El efecto terapéutico de las artes marciales en la esfera psicológica.

El efecto terapéutico del deporte en el ámbito psicológico parece evidente: es fundamental para el desarrollo armónico de la personalidad, es un instrumento de educación, socialización, equilibrio y terapia, es fundamental en el desarrollo y crecimiento del individuo y es de ayuda considerable en casos de neurosis y, a menudo, psicosis

Artes marciales, un efecto terapéutico inicial: la percepción de tener el control de los propios objetivos

La práctica de una actividad deportiva y la obtención progresiva de resultados apoya e incrementa la motivación y el sentido de autoeficacia personal: la percepción de tener el control de los propios objetivos y de disponer de herramientas eficaces para alcanzarlos.

En particular, las disciplinas más conocidas como artes marciales, que por su propia naturaleza fusionan cuerpo y mente, tienen virtudes terapéuticas en este sentido.

Las artes marciales tienen una tradición y un componente filosófico y educativo que van más allá del lado puramente competitivo.

Por su propia definición, el objetivo principal es perfeccionar el carácter del individuo.

Es una de las pocas actividades que se pueden practicar a lo largo de la vida.

No necesitas tener una meta para lograr, simplemente necesitas vivir lo que estás haciendo.

El arte marcial es un viaje en el que es importante enriquecerse en el camino.

Muchos expertos han descubierto estrechas correlaciones y paralelismos entre ciertos aspectos de un viaje psicológico y las artes marciales: Fuller cree que algunas artes marciales poseen cualidades que apoyan la salud psicológica y promueven el cambio personal en una dirección socialmente deseable.

Nardi examina los paralelismos entre la Terapia Racional Emotiva de Ellis y algunos principios de la práctica marcial (por ejemplo, el concepto de mushin, es decir, un estado en el que la mente no está particularmente fija en algo, sino que permanece abierta y disponible hacia todas las cosas y se refleja como un espejo haría).

Otro efecto terapéutico: modulación vagal mejorada

Otros estudios muestran una correlación significativa entre la práctica de tai chi chuan y la modulación vagal mejorada, que a su vez se correlaciona con sentimientos subjetivos de calma y tranquilidad (Lu y Kuo, 2003).

Este hallazgo es consistente con lo informado por Ryu et al. (1996), quienes mostraron un aumento significativo en los niveles sanguíneos de endorfinas durante la respiración de tai chi. Otros autores han destacado los efectos beneficiosos que estos cambios neurofisiológicos tienen sobre la calidad del sueño (Li et al., 2004), sobre los síntomas depresivos (Tsang et al., 2002), sobre los síntomas de ansiedad (Sharma & Haider, 2014), y de manera más general sobre el bienestar psicológico (Tsang et al., 2003).

Estos son solo algunos de los hallazgos empíricos más importantes sobre la relación entre las artes marciales y el bienestar psicológico.

También se añaden los conceptos de distancia, tiempo y posición.

Weiser y colaboradores proponen las artes marciales como una forma legítima de terapia tanto para las neurosis como para algunas enfermedades mentales crónicas, en sí mismas, pero especialmente además de la psicoterapia estándar: son tanto más útiles como apoyo a la psicoterapia en sujetos que tienen dificultades para relacionarse. con modalidad verbal, como pacientes con ansiedad social, trastornos psicosomáticos y alexitimia.

Dado que se ha considerado que las artes marciales ofrecen beneficios psicológicos, un gran número de personas las ha considerado como una ayuda válida para la psicoterapia en el tratamiento de determinados trastornos o malestares psicológicos.

Guthrie, por ejemplo, encontró que la combinación de psicoterapia y artes marciales era especialmente útil para las mujeres que habían sido víctimas de abuso psicosexual; También se ha demostrado cierta utilidad en el tratamiento de los trastornos alimentarios, el abuso de sustancias y el crecimiento en familias disfuncionales.

También se dice que las artes marciales son útiles en la psicoterapia de las personas discapacitadas, así como de los pacientes violentos psicóticos, a los que es difícil llegar con la psicoterapia estándar de la forma clásica.

También en psicoterapia dirigida a adolescentes con problemas de conducta y niños con problemas de conducta, las artes marciales proporcionarían mayores ganancias en la autoestima que el tratamiento tradicional solo.

Finalmente, debe tenerse en cuenta que las artes marciales pueden estar contraindicadas en algunos casos: en particular, pueden no ser adecuadas para personas que pueden usar técnicas de lucha de manera inapropiada, como personalidades sociópatas o personas que abusan de drogas u otras sustancias.

Artículo escrito por la Dra. Letizia Ciabattoni

Lea también:

La nomofobia, un trastorno mental no reconocido: adicción a los teléfonos inteligentes

Eco-ansiedad: los efectos del cambio climático en la salud mental

Bomberos / Piromanía y obsesión por el fuego: perfil y diagnóstico de quienes padecen este trastorno

Síndrome neuropsiquiátrico infantil de inicio agudo pediátrico: pautas para el diagnóstico y tratamiento de los síndromes PANDAS / PANS

Fuentes:

 

Puede que también te guste