El color de la orina: ¿qué nos dice la orina sobre nuestra salud?

Aprender a interpretar tu orina es fácil y útil: si algo anda mal, puedes verlo a tiempo y corregirlo inmediatamente o pedir ayuda médica

¿Qué puedes decir sobre tu salud mirando tu orina?

A menudo lo damos por sentado, pero no toda la orina es igual: puede cambiar de color, transparencia, olor y una serie de otras características que suelen diferir de una persona a otra.

Estas características pueden cambiar con el tiempo, dándonos pistas importantes sobre el estado de tu salud.

Por ejemplo, una orina más clara y transparente nos indica que la persona está bien hidratada, mientras que ciertos colores se asocian a infecciones, enfermedades del hígado o del páncreas, presencia de sangre o enfermedades renales.

No todos estos cambios están asociados con la enfermedad: a veces son cambios fisiológicos que se corrigen solos, por ejemplo, bebiendo más agua.

A veces son cambios fisiológicos que pueden corregirse por sí solos, por ejemplo, bebiendo más agua, pero a veces es importante reconocerlos a tiempo para intervenir temprano.

Por lo tanto, orinar puede tomar diferentes tonos de color. ¿Qué debemos tener en cuenta?

La orina normal es clara y su color puede variar de incoloro a amarillo pajizo.

Los colores más claros significan que estás mejor hidratado, y los colores más oscuros (como miel o ámbar) significan que no estás bebiendo lo suficiente y que tu orina está concentrada.

La deshidratación puede agravar la función de limpieza de los riñones y también puede causar problemas con la presión arterial. Por lo tanto, la orina más oscura es la primera señal de que debemos beber más para mantenernos saludables.

La reducción del volumen de orina también puede conducir a la formación de cálculos renales.

Si su orina es marrón, es posible que esté muy deshidratado o que tenga un problema con el hígado o el páncreas.

Si este es el caso, es fundamental consultar a su médico, quien le indicará qué pruebas adicionales debe realizar.

Si su orina es de color rojo, rosado o marrón (similar a las bebidas de cola), puede contener rastros de sangre.

Esto puede deberse a razones fisiológicas (por ejemplo, un esfuerzo físico intenso) oa problemas más graves: es fundamental que consulte a su médico.

De hecho, la presencia de sangre en la orina, también llamada hematuria (valorada a simple vista o con un análisis de orina) es una “campana de alarma” que nunca debe subestimarse sino, al contrario, investigarse siempre.

Puede ser causada, por ejemplo, por neoplasias del tracto urogenital, agrandamiento de la próstata o cálculos renales.

En raras ocasiones, este color rojizo puede deberse a determinados alimentos o fármacos que "colorean" la orina: suele ser un efecto transitorio.

Además, su orina puede adquirir un color naranja oscuro. Esto puede deberse a problemas hepáticos o biliares, que pueden provocar una acumulación de bilirrubina.

Si tu orina es de color verdoso, puede que tengas una infección urinaria, o puede ser efecto de algún medicamento que hayas tomado.

No es solo el color lo que debes tener en cuenta. ¿Qué otras características de la orina son importantes a tener en cuenta?

Además del color, es importante notar si la orina se vuelve espumosa, generando más 'burbujas' de lo habitual.

La formación de espuma es bastante común y no significa necesariamente que tenga una afección médica.

Por el contrario, puede ser causado por un chorro de orina fuerte, o puede ser causado por residuos de productos de limpieza del inodoro.

Sin embargo, hay casos en los que esta formación de espuma está asociada a infecciones del tracto urinario, o al uso de ciertos medicamentos.

Además, si esta característica persiste o empeora, puede ser una indicación de alta proteína en la orina o cambios anatómicos.

Si por el contrario notas una orina más oscura, turbia, con mal olor y además dolor o molestias al orinar, puede que haya una infección.

Si nota estos cambios, es importante que consulte a un especialista que podrá decirle qué pruebas adicionales son necesarias.

Hablando de investigaciones, ¿cuáles son las útiles si tienes problemas con la orina?

Si notamos una alteración en nuestra orina tenemos que contactar con nuestro médico de cabecera que, dependiendo de la situación, nos indicará las primeras pruebas a realizar.

Estos son casi siempre los análisis de orina tradicionales con evaluación de sedimentos y cultivo de orina.

El test de orina es una combinación sencilla y no invasiva de pruebas químicas y físicas que estudian en profundidad las características de nuestra orina.

Con base en los resultados, es posible comprender si hay enfermedades renales y/o urológicas en curso.

El cultivo de orina, por otro lado, es una prueba que analiza la orina para detectar la presencia de microorganismos patógenos (bacterias u hongos).

Al tratarse de un verdadero “cultivo”, el laboratorio necesita unos días para dar un resultado, pero esto permite identificar el agente responsable y también qué fármacos son los más adecuados para combatirlo (el llamado antibiograma).

Si el examen de orina y el cultivo de orina revelan algún problema, el médico general indicará la necesidad de una visita especializada con expertos en urología o nefrología.

El color de la orina: lo que nos dice sobre nuestra salud

Un adulto produce una media de litro y medio de orina al día, unos 550 litros al año, pero es difícil saber qué se esconde detrás de su color. Sin embargo, la orina es una herramienta de diagnóstico muy útil, y cualquier cambio en su color puede ser una señal de alarma que nos puede ayudar a detectar a tiempo cualquier enfermedad.

¿Qué te dice el color de tu orina? Descúbrelo con esta pequeña guía, pero recuerda consultar a tu médico siempre que tu condición lo requiera, o si tienes alguna duda.

AMARILLO CLARO y AMARILLO TRANSPARENTE: Este es el color normal de la orina e indica una hidratación adecuada.

AMARILLO OSCURO-ámbar: sugiere falta de hidratación, por lo que es necesario beber más agua.

CERVEZA NEGRA: puede indicar una posible enfermedad hepática o deshidratación severa. Es útil consultar con su médico si aumentando la hidratación no cambia el color.

ROSADO o ROJO: La persona puede tener rastros de sangre en la orina; esto puede indicar condiciones potencialmente graves como: enfermedad renal, infecciones del tracto urinario, cálculos urinarios, problemas de próstata o posible cáncer. Póngase en contacto con su médico inmediatamente. ADVERTENCIA: Después de comer remolacha o arándanos, este color solo será temporal. Sin embargo, siempre es mejor investigar y no conformarse con explicaciones “consoladoras”.

NARANJA: este color suele deberse a una mala hidratación, pero también puede ser síntoma de una enfermedad del hígado o de las vías biliares.

AZUL o VERDE: este color es inusual y, a menudo, es causado por un colorante alimentario o un medicamento. Sin embargo, la afección debe controlarse de cerca, ya que también puede ser una infección bacteriana.

INUNDACIÓN: Si esta condición persiste, puede indicar un exceso de proteína en la orina o la presencia de enfermedad renal o cambios anatómicos.

Así que recuerda: nuestra orina habla de nosotros, ¡es importante aprender a 'escucharla'!

Lea también:

Emergency Live Aún más… Live: Descargue la nueva aplicación gratuita de su periódico para IOS y Android

Cambios de color en la orina: cuándo consultar a un médico

Cálculo urinario pediátrico: qué es, cómo tratarlo

Niveles altos de leucocitos en la orina: ¿cuándo preocuparse?

Fuente:

Policlínico de Milán

Puede que también te guste