Hemorragia cerebral: causas, síntomas, tratamientos

Una hemorragia cerebral es un tipo de accidente cerebrovascular. Es causado por el estallido de una arteria en el cerebro y causando sangrado localizado en los tejidos circundantes. Este sangrado mata las células cerebrales.

Las hemorragias cerebrales también se denominan hemorragias cerebrales, hemorragias intracraneales o hemorragias intracerebrales.

Representan alrededor del 13% de los accidentes cerebrovasculares.

Dado que algunas hemorragias cerebrales pueden ser incapacitantes o potencialmente mortales, es importante obtener ayuda médica rápidamente si cree que alguien está teniendo una. Esto es lo que necesita saber sobre las causas, los síntomas, los tratamientos y más.

¿Qué sucede durante una hemorragia cerebral?

Cuando la sangre de un trauma irrita los tejidos del cerebro, provoca hinchazón.

Esto se conoce como edema cerebral.

La sangre acumulada se acumula en una masa llamada hematoma.

Estas condiciones aumentan la presión sobre el tejido cerebral cercano y eso reduce el flujo sanguíneo vital y mata las células cerebrales.

El sangrado puede ocurrir dentro del cerebro, entre el cerebro y las membranas que lo cubren, entre las capas de la cubierta del cerebro o entre el cráneo y la cubierta del cerebro.

¿Qué causa el sangrado en el cerebro?

Hay varios factores de riesgo y causas de hemorragias cerebrales.

Los más comunes incluyen:

  • Trauma de la cabeza. La lesión es la causa más común de sangrado en el cerebro en personas menores de 50 años.
  • Alta presión sanguínea. Esta condición crónica puede, durante un largo período de tiempo, debilitar las paredes de los vasos sanguíneos. La hipertensión arterial no tratada es una de las principales causas prevenibles de hemorragias cerebrales.
  • Aneurisma. Este es un debilitamiento en la pared de un vaso sanguíneo que se hincha. Puede estallar y sangrar en el cerebro, lo que lleva a un derrame cerebral.
  • Anomalías de los vasos sanguíneos. (Malformaciones arteriovenosas) Las debilidades en los vasos sanguíneos dentro y alrededor del cerebro pueden estar presentes al nacer y solo se diagnostican si se desarrollan síntomas.
  • Angiopatía amiloide. Esta es una anormalidad de las paredes de los vasos sanguíneos que a veces ocurre con el envejecimiento y la presión arterial alta. Puede causar muchas hemorragias pequeñas e inadvertidas antes de causar una grande.
  • Sangre o trastornos hemorrágicos. Tanto la hemofilia como la anemia de células falciformes pueden contribuir a la disminución de los niveles de plaquetas y coágulos en la sangre. Los anticoagulantes también son un factor de riesgo.
  • Enfermedad del higado. Esta condición se asocia con un aumento del sangrado en general.
  • Tumores cerebrales.

¿Cuáles son los síntomas del sangrado cerebral?

Los síntomas de una hemorragia cerebral pueden variar.

Dependen de la ubicación del sangrado, la gravedad del sangrado y la cantidad de tejido afectado.

Los síntomas tienden a desarrollarse repentinamente.

Pueden empeorar progresivamente.

Si presenta alguno de los siguientes síntomas, es posible que tenga una hemorragia cerebral.

Los síntomas incluyen:

  • Un repentino dolor de cabeza severo
  • Convulsiones sin antecedentes de convulsiones
  • Debilidad en un brazo o una pierna
  • Náuseas o vómitos
  • Disminución del estado de alerta; letargo
  • Cambios en la visión
  • Hormigueo o entumecimiento
  • Dificultad para hablar o entender el habla.
  • Dificultad para tragar
  • Dificultad para escribir o leer
  • Pérdida de habilidades motoras finas, como temblores en las manos.
  • Pérdida de coordinación
  • Pérdida del equilibrio
  • Un sentido anormal del gusto.
  • Pérdida de consciencia

Tenga en cuenta que muchos de estos síntomas a menudo son causados ​​por condiciones distintas a las hemorragias cerebrales.

¿Cuáles son los tipos de hemorragias cerebrales?

Las hemorragias pueden ocurrir dentro o fuera del tejido de su cerebro.

Cuando ocurren fuera del tejido cerebral, involucran una o más de las capas protectoras (membranas) que cubren el cerebro:

Sangrado epidural. Esto es cuando la sangre se acumula entre el cráneo y la gruesa capa externa, llamada duramadre. Sin tratamiento, puede hacer que su presión arterial aumente, causarle dificultad para respirar, causar daño cerebral o provocar la muerte.

Una hemorragia epidural generalmente ocurre debido a una lesión (que a menudo implica una fractura de cráneo) que desgarra un vaso sanguíneo subyacente.

