Pautas para la prevención cardiovascular: prevención a través del estilo de vida

La enfermedad cardiovascular es la principal causa de muerte en el mundo occidentalizado. El infarto de miocardio, y más específicamente la cardiopatía isquémica, afecta con mayor frecuencia a individuos en el punto máximo de su eficiencia psicofísica, reproductiva y laboral

La incidencia de la enfermedad aterosclerótica y la mortalidad por causas cardiovasculares está disminuyendo en todos los países occidentalizados, pero sigue siendo la principal causa de enfermedad y muerte.

La principal causa de su aparición son múltiples factores de riesgo cardiovascular mientras que un estilo de vida saludable previene o retarda su aparición.

RESPONDER RÁPIDAMENTE A UN ATAQUE CARDÍACO: DESFIBRILADORES DE PROGETTI MEDICAL EQUIPMENT SOLUTIONS EN EL STAND DE LA EXPO DE EMERGENCIA

Pautas de prevención cardiovascular

Las guías sobre prevención cardiovascular se actualizaron en 2021.

Los puntos principales de esta guía subrayan la importancia de ser muy resolutivos, casi agresivos, frente a los múltiples factores de riesgo cardiovascular y serlo para toda la población, por tanto para todos los grupos de edad y todos los niveles de riesgo porque es muy importante prevenir la aparición de la enfermedad aterosclerótica.

Los factores de riesgo cardiovascular para ambos sexos son la edad, los antecedentes familiares y el sexo (factores no modificables); el tabaquismo, la hipertensión arterial, la diabetes, la dislipidemia y el sobrepeso, por otro lado, pueden verse modificados por el estilo de vida.

En las últimas directrices de 2021, la prevención se extendió a la población anciana, los mayores de 70 años, que tienen una esperanza de vida superior a los 10 años.

Para contabilizar el riesgo cardiovascular individual se utilizan SCORE de riesgo. Son tarjetas que calculan la probabilidad de que ocurra un evento cardiovascular mayor; una verdadera calculadora que tiene en cuenta el sexo, la edad, el tabaquismo, la presión arterial y los valores de colesterol de cada paciente.

De esta forma, se puede calcular el riesgo del individuo de desarrollar una enfermedad cardíaca, lo que permite al médico y al especialista establecer una terapia dirigida e individualizada para reducir el riesgo.

DESFIBRILADORES, VISITE EL STAND DEL EMD112 EN LA EXPO DE EMERGENCIA

La prevención cardiovascular está dirigida a personas que no padecen enfermedades del corazón

Se basa principalmente en la corrección del estilo de vida, incluyendo buenos hábitos alimentarios, una adecuada actividad física, sin olvidar una buena higiene del sueño y la reducción de factores estresantes.

En las últimas guías se ha prestado atención a la viabilidad de la prevención con medidas no solo dirigidas al individuo sino también involucrando a las autoridades sanitarias con Planes de Salud que permitan a todos los individuos acercarse a la prevención cardiovascular.

DESFIBRILADORES DE EXCELENCIA EN EL MUNDO: VISITE EL STAND DE ZOLL EN LA EXPO DE EMERGENCIA

Corazón: las diferencias entre hombres y mujeres

Los factores de riesgo cardiovascular deben diferenciarse en los dos sexos, destacando que en la mujer existe un parteaguas natural que constituye la menopausia con los conocidos cambios hormonales que la siguen.

Además, las mujeres no han reducido su hábito tabáquico en los últimos años, y mayores de 45 años, el 52% sufre hipertensión y el 40% tiene niveles altos de colesterol (Centro Nacional de Estadísticas de Salud de EE. UU.).

Todavía se debate el posible papel preventivo cardiovascular primario de la terapia de reemplazo hormonal en mujeres posmenopáusicas sintomáticas.

Si el inicio tardío de la enfermedad y la aparición de diferentes síntomas pueden parecer aspectos positivos, en realidad solo hacen más complejo un curso preventivo y terapéutico exitoso.

Además, el corazón femenino tiende a ser más susceptible a las descargas de adrenalina provocadas por las emociones fuertes, lo que lleva, en la fase aguda, al síndrome de Tako Tsubo, nombre derivado de una cesta utilizada en Japón para pescar, ya que el corazón, estresado por una fuerte descarga de neurotransmisores, asume su forma deformándose y perdiendo fuerza contráctil.

Además de los factores de riesgo en el sentido estricto de la palabra, existe otro, no menos importante, representado por la diferente percepción que las mujeres tienen de su salud y, en consecuencia, de su estado de enfermedad.

