Rechinar los dientes mientras duermes: síntomas y remedios para el bruxismo

Bruxismo: en nuestra vida, todos hemos experimentado rechinar, apretar o “frotar” los dientes durante el día o la noche.

Este fenómeno es una actitud parafuncional, en el sentido de que no se trata de una función destinada a la masticación, sino de un hábito que conduce, a través del apretamiento y el roce, al desgaste del esmalte dental e incluso de la dentina.

A menudo, es una acción inconsciente y no intencionada.

Cuando afecta a la dentina, que tiene una menor resistencia mecánica a la abrasión que el esmalte, puede avanzar aún más rápidamente y provocar molestias que también pueden afectar a la articulación temporomandibular a largo plazo.

Bruxismo: las causas

Muy a menudo, las causas pueden ser de varios tipos.

Una de ellas es la causa psicosocial, donde influyen especialmente algunos malos hábitos (o factores de riesgo) como, por ejemplo, el consumo excesivo de alcohol, drogas, tabaco o cafeína.

El estrés también influye negativamente en el bruxismo: hoy en día vivimos en un entorno donde estos estreses vienen de muchas direcciones (por ejemplo, familia, trabajo, exámenes importantes) y todo esto, obviamente, puede conducir a alguna perturbación que el paciente puede llegar a somatizar a nivel de el aparato estomatognático (es decir, la boca).

Una causa menos frecuente es la maloclusión, es decir, una desalineación de los elementos dentales.

Bruxismo diurno y bruxismo nocturno

Este trastorno puede afectar a niños, adultos y ancianos por igual. Es importante hacer una distinción entre:

  • bruxismo diurno;
  • bruxismo nocturno.

En el bruxismo diurno, la persona suele ser más consciente de 'quemarse', sobre todo si se está concentrando en tareas exigentes como estudiar, hacer cálculos o trabajar con el ordenador.

El bruxismo nocturno es más a menudo inconsciente ya que el sujeto no es consciente de ello mientras duerme. A menudo, y esta es una situación típica, puede llegar una señal del compañero que oye los “ruidos” que produce la cerradura y le avisa.

Síntomas del bruxismo

Las principales manifestaciones del bruxismo incluyen:

  • molienda;
  • frotamiento;
  • apretando;
  • tensión de los músculos faciales.

El dentista nota este problema ya sea a través de la anamnesis del paciente o al observar signos de desgaste dental significativo.

Estas pistas son bastante indicativas de una situación de bruxismo.

Otra manifestación también podría ser una alteración de las relaciones oclusales: cuando masticamos mantenemos la dimensión vertical con los dientes posteriores; si estos se desgastan, la dimensión cambia y la distribución de cargas comienza a realizarse de manera no orgánica, no óptima, afectando a todo el sistema.

Lea también:

Apnea obstructiva del sueño: qué es y cómo tratarla

Migraña y cefalea tensional: ¿cómo distinguirlos?

Fuente:

GSD

Puede que también te guste