Cáncer de ovario, una interesante investigación de la Universidad de Medicina de Chicago: ¿cómo matar de hambre a las células cancerosas?

El cáncer de ovario, un camino realmente interesante para tratarlo y curarlo es el trazado por la Universidad de Medicina de Chicago. Un artículo de Tiha M. Long explica la correlación entre la propagación de las células del cáncer de ovario y su dependencia del metabolismo de la paciente, o más bien de su masa grasa.

Cáncer de ovario, un interesante artículo científico de Chicago

La propagación del cáncer de ovario, de hecho, está directamente relacionada con la posibilidad de que las células de cáncer de ovario utilicen el tejido adiposo de la mujer "huésped" y lo utilicen como fuente de energía.

Interrumpir este "autoservicio" puede resultar la forma más eficaz de aumentar las posibilidades de victoria contra el tumor.

Dos investigadores del Centro Oncológico Integral de Medicina de la Universidad de Chicago, Ernst Lengyel, MD, PhD, profesor y Presidente del Departamento de Obstetricia y Ginecología, y la Dra. Iris Romero, profesora de Obstetricia y Ginecología, están logrando analizar esos mecanismos y luego comprender cómo detener la propagación del cáncer.

El cáncer de ovario es particularmente furtivo e insidioso por su capacidad de atacar todo el sistema abdominal de la mujer: esta característica hace que cuando se le revela a la paciente ya lo ha invadido o incluso ya es metastásico en otros órganos.

Sin embargo, el "hambre de grasa" es también el punto débil de las células del cáncer de ovario, lo que las hace objeto de tratamientos existentes para otros trastornos metabólicos.

Uno de ellos, por ejemplo, es la diabetes.

Medicina de la Universidad de Chicago: la metformina detiene la propagación del cáncer de ovario

En un estudio reciente de 2019, Lengyel y Romero demostraron que la propagación del cáncer de ovario puede detenerse con un medicamento para la diabetes, llamado metformina, lo que abre la puerta a nuevas pruebas para reducir la actividad metabólica en las células cancerosas.

Más tarde, Lengyel y Romero descubrieron que las células de cáncer de ovario y las células grasas (adipocitos) pueden establecer una relación en la que las células grasas reciben señales para liberar otras grasas, lo que permite que las células cancerosas la utilicen como fuente de energía para un crecimiento rápido.

Plantearon la hipótesis de que detener la absorción de esta grasa por las células cancerosas sería una forma de interrumpir el crecimiento y la propagación del cáncer de ovario.

Un nuevo estudio con otro investigador del personal, Abir Mukherjee, identificó un objetivo metabólico específico que ayuda a las células de cáncer de ovario a utilizar la grasa, llamado proteína de unión a ácidos grasos (FABP4).

Médicos-científicos de la Universidad de Medicina de Chicago: "Las células de cáncer de ovario en el tejido adiposo abdominal tienen altos niveles de FABP4"

Los ensayos de laboratorio han demostrado que, al bloquear FABP4, las células de cáncer de ovario metastásico mueren de hambre. Esto ralentiza significativamente el crecimiento del cáncer de ovario.

Por esta razón, están probando un inhibidor de FABP4 en ratones en combinación con el tratamiento estándar del cáncer de ovario con resultados prometedores.

Estas investigaciones de Lengyel, Mukherjee y Romero han mostrado, probablemente, la dirección correcta para un mejor tratamiento del cáncer de ovario.

Las terapias que detienen el metabolismo de las grasas por parte de las células de cáncer de ovario pueden evitar que estas células crezcan en el abdomen y se trasladen a otros sitios del cuerpo.

Aunque el tratamiento probado en este estudio no está aprobado para uso humano, existen otros inhibidores de FABP4 que están en desarrollo y pueden estudiarse para el tratamiento del cáncer de ovario.

Esto ayudaría enormemente a las mujeres en la lucha contra el cáncer de ovario.

Lea también:

Salud en Swazilandia, las mujeres corren el riesgo de cáncer por la propagación de anticonceptivos clandestinos

Leer el artículo italiano

Fuente:

La Universidad de Medicina de Chicago

Los comentarios están cerrados.