De hecho, las mujeres tienen una concepción de la enfermedad cardiovascular profundamente diferente a la de los hombres, a los que siempre se les ha enseñado a considerarse exentos de este tipo de patología, que es casi exclusiva de los hombres.

De ahí también la falta de atención a la prevención primaria por parte de la mayoría de las propias mujeres.

Esta actitud de abandono se traduce, en muchos casos, en retrasos evitables en el tratamiento, ingresos hospitalarios cuando no aparecen síntomas, tratamientos con fármacos mayoritariamente destinados al organismo masculino que penalizan, por tanto, la vía de tratamiento de la mujer.

Prevención de enfermedades cardiovasculares y alimentación: la dieta mediterránea

Desde un punto de vista dietético, la dieta mediterránea parece promover la salud del corazón más que ninguna otra, como destaca el estudio PREDIMED publicado en el New England Journal of Medicine en 2013.

Este estudio aleatorizado, que duró casi diez años, involucró a 4774 pacientes de entre 50 y 80 años, sin enfermedad cardiovascular previa pero con alto riesgo por la presencia de al menos tres factores de riesgo tradicionales, divididos en tres grupos con dietas diferentes:

  • Dieta mediterránea con aceite de oliva virgen extra (1 litro de aceite por semana);
  • Dieta mediterránea con adición de frutos secos (nueces, almendras y avellanas, 30 gramos al día);
  • dieta estándar de control.

Los resultados mostraron que seguir una dieta mediterránea (con aceite de oliva virgen extra o frutos secos ricos en grasas insaturadas, es decir, grasas buenas) tiene un beneficio considerable, reduciendo significativamente la incidencia de eventos cardiovasculares.

Los productos lácteos también pueden ser beneficiosos para la salud del corazón: un estudio publicado en la revista Lancet, por ejemplo, mostró que consumir más de dos porciones diarias de leche y productos lácteos bajos en grasa, en comparación con no consumirlos, se asoció con un menor riesgo de todas las causas de mortalidad, enfermedad cardiovascular y accidente cerebrovascular.

Un estudio publicado en Circulation destaca el papel del desayuno: los hombres que no desayunan tienen un mayor riesgo de ataque cardíaco y enfermedad coronaria.

Sin embargo, el estudio encontró que los hombres que se saltaban el desayuno fumaban más, trabajaban a tiempo completo, a menudo no estaban casados, hacían menos ejercicio y consumían más alcohol.

Descuidar el desayuno, por lo tanto, se asoció con factores de riesgo que pueden haber jugado un papel como causa contribuyente de eventos cardíacos, si no la causa en sí misma, lo que subraya la importancia de nuestro estilo de vida.

Actividad física regular para prevenir enfermedades cardiovasculares

La actividad física regular es un aspecto importante de la prevención cardiovascular primaria.

En particular, la actividad aeróbica, acorde con la edad y el estado de salud, desempeña un papel preventivo.

Por ejemplo, se recomienda una caminata rápida de 45 minutos tres veces por semana para las personas mayores, mientras que las personas más jóvenes pueden realizar actividades más intensas como nadar, correr o hacer gimnasia.

Lo importante es que tu corazón se acostumbre a trabajar de forma adecuada y constante semana tras semana. Por lo tanto, es mejor realizar actividad física diaria, incluso una caminata rápida durante un período de tiempo relativamente corto, aumentando gradualmente la intensidad del trabajo aeróbico.

Es importante no excederse, sobre todo al principio cuando no se está entrenado, y en general puede ser útil contar con un entrenador personal o incluso con el consejo de un médico para un programa de actividad física a medida y seguro.

Los beneficios de la actividad física para el corazón

El sedentarismo es un factor de riesgo cardiovascular importante y bien conocido: llevar una vida sedentaria, de hecho, predispone al desarrollo de aterosclerosis y por tanto de una eventual enfermedad coronaria, mientras que el ejercicio físico regular aporta beneficios comparables a los proporcionados por la administración de un fármaco y se recomienda para personas sanas y no sanas.

Buenas noticias: no hay límites de edad cuando se trata de actividad física.

Incluso después de pasar la mitad de su vida sedentario, una vez que alcanza la mediana edad, es posible y beneficioso comenzar a hacer ejercicio (sujeto a su condición y capacidades, por supuesto, y evaluado por su médico o cardiólogo).

La práctica de actividad aeróbica (por ejemplo, caminar a paso ligero, correr) promueve la formación de óxido nitroso, tanto en el músculo cardíaco como a nivel sistémico, en todo el sistema cardiovascular (arterias, venas, capilares), que es un importante vasodilatador, es decir, estimula la dilatación. de los vasos sanguíneos, particularmente de las arterias, lo que reduce la presión arterial y promueve principalmente la circulación arterial.

