Acalasia esofágica: síntomas y cómo tratarla

La acalasia esofágica es un trastorno relacionado con la dificultad para tragar alimentos tanto líquidos como sólidos. Esto se debe a la falta de apertura de la válvula entre el estómago y el esófago (esfínter esofágico inferior) y a la falta de motilidad (movimiento) de las paredes del estómago, lo que impide el correcto paso de los alimentos.

Las causas de la acalasia esofágica

Desafortunadamente, las causas de esta enfermedad aún se desconocen, aunque se sospecha que infecciones virales o enfermedades autoinmunes son la causa de la disfunción del plexo nervioso esofágico.

Acalasia esofágica, los síntomas

El síntoma principal de la acalasia esofágica es la disfagia, es decir, la sensación de que el bolo alimenticio se ha detenido en el esófago después de tragar.

Es más frecuente tras la ingestión de alimentos sólidos, pero en algunos casos también puede producirse tras la ingestión de líquidos: en este caso se denomina disfagia paradójica.

Otros síntomas pueden ser

  • regurgitación de alimentos no digeridos que, al entrar en las vías respiratorias, también pueden causar infecciones pulmonares ab ingestis (es decir, por materiales ingeridos);
  • dolor en el pecho, a menudo irradiado a la espalda, que, en términos de intensidad, puede simular una enfermedad cardíaca;
  • sialorrea, es decir, un estado de hipersalivación;
  • Pérdida de peso y desnutrición relacionada.

Diagnóstico

Ante la sospecha de acalasia esofágica, además de la exploración clínica y la anamnesis, las pruebas diagnósticas a realizar son de diversa índole.

Estudio radiográfico del tránsito esofagogástrico: este sencillo examen se realiza mediante la toma de un medio de contraste por vía oral, que permite visualizar el esófago y el paso entre el esófago y el estómago (cardias).

En el paciente acalásico, a menudo hay un grado variable de dilatación del esófago, un paso lento y filiforme del medio de contraste a nivel del cardias y la ausencia de una burbuja gástrica.

Esofagogastroduodenoscopia: suele realizarse para descartar la presencia de enfermedad neoplásica del cardias.

Aunque no es una prueba específica para el diagnóstico de la acalasia, puede revelar dilatación de la luz esofágica, la posible presencia de restos de comida, esofagitis por estasis y, sobre todo, permite al endoscopista valorar el tránsito del endoscopio por el cardias, que generalmente ocurre 'con una sensación de espasmos' en estos pacientes.

Manometría de alta resolución (HRM): es el examen que permite el diagnóstico definitivo.

Mediante la introducción transnasal de una pequeña sonda, es posible evaluar la actividad peristáltica del esófago, las presiones y la capacidad de liberación del esfínter esofágico inferior.

Este examen permite no sólo hacer el diagnóstico de acalasia, sino también diferenciar tres tipos diferentes (clasificación de Chicago), correspondientes a diferentes alteraciones en la motilidad esofágica, síntomas y abordaje del tratamiento.

Cómo tratar la acalasia esofágica

La acalasia esofágica es una enfermedad rara en la población y, a menudo, se diagnostica de forma tardía.

Una vez detectada, es importante emprender una ruta precisa de diagnóstico fisiopatológico y evaluación cuidadosa en centros de referencia para elegir el tipo de abordaje que garantice el mejor resultado en cuanto al control de los síntomas.

En cuanto al tratamiento, existen varios tipos diferentes, cada uno con su propia eficacia e indicación para diferentes dianas.

Terapia médica con antagonistas del calcio

En primer lugar, cabe señalar que la terapia médica con calcioantagonistas no ha demostrado ser eficaz en el control de los síntomas, ya que requiere un tratamiento crónico con numerosas dosis y provoca efectos secundarios mal tolerados como cefalea e hipotensión.

Toxina botulínica

La inoculación endoscópica de toxina botulínica puede bloquear la liberación de acetilcolina del plexo mientérico de Auerbach (parte del sistema nervioso entérico que se encuentra en la musculatura externa del tracto digestivo) al inhibir el músculo liso y reducir la presión del esfínter esofágico inferior.

El efecto inmediato es bueno, pero el procedimiento está plagado de recurrencias frecuentes y la necesidad de procedimientos endoscópicos repetidos.

Dilatación neumática del cardias

Otro tratamiento es la dilatación neumática del cardias. Consiste en colocar un dilatador esofágico neumático (balón) bajo control endoscópico a nivel del cardias que, al dilatar las fibras, provoca su liberación.

La efectividad de este tipo de tratamiento es buena, pero el 25% de los pacientes requieren una dilatación posterior.

Este abordaje es preferible en pacientes de edad avanzada que, debido a la presencia de comorbilidades (es decir, enfermedades concomitantes), no pueden ser derivados a cirugía, o en pacientes que presentan recurrencia de síntomas después del tratamiento quirúrgico.

POEMA

POEM (miotomía endoscópica peroral) consiste en la sección endoscópica de las fibras musculares del esófago.

Esta técnica es absolutamente eficaz para resolver el síntoma de la disfagia, pero a pesar de numerosos estudios, existen dudas sobre el método ya que parecería lastrado a largo plazo por la aparición de reflujo gastroesofágico y la posterior esofagitis.

La cirugía se considera el tratamiento de primera elección, y si se realiza en centros de referencia se obtienen resultados satisfactorios en más del 85% de los operados.

Miotomía de Heller

La miotomía de Heller es un procedimiento quirúrgico que se realiza bajo anestesia general mediante una técnica videolaparoscópica mínimamente invasiva. Consiste en una sección de las fibras musculares del esófago en la unión esofagogástrica (5 cm en el esófago y 2 cm en el estómago).

La miotomía se combina con un plástico antirreflujo anterior según Dor, que protege contra la aparición de reflujo postoperatorio.

Lea también:

Emergency Live Aún más… Live: Descargue la nueva aplicación gratuita de su periódico para IOS y Android

El asma, la enfermedad que te quita el aliento

Reflujo gastroesofágico: causas, síntomas, pruebas para diagnóstico y tratamiento

Estrategia global para el Manejo del Asma y la prevención

Pediatría: 'El asma puede tener una acción' protectora 'contra el covid'

Acalasia Esofágica, El Tratamiento Es Endoscópico

Fuente:

GSD

Puede que también te guste