Pinzamiento femoroacetabular (FAI): tratamiento y recuperación

El pinzamiento femoroacetabular es un trastorno de la cadera causado por un conflicto entre las dos cabezas articulares: la cabeza femoral y el acetábulo.

Una patología que provoca un dolor que puede ser sólo episódico (por ejemplo al final de una actuación deportiva), pero que indica un principio de desgaste del cartílago articular.

Pinza y leva: los dos lados del pinzamiento femoroacetabular

Las deformidades de las que deriva el conflicto femoro-acetabular pueden ser de dos tipos diferentes.

El que llamamos pinza deriva de una malformación del acetábulo, que aprieta la cabeza femoral como unas tenazas (de ahí el nombre); la que llamamos leva, en cambio, se produce cuando la cabeza femoral no es esférica sino que tiene una forma más ovalada que, como consecuencia, hace que colisione con el acetábulo.

Ambos trastornos, además de causar dolor, también pueden causar dificultad en el movimiento de la cadera, y el empeoramiento de la condición puede conducir a una degeneración más importante, como la artrosis de cadera.

¿Cómo tratamos el pinzamiento femoralacetabular (FAI)?

Después de los exámenes, como radiografías pélvicas y resonancias magnéticas, el médico puede considerar apropiado tratar al paciente con una cirugía de cadera.

Es lo que llamamos “cirugía artroscópica”.

Esta técnica quirúrgica mínimamente invasiva se lleva a cabo mediante la realización de unas pequeñas incisiones (de dos a cuatro) de aproximadamente un centímetro, por las que se introduce el instrumental quirúrgico necesario para la operación y una microcámara de seguimiento del trabajo.

El paciente es operado bajo espinal anestesia con posible sedación.

Este tipo de tratamiento permite operar al paciente sin operar “al aire libre”, es decir, sin abrir la articulación.

No hay incisiones sino pequeños orificios percutáneos y la hospitalización sigue las reglas de la cirugía ambulatoria.

FAI: ¿cuánto es el tiempo de recuperación?

Unos dos meses.

En la primera fase, el paciente debe descansar (y en algunos casos pueden ser necesarias muletas), luego someterse a fisioterapia para restaurar la movilidad adecuada de la cadera y el tono muscular.

En el caso de una persona que practica un deporte de competición, pueden pasar hasta seis meses antes de que pueda volver a jugar correctamente.

¿Cuáles pueden ser las causas de un pinzamiento femoralacetabular?

En primer lugar, una predisposición genética.

También hay que tener en cuenta que esta es una condición que favorece a los hombres ya quienes practican deportes que supongan una carga para la zona de la cadera: el fútbol, ​​por ejemplo, o el baloncesto.

También es importante no subestimar la tensión particular en la cadera durante la adolescencia.

El vínculo con la actividad deportiva es, por tanto, muy fuerte.

El dolor producido por el conflicto fémoro-acetabular puede manifestarse de forma profunda en la zona de la cadera, pero también de forma más localizada, por ejemplo en la zona de la ingle, y limitarse, como hemos dicho, a la realización de deportes.

Además, es fácil confundir un conflicto femoral-acetabular con una tendinopatía, por ejemplo, una pubalgia, también porque los síntomas suelen aparecer con bastante lentitud.

Lea también:

Emergency Live Aún más… Live: Descargue la nueva aplicación gratuita de su periódico para IOS y Android

Fractura de muñeca: cómo reconocerla y tratarla

Fractura De La Rótula: Cirugía Y Rehabilitación

¿Cómo se tratan las infecciones protésicas?

Fuente:

Humanitas

Puede que también te guste