La actividad física regular también conduce a:

  • Disminución de la frecuencia cardíaca en reposo, lo que provoca una caída en el consumo de oxígeno del miocardio y la presión arterial sistémica;
  • Aumento del gasto cardíaco (la cantidad de sangre expulsada por el corazón en un minuto);
  • Aumento de la fuerza de contracción del miocardio, por lo que el corazón bombea más eficientemente.

Finalmente, el ejercicio, además de ayudar a mantener los niveles de presión arterial bajo control, ayuda a reducir el nivel de grasa en la sangre, mantener el equilibrio metabólico y el peso corporal bajo control.

Recomendado para todo el mundo, especialmente para personas hipertensas, dislipidémicas y con sobrepeso.

Controles antes de iniciar la actividad física en personas sanas

Antes de iniciar una nueva rutina de ejercicio/actividad física, es recomendable hacerse un reconocimiento médico.

Esta siempre es una herramienta útil para la prevención primaria, ya que permite controlar la presión arterial y, mediante análisis de sangre, la glucemia, el colesterol y los triglicéridos.

Si surgen aspectos que requieren mayor investigación, se puede solicitar un examen cardiológico con electrocardiograma.

En general, a partir de los 40 años es recomendable hacerse controles periódicos de la presión arterial y análisis de sangre.

Si hay antecedentes familiares de enfermedades del corazón, estos controles periódicos deben realizarse a partir de los 30 años y pueden incluir una prueba de esfuerzo.

Si la presión arterial y los análisis de sangre son normales, el primer examen cardiológico puede ser después de los 50 años.

Sin embargo, debe hacerse incluso antes si hay señales de alarma, como la sospecha de dolor torácico, que se presenta con la actividad física y desaparece cuando se suspende.

Actividad física y enfermedad cardiovascular.

El ejercicio aeróbico regular se recomienda para individuos sanos, pero también para aquellos a los que se les ha diagnosticado una enfermedad cardíaca, un infarto, una cirugía cardíaca, una angioplastia coronaria o insuficiencia cardíaca: es una terapia no farmacológica que ayuda en el manejo de la enfermedad con un reducción de las consecuencias de la enfermedad con la reanudación efectiva de las actividades diarias.

El objetivo de la rehabilitación cardiorrespiratoria es reducir las limitaciones funcionales asociadas a la patología con una reducción de la carga de discapacidad asociada al evento agudo.

Durante el período de rehabilitación, se debe enseñar al paciente un cambio de estilo de vida además de optimizar la terapia con medicamentos.

De esta forma, la calidad de vida tras el evento agudo mejora significativamente.

Los pacientes que realizan actividad física, por supuesto de acuerdo con las indicaciones médicas adecuadas y personalizadas, se benefician de un mejor seguimiento; si se estabiliza la enfermedad, se reduce el riesgo de inestabilidad y se salvaguardan los resultados obtenidos, previniendo posibles eventos adversos futuros.

El ejercicio es un elemento central de los programas de cardiología de rehabilitación.

La estratificación del riesgo se basa en datos clínicos.

Se recomienda una prueba de esfuerzo y un ecocardiograma para un programa de ejercicios para documentar cualquier isquemia residual y conocer la función ventricular.

La capacidad funcional debe evaluarse antes y después de completar el programa de ejercicios utilizando métodos válidos y confiables.

Para la mayoría de los pacientes, se recomienda el ejercicio aeróbico de intensidad baja a moderada, adaptado al diferente nivel de capacidad física de cada individuo, como caminar, nadar, jardinería.

La intensidad del ejercicio debe ser monitoreada y ajustada por la percepción del esfuerzo del paciente cardíaco utilizando la escala de Borg o mediante el monitoreo de la frecuencia cardíaca (los pacientes también pueden autoajustar la intensidad del esfuerzo).

Los pacientes cardíacos de riesgo bajo a moderado también pueden realizar un entrenamiento de resistencia, que puede preceder al entrenamiento aeróbico.

La detección de ansiedad y depresión debe realizarse al comienzo de la rehabilitación y entre 6 y 12 meses después del evento agudo.

Los programas de rehabilitación deben incluir intervenciones psicológicas y educativas como parte de una rehabilitación integral con intervenciones psicológicas y conductuales dirigidas a las necesidades de los pacientes individuales.

¿El estrés afecta la salud del corazón?

El estrés tiene un fuerte impacto en nuestra salud física y mental, especialmente cuando es crónico.

