Quistes de muñeca y mano: qué saber y cómo tratarlos

Los quistes de muñeca y de mano son neoformaciones benignas. Los quistes de la muñeca surgen de la articulación de la muñeca, mientras que los quistes de la mano surgen de las vainas de los tendones extensores y flexores de la mano.

Pueden ser grandes o pequeños, comprometiendo en ocasiones la funcionalidad de nuestros movimientos diarios. ¿Qué los causa? ¿Cómo son tratados?

¿Por qué se forman los quistes?

El origen de estas formaciones, que son absolutamente inofensivas, se puede atribuir a varios factores:

  • la predisposición de la persona
  • un trauma específico (p. ej., por sobreesfuerzo o ciertos tipos de actividad deportiva);
  • ciertos microtraumas o tensiones repetidas diariamente (por ejemplo, ciertos tipos de actividad laboral).

Se ha demostrado que las actividades deportivas que implican un uso frecuente de la mano y la muñeca, como el voleibol, el baloncesto y el balonmano, predisponen a la aparición de estas neoformaciones: la presión y tensión continua sobre las articulaciones (como la extensión y flexión de la muñeca ) puede por tanto favorecer la aparición de quistes.

Ciertas actividades ocupacionales también están predispuestas al desarrollo de quistes: solo piense en ciertos manuales empleos que impliquen un uso importante de cargas de trabajo en la muñeca, como los que trabajan en la construcción o los trabajadores en general.

Quistes, síntomas: ¿cómo se producen?

La mayoría de las veces estos quistes no causan ningún tipo de dolor o molestia, y se pueden dejar como están, sin intervención.

Por el contrario, si son lo suficientemente grandes como para crear molestias funcionales al paciente, o si duelen, causan molestias o limitan la funcionalidad de la mano o la muñeca, entonces puede haber una indicación quirúrgica para su extracción.

Las razones por las que los quistes de la muñeca pueden limitar las actividades diarias o laborales son que se originan en lo profundo de la articulación, creando un obstáculo mecánico para el movimiento.

Otra indicación es cuando el tamaño del quiste es demasiado grande o pronunciado y, al estar en el trayecto del tendón, puede provocar fricción y posterior inflamación del tendón.

En tales situaciones, puede ser necesaria una solución quirúrgica, siempre con el asesoramiento de su especialista en manos.

Diagnóstico de quistes de muñeca o mano

El diagnóstico es esencialmente clínico porque se basa en la historia clínica del paciente y en la valoración del especialista, en este caso el cirujano ortopédico, es decir, el cirujano de la mano.

Para una mayor precisión diagnóstica se puede utilizar una ecografía, que es suficiente para identificar el tipo de quiste y su origen.

La eliminación de quistes

En cuanto al tratamiento, como se ha dicho, si no dan ningún problema, no necesitan ningún tipo de tratamiento. si no, se pueden quitar.

Algunos de estos, especialmente los quistes de la muñeca, se pueden extirpar mediante artroscopia, lo que significa una cirugía menos invasiva y una recuperación más rápida.

La operación se realiza de forma ambulatoria, adormeciendo únicamente el brazo, y dura unos 15-20 minutos.

Luego, la herida se cierra con puntos estéticos intradérmicos que se autoabsorben después de aproximadamente dos semanas.

Como siempre, después de cualquier tratamiento quirúrgico, el protocolo de rehabilitación postoperatoria, en pocas sesiones, permitirá al paciente recuperar la articulación y manejar las cicatrices para una rápida recuperación.

A partir del día siguiente de la cirugía, el paciente ya podrá volver a sus actividades diarias normales, conducir un automóvil y practicar deportes.

Lea también:

Emergency Live Aún más… Live: Descargue la nueva aplicación gratuita de su periódico para IOS y Android

Quistes mamarios, cómo detectarlos

Quistes hepáticos: ¿cuándo es necesaria la cirugía?

Quistes de muñeca: qué son y cómo tratarlos

Fuente:

GSD

Puede que también te guste