República Centroafricana, MSF: Los repetidos ataques a la atención médica dejan a las personas vulnerables a las enfermedades y la muerte

Los ataques incesantes contra pacientes, personal sanitario e instalaciones médicas en la República Centroafricana (RCA) durante un aumento de la violencia en todo el país están obligando a suspender las actividades médicas y limitando gravemente el acceso de las personas a la atención médica, dice Médicos Sin Fronteras (MSF)

“El resurgimiento del conflicto en la República Centroafricana desde diciembre ha tenido un gran impacto en las personas y en la atención médica”, dice Rhian Gastineau, jefe de misión de MSF.

República Centroafricana (RCA), MSF: "Estamos muy alarmados por los repetidos ataques a pacientes, trabajadores sanitarios e instalaciones médicas"

Durante los últimos seis meses, los equipos de MSF han presenciado docenas de centros de salud saqueados, dañados y ocupados por hombres armados.

Las incursiones armadas en hospitales han visto a pacientes sometidos a violencia, abuso físico, interrogatorios y arrestos.

Los trabajadores comunitarios de la salud en las zonas rurales han sido amenazados y agredidos, mientras que los motociclistas que reparten medicamentos que salvan vidas y transportan a pacientes enfermos y heridos al hospital han sido atacados, heridos y robados a punta de pistola.

Estos actos de violencia suelen ser atribuidos por las partes en conflicto a elementos incontrolados de varios grupos armados.

Instalaciones de salud saqueadas EN República Centroafricana (RCA)

En febrero de este año, los enfrentamientos entre las fuerzas gubernamentales y los grupos armados no estatales dentro de un centro de salud apoyado por MSF en el campo de Elevage para personas desplazadas, cerca de Bambari, dejaron el edificio dañado después de que fuera alcanzado por un cohete.

En junio, un puesto de salud cercano fue destruido después de que 8,500 personas desplazadas fueran expulsadas del lugar, que luego fue quemado hasta los cimientos.

Durante los últimos seis meses, nuestros equipos móviles en las prefecturas de Ouaka, Ouham-Pendé y Ombella-Mpoko han sido testigos del saqueado y la destrucción parcial de múltiples instalaciones de salud, con paneles solares, suministros médicos y colchones robados, y puertas y ventanas destrozadas.

En Bangui y en otros lugares, hombres armados han ingresado a los centros de salud administrados y apoyados por MSF para interrogar o arrestar pacientes. En febrero, hombres armados intentaron matar a un paciente en el hospital apoyado por MSF en Bouar.

MSF obligada a suspender actividades en República Centroafricana (RCA)

Como resultado de estos incidentes, en varias ocasiones MSF ha tenido que suspender temporalmente nuestras actividades médicas, incluida la prestación de cuidados que salvan vidas, la supervisión del personal del centro de salud, el suministro de medicamentos y el transporte de pacientes.

“Ser forzados a suspender nuestras actividades solo exacerba la vulnerabilidad de las personas y resulta en muertes evitables de niños pequeños y mujeres con complicaciones en el embarazo y el parto, entre otras”, dice Kohler.

En Paoua, Bria y otros lugares, la creciente inseguridad ha impedido que nuestros equipos realicen visitas periódicas a los centros de salud periféricos que apoyan.

Esto tiene un impacto profundo en la calidad de la atención brindada e interrumpe el suministro de medicamentos esenciales.

Hemos tenido que reducir las derivaciones de pacientes en moto desde zonas rurales a Kabo desde abril por los riesgos que entraña; como resultado, el número de pacientes remitidos cada mes casi se ha reducido a la mitad.

En junio, los trabajadores de salud comunitarios de MSF en algunas áreas alrededor de Kabo lograron llevar a cabo solo una cuarta parte de su número habitual de consultas semanales debido a la inseguridad.

“La suspensión y reducción de las actividades de extensión médica en numerosas áreas donde trabajamos es muy preocupante, particularmente con la temporada de lluvias en curso, cuando los casos de malaria y otras enfermedades potencialmente mortales alcanzan su punto máximo”, dice Kohler.

El miedo y el pánico interrumpen la atención médica

Como resultado del aumento de la inseguridad, muchas personas tienen demasiado miedo para salir de sus hogares para visitar a un médico, mientras que muchos miembros del personal de salud han huido de sus lugares de trabajo en busca de seguridad.

En ocasiones, la violencia ha provocado que un gran número de personas lleguen a los recintos hospitalarios en busca de protección, interrumpiendo los servicios de salud.

A veces, como sucedió en Kabo en julio, solo el rumor de un ataque es suficiente para crear un movimiento repentino de personas en pánico.

“Desafortunadamente, no es nuevo que la violencia afecte la atención médica en la República Centroafricana”, dice Gastineau. “Es un problema estructural en períodos de conflicto”.

“La multiplicidad de grupos armados y los combates activos han provocado una situación muy volátil, que también afecta áreas que antes se consideraban relativamente estables”, dice Gastineau.

"Esto restringe aún más el acceso a la atención médica para una población que ya está luchando por obtener lo básico".

MSF insta al gobierno y a todas las partes en el conflicto a respetar la neutralidad de las instalaciones de salud y permitir el acceso de las personas a la asistencia médica y humanitaria.

“Ahora, más que nunca, todas las partes en el conflicto deben reforzar el respeto por el derecho internacional humanitario, incluida la protección de los civiles y las instalaciones médicas, el transporte y el personal”, dice Gastineau.

Lea también:

Malí, ambulancia de MSF bloqueada por la violencia: el paciente muere

MSF en Burundi, las víctimas de accidentes reciben tratamiento gratuito en Buyumbura

Fuente:

Sitio web oficial de MSF

Puede que también te guste