África: 'Una fracción de lo que se gastó en Covid sería suficiente para combatir la malaria'

África: “En Burkina Faso, hubo un gran entusiasmo cuando se anunció la vacuna contra la malaria. Se considera una vacuna nacional, porque el país participó en el primer ensayo

Esta es la opinión de Virginio Pietra, de 63 años, médico italiano que trabaja en Burkina Faso con Medicus mundi, una ONG miembro de la Federación de Organizaciones Cristianas de Servicio Voluntario Internacional (Focsiv).

Cuando la vacuna, aprobada la semana pasada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y producida por la empresa británica Glaxo SmithKline, alcanzó la fase 3 del ensayo, Pietra participó en Burkina Faso como médico de referencia para cualquier reacción adversa a la vacuna y como un control ético de las acciones del equipo de investigación.

Después de ese período, que involucró a varios miles de niños, la vacuna contra la malaria también se probó en África en Ghana, Kenia y Malawi.

Según el informe de la OMS de 2020 sobre paludismo, erradicado permanentemente de Europa en 2015, hubo 229 millones de casos en todo el mundo en 2019, el 94% de los cuales (215 millones) se produjeron en África.

El total de defunciones en 2019 fue de 409,000 y el 67% de esta cifra correspondieron a niños menores de cinco años, grupo de edad para el que se administrará la vacuna.

Además, aunque la mortalidad debida a la malaria en África ha disminuido en un 44% (de 680,000 muertes en 2000 a 386,000 en 2019), el 51% de las muertes debidas al virus transmitido por el parásito se producen en Nigeria, la República Democrática del Congo y Tanzania. , Mozambique, Níger y Burkina Faso.

“Esta vacuna reduce la mortalidad infantil en un 30 por ciento”, resume Pietra.

“Sin embargo, cuando se combina con el tratamiento periódico con medicamentos, que damos todos los años entre junio y septiembre a los niños menores de cinco años, como si todos tuvieran malaria, logramos una reducción del 70%.

Según el médico, "la vacuna no puede considerarse la solución, sino un componente de la solución".

Pietra también confía en los posibles problemas logísticos y de distribución del fármaco -que hay que administrar tres veces en el primer año de vida, con un cuarto refuerzo a los dieciocho meses-: “Excepto en países donde hay guerras, campañas de vacunación en África funcionan muy bien.

Ya tenemos otras vacunas que necesitan este tipo de plazo, podrías integrarlo en el programa de rutina.
Quiero decir, es algo manejable.

Según Pietra, en cambio, los fármacos que se utilizan actualmente para combatir la enfermedad encuentran cada vez más resistencia del parásito.

“Nos arriesgamos a estar en una situación delicada, especialmente si está en juego la vida de un niño”, advierte Pietra.

“Se necesitaría mucho dinero, al menos una fracción de lo que tenemos disponible para luchar contra Covid.

Ha habido una gran cantidad de financiación internacional, pero es demasiado pequeña en comparación con la escala del fenómeno que tenemos que combatir ”.

Lea también:

Paludismo, grandes esperanzas de la vacuna burkinabe: eficacia en el 77% de los casos después de las pruebas

Emergencia extrema: lucha contra los brotes de malaria con drones

Primera vacuna contra la malaria aprobada por la OMS

Fuente:

Agencia Dire

Puede que también te guste