Sangrado subdural. Esto es cuando la sangre se filtra entre la duramadre y la capa delgada debajo de ella, llamada aracnoides. Hay dos tipos principales de hemorragias subdurales: el tipo "agudo" se desarrolla rápidamente y está relacionado con una tasa de mortalidad que oscila entre el 37 % y el 90 %. Es común que las personas que sobreviven a uno tengan daño cerebral permanente.

Las hemorragias subdurales agudas pueden ocurrir después de un golpe en la cabeza por una caída, un accidente automovilístico, un accidente deportivo, un latigazo cervical u otro tipo de traumatismo.

Las hemorragias subdurales crónicas se forman gradualmente y no son tan mortales; el tratamiento rápido también puede conducir a una mejor recuperación. Por lo general, es causado por una lesión en la cabeza menos grave en una persona de edad avanzada, que toma medicamentos anticoagulantes o que tiene un encogimiento del cerebro debido a la demencia o un trastorno por consumo de alcohol.

Sangrado subaracnoideo. Esto es cuando la sangre se acumula debajo de la aracnoides y por encima de la delicada capa interna debajo de ella, la piamadre. Sin tratamiento, puede provocar daño cerebral permanente y la muerte.

Este tipo de sangrado generalmente ocurre debido a un aneurisma cerebral. A veces, un problema con los vasos sanguíneos u otros problemas de salud pueden causarlo. La principal señal de advertencia de este tipo de sangrado es un dolor de cabeza intenso y repentino.

Hemorragia intracerebral. Esto es cuando la sangre se acumula en el tejido de su cerebro. Es la segunda causa más común de accidente cerebrovascular y también la más letal. Por lo general, se debe a la presión arterial alta no tratada a largo plazo.

¿Cómo se trata una hemorragia cerebral?

Una vez que vea a un médico, puede determinar qué parte del cerebro está afectada en función de sus síntomas.

Los médicos pueden realizar una variedad de pruebas de imagen, como una tomografía computarizada, que puede revelar hemorragia interna o acumulación de sangre, o una resonancia magnética.

También se puede realizar un examen neurológico o un examen de la vista, que puede mostrar inflamación del nervio óptico.

Una punción lumbar (espinal toque) generalmente no se realiza, ya que puede ser peligroso y empeorar las cosas.

El tratamiento para el sangrado en el cerebro depende de la ubicación, la causa y el alcance de la hemorragia.

Es posible que se necesite cirugía para aliviar la hinchazón y prevenir el sangrado.

También se pueden recetar ciertos medicamentos.

Estos incluyen analgésicos, corticosteroides u osmóticos para reducir la hinchazón y anticonvulsivos para controlar las convulsiones.

¿Pueden las personas recuperarse de una hemorragia cerebral y existen posibles complicaciones?

La respuesta de un paciente a una hemorragia cerebral depende del tamaño de la hemorragia y de la cantidad de inflamación.

Algunos pacientes se recuperan por completo. Las posibles complicaciones incluyen accidente cerebrovascular, pérdida de la función cerebral, convulsiones o efectos secundarios de medicamentos o tratamientos.

La muerte es posible y puede ocurrir rápidamente a pesar del tratamiento médico oportuno.

¿Se puede prevenir la hemorragia cerebral?

Debido a que la mayoría de las hemorragias cerebrales están asociadas con factores de riesgo específicos, puede minimizar su riesgo de las siguientes maneras:

  • Tratar la presión arterial alta. Los estudios muestran que el 80% de los pacientes con hemorragia cerebral tienen antecedentes de presión arterial alta. Lo más importante que puede hacer es controlar el suyo a través de la dieta, el ejercicio y la medicación.
  • No fumes
  • No uses drogas. La cocaína, por ejemplo, puede aumentar el riesgo de sangrado en el cerebro.
  • Maneje con cuidado y use su cinturón de seguridad.
  • Si andas en moto, bicicleta o monopatín, siempre usa casco.
  • Investigar la cirugía correctiva. Si sufre anomalías, como aneurismas, la cirugía puede ayudar a prevenir futuras hemorragias.
  • Tenga cuidado con la warfarina (Coumadin). Si toma este medicamento anticoagulante, haga un seguimiento regular con su médico para asegurarse de que sus niveles en la sangre estén en el rango correcto.

Lea también:

Emergency Live Aún más… Live: Descargue la nueva aplicación gratuita de su periódico para IOS y Android

Presión Arterial: Nueva Declaración Científica Para La Evaluación En Personas

¿Reducirá la presión arterial baja el riesgo de enfermedades cardíacas y renales o derrames cerebrales?

Descenso rápido de la presión arterial en pacientes con hemorragia intracerebral aguda

Fuente:

WebMD

Quizás te interese