similares a los de las reacciones alérgicas: también pueden afectar a la piel, pero con manifestaciones diferentes a la urticaria y con potencial afectación de otros órganos, incluido el hígado.

Alergias a medicamentos más comunes

Las alergias a medicamentos comunes incluyen antibióticos a base de penicilina y AINE (medicamentos antiinflamatorios no esteroides).

Otras posibles alergias son a los anestésicos, tanto generales como locales, y a los medios de contraste utilizados para pruebas de diagnóstico como la TC y la RM.

Generalmente, un individuo es alérgico a categorías únicas de medicamentos, mientras que las alergias a varios medicamentos juntos son más raras.

A menudo, los síntomas que se presentan al tomar diferentes medicamentos son causados ​​por los excipientes, las sustancias inactivas que componen el medicamento, que pueden estar asociados con alergias existentes.

Aunque la predisposición a los mecanismos que desencadenan la reacción alérgica es genética, es importante tener en cuenta que los pacientes alérgicos al polen o los alimentos no tienen un mayor riesgo de desarrollar alergias a medicamentos.

Cómo diagnosticar una alergia a un medicamento

El primer paso en el caso de una sospecha de alergia a un medicamento es consultar a un especialista en alergias lo antes posible.

Durante el examen, el médico evaluará la relación entre los síntomas y la medicación que está tomando el paciente, para determinar qué medicamentos son tolerados por el cuerpo del paciente y cuáles no.

Si lo considera apropiado, el especialista llevará a cabo pruebas de alergia específicas de medicamentos adicionales para los medicamentos sospechosos.

Para algunos medicamentos, como las penicilinas, las pruebas son pruebas de alergia cutánea, pero para la mayoría de las terapias la prueba de alergia es más compleja y se realiza de forma ambulatoria.

Las pruebas en cuestión se conocen como pruebas de "provocación oral" e implican una ingesta oral controlada del fármaco, inicialmente en una dosis baja y luego aumentando la cantidad a intervalos regulares.

De esta forma, bajo una estrecha supervisión médica, se puede evaluar la reacción alérgica, cortar de raíz y minimizar el riesgo de reacciones graves. El examen dura unas tres horas, seguidas de unas dos horas de observación.

Al final de los exámenes de diagnóstico, el alergólogo le dirá al paciente qué medicamentos evitar (el mismo ingrediente activo puede estar presente en varias formulaciones), cuáles elegir como alternativa y qué hacer si ocurre una reacción alérgica.

Lea también:

Sudáfrica y la escasez de medicamentos para la salud mental: ¿alimenta nuevas “epidemias en la sombra”?

Alzheimer: la FDA aprueba Aduhelm, primer medicamento contra la enfermedad después de 20 años

Fuente:

Dr. Enrico Marco Heffler / Humanitas

Puede que también te guste