De hecho, nuestro nivel de estrés afecta nuestra presión arterial y, si es continuo, conduce a un aumento de la presión arterial, lo que aumenta el riesgo cardiovascular.

Además, al inducir toda una serie de estímulos hormonales, el estrés provoca cambios en las placas de colesterol (o ateroscleróticas) de las arterias coronarias, que pueden desestabilizarse y romperse, con el riesgo de provocar un infarto u otro evento isquémico.

Consultar a un especialista (un neurólogo o un psicólogo, por ejemplo) puede ayudarte a evaluar tu nivel de estrés.

Tratar de eliminar las fuentes de estrés es sin duda el primer paso.

Si esto no es suficiente, su médico puede considerar cambios específicos en sus hábitos de estilo de vida (alimentación y actividad física) y posiblemente una terapia farmacológica específica.

Sueño y riesgo cardiovascular

Dormir bien por la noche tiene un valor incalculable para nuestra salud psicofísica: dormir mal o no dormir es una gran tensión para nuestro cuerpo.

Un estudio estadounidense analizó la relación entre la calidad y la cantidad de sueño y la salud del corazón y descubrió que el sueño de mala calidad y el sueño que dura menos de 6 horas por noche aumenta el riesgo cardiovascular.

También se debe prestar atención a la posible presencia de apnea del sueño, es decir, momentos durante el sueño en los que la respiración no se produce de forma rítmica y regular sino que se detiene, se detiene, dura segundos.

La presencia de apneas no permite un sueño profundo y reparador y esto provoca somnolencia diurna, posibles episodios de somnolencia diurna incluso conduciendo, irritabilidad y cansancio excesivo.

Sin duda, la obesidad predispone a la apnea del sueño, por lo que el control del peso sigue siendo el primer medicamento.

La presencia de apnea no debe pasarse por alto porque debe considerarse una patología real y, si está presente, requiere una evaluación cuidadosa por parte de su médico, quien debe ser informado.

Corazón: signos que no deben subestimarse

Por último, es esencial no subestimar ciertos síntomas, las campanas de alarma, lo que debería llevarlo a consultar a su cardiólogo lo antes posible para realizar más investigaciones:

Dolor en el pecho: un tipo opresivo de dolor en el pecho (opresión en el pecho), que es pesado, punzante o doloroso, puede estar localizado en el pecho, los hombros o la espalda, puede irradiarse a la cuello y dientes, dura unos minutos y suele estar asociado al esfuerzo y sudoración intensa;

Palpitaciones (latidos perdidos, irregulares o rápidos). En general, las palpitaciones esporádicas no son motivo de preocupación y pueden ser un reflejo natural del corazón. Sin embargo, si son prolongados, no están relacionados con eventos desencadenantes o si están asociados con mareos significativos o incluso pérdida del conocimiento, pueden ser una indicación de una arritmia significativa.

Anomalías respiratorias, informadas como dificultad para respirar repentina y de nueva aparición y fatiga durante una actividad habitual que previamente se toleraba bien.

El propio paciente puede proporcionar una ayuda importante para el diagnóstico mediante su capacidad para informar al especialista sobre los síntomas y las condiciones en las que se produjeron.

Para conocer su naturaleza, dependiendo del trastorno, el médico puede prescribir, entre otros exámenes, un Holter ECG dinámico de 24 horas, es decir, el registro del electrocardiograma a lo largo de un día completo, durante el cual se le pide al paciente que registre en una especie de diario las actividades realizadas (trabajo, descanso, emociones fuertes, etc.), descanso, emociones fuertes, etc.) y los síntomas, una prueba de esfuerzo que puede detectar la aparición de dolor en el corazón durante la actividad física y un ecocardiograma , un examen de ultrasonido que evalúa el tamaño del corazón, la eficiencia de la función contráctil y la apariencia de las estructuras valvulares.

El cardiólogo podrá entonces evaluar el cuadro clínico con mayor precisión y profundidad; en caso de sospecha de cardiopatía, el especialista procederá a solicitar exploraciones más profundas de nivel II, como un TAC coronario o la propia coronariografía, que requiere una corta estancia hospitalaria.

Lea también:

Emergency Live Aún más… Live: Descargue la nueva aplicación gratuita de su periódico para IOS y Android

¿Cuál es la diferencia entre CPR y BLS?

RCP en cadáveres para evaluar dispositivos de vía aérea supraglótica en presiones intratorácicas negativas

Maniobras de Reanimación Cardiopulmonar: Manejo del Compresor Torácico LUCAS

Fuente:

Humanitas

Puede que también te guste