Nódulo tiroideo: ¿qué es y cuáles son los síntomas?

Hablemos de un nódulo tiroideo: la tiroides es una glándula pequeña, pero extremadamente importante para nuestro cuerpo debido a sus efectos cardiovasculares y metabólicos (particularmente en los niveles de colesterol) y sus efectos sobre el sistema nervioso, la piel y los huesos.

También hay que recordar que la tiroides juega un papel decisivo en el desarrollo de las capacidades neurocognitivas durante el desarrollo fetal y en los primeros años de vida del niño.

La glándula tiroides puede estar sujeta a diversas patologías que pueden derivar en un aumento del tamaño de la glándula y/o su mal funcionamiento.

En particular, en Italia se encuentran con frecuencia bocio y nódulos tiroideos.

Enfermedades de la tiroides: factores de riesgo y síntomas de los nódulos tiroideos

El yodo juega un papel importante en la patología tiroidea, especialmente en un país como Italia que se caracteriza por una deficiencia moderada de este elemento.

El yodo es fundamental para la producción de la hormona tiroidea y su deficiencia se asocia a la aparición de bocio y, en casos extremos, de hipotiroidismo.

Para subsanar esta carencia se recomienda el consumo de sal yodada.

Otros factores de riesgo para la enfermedad de la tiroides (bocio, pero también hipotiroidismo e hipertiroidismo de base autoinmune) son los antecedentes familiares y ser mujer.

Finalmente, cabe recordar que la incidencia de enfermedad tiroidea aumenta con la edad.

El sistema endocrino está íntimamente ligado al sistema inmunológico.

Aunque todavía no se sabe con certeza en qué medida el mal funcionamiento de la glándula tiroides puede afectar el sistema inmunitario, se sabe que el hipertiroidismo y el hipotiroidismo pueden estar causados ​​frecuentemente por una condición de autoinmunidad, es decir, la presencia de autoanticuerpos que atacan la glándula como si fuera eran un cuerpo extraño para el organismo huésped.

Nódulo tiroideo: ¿cómo se diagnostica?

Los datos epidemiológicos indican que muchos pacientes se ven afectados por el bocio, que a menudo se encuentra incidentalmente durante los exámenes de trastornos que no están claramente relacionados con una patología tiroidea.

La presencia de bocio y nódulos tiroideos no da lugar a síntomas específicos, a menos que el tamaño sea tal que provoque la compresión de la tráquea o el esófago, dando lugar a trastornos de la deglución o de la respiración.

En el 2-5% de los casos los nódulos tienen características tumorales.

Por ello es fundamental la realización de una ecografía, un examen sencillo y económico que aporta al especialista toda la información necesaria para el manejo de los nódulos tiroideos.

Sobre la base de los hallazgos de la ecografía, se identifican los nódulos "sospechosos" y se prescribe una aspiración con aguja guiada por ecografía para excluir de forma fiable la presencia de una neoplasia tiroidea.

En el manejo del bocio y los nódulos tiroideos se tiende a adoptar un abordaje conservador, pero en presencia de bocio multinodular con efectos compresivos, hipertiroidismo intratable o farmacorresistente o neoplasia, la tiroidectomía total es el tratamiento de elección.

En casos seleccionados, se pueden considerar tratamientos más conservadores, como la alcoholización de formaciones quísticas o procedimientos de termoablación (con radiofrecuencia o láser) en presencia de nódulos sólidos citológicamente benignos.

Una tiroidectomía requiere una estancia de 2-3 días y el tiempo de recuperación es corto, con una vuelta a la vida cotidiana en unos 10 días.

Lea también:

Emergency Live Aún más… Live: Descargue la nueva aplicación gratuita de su periódico para IOS y Android

Nódulo tiroideo: señales que no deben subestimarse

Tiroides: 6 cosas que debe saber para conocerla mejor

Nódulos tiroideos: qué son y cuándo extirparlos

Tiroides, los síntomas de una glándula tiroides que no funciona bien

Fuente:

Humanitas

Puede que también te guste